Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 25 de mayo de 2015

Soldados clon

SOLDADOS CLON


En el momento de su presentación, los soldados clon de la República representaban el futuro de la guerra galáctica. Mucho mejores que los ejércitos de droides de batalla de la época, los soldados clon formaban la columna vertebral de la nueva iniciativa militar de la República que luchó contra las fuerzas de la Confederación de Sistemas Independientes.
Idénticos en forma, destreza física, resistencia y capacidad mental, cada una de las primeras generaciones de soldados clon había crecido en las instalaciones de clonación de Ciudad Tipoca, en el tormentoso planeta Kamino. En el interior de los herméticos confines de la instalación secreta, los políticamente ambivalentes kaminoanos aplicaban su maestría en ciencias genéticas para producir lo que ellos consideraban el mejor de los ejércitos clon.

El ejército clon fue encargado en apariencia por un Jedi, Sifo-Dyas, una década antes de su presentación en el campo de batalla. La fuente original del material genético era un caza recompensas extremadamente habilidoso llamado Jango Fett. Usando su código genético como plantilla, los kaminoanos cuidadosamente modelaron el material para producir clones con su independencia reducida y crecimiento acelerado. La aceleración del crecimiento es esencial para la producción de clones, de otra manera se necesitarían dos décadas para que un soldado alcanzase la madurez en combate. Durante una década los clones eran entrenados constantemente en técnicas de combate, destrezas en vehículos y tácticas de combate. Aunque mantenían una chispa de independencia y pensamiento creativo que los hacían más apropiados que los droides para manejar situaciones inesperadas en batalla.

Los soldados clon estaban completamente cubiertos por una dura armadura blanca. Sus caras idénticas estaban escondidas tras un visor con forma de T. Los códigos de color en la armadura indicaban el rango siendo los soldados verde los sargentos, azul los tenientes, rojo los capitanes y amarillo los comandantes. Los clones destinados al mando estaban específicamente entrenados para ello.
Durante las tensiones crecientes en la crisis separatista, Obi-Wan Kenobi descubrió al ejército clon secreto en Kamino. El Consejo Jedi se quedó sorprendido al saber de su existencia y de la implicación de Sifo-Dyas. Sin embargo, cuando se hizo claro que los separatistas se estaban preparando para la guerra, se necesitó desesperadamente al ejército clon para proteger la inviolabilidad y estabilidad de la República.
Al Canciller Supremo Palpatine se le concedieron poderes de emergencia y su primer acto fue activar a los soldados clon como gran ejército de la República.

En las desoladas llanuras de Geonosis, una gran fortaleza separatista, se desató la primera batalla de las Guerras Clon. Los soldados clon equipados con blindaje avanzado y apoyo aéreo, atacaron a las fuerzas separatistas y atravesaron las filas de droides de batalla. Guiados en la batalla por comandantes Jedi, los soldados clon aseguraron la primera victoria de la guerra.

Sería un conflicto largo y sangriento, pero la eficiencia de los soldados clon se probaría una y otra vez en muchos planetas.


UNIVERSO EXPANDIDO


La implacable batería de entrenamiento físico y mental en un tiempo tan corto potencialmente podría volver loco a un soldado clon si no fuese por el estructurado y equilibrado programa de desarrollo instituido por los kaminoanos. Aunque se tenía cuidado para proteger la psique de los clones, no se podía decir que un clon completamente maduro tuviese una personalidad “normal”, ya que sus identidades estaban completamente marcadas por entrenamiento militar y la sumisión a la autoridad.
Los kaminoanos estaban obsesionados por el orden y control de las variables y monitorizaban cuidadosamente el desarrollo de los clones por si había alguna desviación en la bioquímica. Estas anomalías estadísticas eran solucionadas bajo la supervisión del jefe científico kaminoano Ko Sal a través de reacondicionamiento.
Los kaminoanos estaban obsesionados por el orden y control de las variables y monitorizaban cuidadosamente el desarrollo de los clones por si había alguna desviación en la bioquímica. Estas anomalías estadísticas eran solucionadas bajo la supervisión del jefe científico kaminoano Ko Sal a través de reacondicionamiento. Los kaminoanos reacondicionaban una media de 7 clones anómalos por cada 200 clones.

Los clones maduros se asemejaban a Jango Fett cuando tenía 20 años, con unas ligeras variaciones que eran un subproducto del crecimiento acelerado en un ambiente estéril. Fett vivía en Kamino ofreciendo su experiencia militar para aconsejar en el entrenamiento de sus duplicados.

La armadura de un soldado clon estaba formada por 20 placas ajustables de una aleación de plastoide selladas a una malla con control de temperatura mediante paneles de sujeción magnatómica. La herencia Mandaloriana de Jango Fett influyó en el diseño de la armadura como puede verse en el visor con forma de T en el casco. La influencia estética de los kaminoanos también era visible en su marcada coloración y detalle. Como los kaminoanos no estaban muy versados en la anatomía humana, la armadura era incómoda, aunque el fallo se corrigió en las siguientes generaciones. El casco de un soldado clon incluía un comlink y un filtro respiratorio mejorado para el combate en ambientes hostiles.

Los clones se referían unos a otros por su número de identificación. Cuando estaban en grupos pequeños normalmente se referían unos a otros utilizando solo los dos últimos dígitos de su número de identificación.

El número identificativo de un soldado clon estaba incrustado en su ADN. Los clones no tenían marcas físicas que indicasen su identidad. Un escáner especial incorporado en el casco de los soldados identificaba al soldado y esta información se mostraba en una pantalla LED incorporada en la parte trasera del casco. La información mostrada en el casco también podía ser transmitida a un puesto de control para que así los comandantes pudiesen rastrear una batalla.

Que el mismo genoma se haya copiado miles de veces resultó muy beneficioso para la medicina en combate. El tratamiento de los clones era mucho más fácil en comparación con los individuos de otras especies. Los clones tenían todos el mismo genoma y por ello las partes de su cuerpo eran literalmente intercambiables, no había problemas de rechazo y las operaciones complejas se podían estandarizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario