Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

jueves, 2 de agosto de 2012

Jango Fett

JANGO FETT

        

El nombre Fett trae asociado un aire frió de terror y competencia. Para aquellos con los créditos suficientes para contratarlo es sinónimo de éxito. Para aquellos con razones para temerlo Fett significa captura o muerte. 
El nombre y la reputación son dos cosas que Boba heredó de su padre Jango. En los últimos años de la República, Jango Fett era considerado como el mejor caza recompensas de la galaxia.
Un hábil tirador y combatiente en un cuerpo a cuerpo, Fett usaba una brillante armadura que escondía su cara marcada y los extraños tatuajes de sus antebrazos. Su equipo de combate estaba compuesto por un arsenal que incluía cuchillas retráctiles en sus muñecas, un lazo, dos pistolas blaster y las armas más exóticas del mercado.
En el combate Jango usaba el jet de su mochila par tener la ventaja de la velocidad y la altura sobre sus oponentes. En la mochila también llevaba una desagradable sorpresa, un cohete explosivo que podía ser lanzado desde ella. Para los viajes interestelares, Jango usaba su bien provista nave el Esclavo I.
Una década antes del inicio de las Guerras Clon un hombre llamado Tyranus contactó con Jango en las Lunas de Bogden con una intrigante proposición. A cambio de unos considerables honorarios, Jango se convertiría en la “plantilla” para un ejército clon. Fett estuvo de acuerdo pero con una inusual cláusula en su contrato. Además de sus honorarios recibiría un clon suyo inalterado. Al contrario que el resto de sus duplicados este clon no sufriría la aceleración en su crecimiento, ni sería más dócil. Iba a ser una replica exacta de Jango.
Los kaminoanos le proporcionaron a Fett un apartamento en la hermética Ciudad Tipoca y Jango dejó por algún tiempo su trabajo de caza recompensas. Él se centró en la educación de su hijo, el clon inalterado que él llamó Boba, al que enseñó técnicas de supervivencia y combate mientras que los kaminoanos le extraían material genético para “construir” miles de soldados clon.
Mientras trabajaba para Tyranus, Jango conoció al Virrey de la Federación de Comercio, Nute Gunray. Gunray quería eliminar a la Senadora Padmé Amidala que era una espina que Nute tenía clavada. Fett subcontrató el trabajo a una asesina llamada Zam Wesell, a la que proporcionó unos venenosos kouhums para acabar el trabajo. Pero un par de entrometidos Jedi se interpusieron en su camino y Jango se vio obligado a eliminar a Zam, para que no los condujese hasta él. Pero con lo que no contaba Jango era con la sagacidad de Obi-Wan Kenobi. Jango uso un arma exótica, un dardo kaminoano, para eliminar a Zam. Nadie sería capaz de seguir la pista hasta la fuente. Pero los contactos de Kenobi en los bajos fondos le indicaron el camino a seguir.
Kenobi llegó a Kamino y supo de la existencia del ejército clon. Conoció a Jango y ambos mantuvieron una tensa aunque educada discusión, sin revelar ninguno de ellos sus verdaderos propósitos. Fett, pese a todo, decidió huir y le ordenó a Boba que recogiese sus pertenencias. Kenobi cumpliendo ordenes del Consejo trató de detener a Jango, justo antes de que este intentase huir en el Esclavo I. 
Lo que los hizo enzarzarse  en una lucha cuerpo a cuerpo en las resbaladizas plataformas mojadas de Ciudad Tipoca. Jango huyó a bordo del Esclavo I y él y su hijo fueron a Geonosis para reunirse con su misterioso benefactor Lord Tyranus.
De camino a Geonosis, Jango y Boba se dieron cuenta de que un dispositivo de seguimiento había sido colocado en su nave, y se encontraron en su pantalla un caza Jedi persiguiéndolos.
El tenaz Obi-Wan estaba de vuelta y empezó un atrevido juego del gato y el ratón entre los escombros rocosos de los anillos de Geonosis. A pesar de la cortina de fuego de las cargas sísmicas, cañones láser y misiles de ataque, Obi-Wan consiguió sobrevivir y siguió siendo la sombra de Fett cuando llegaron a la árida superficie del planeta.
Kenobi y sus compañeros fueron capturados en Geonosis que resultó ser una fortaleza de los separatistas. Ellos iban a ser ejecutados en una gran ceremonia geonosiana, pero sus ejecuciones fueron interrumpidas gracias a la repentina llegada de los refuerzos Jedi.
Comprometido con la protección de Lord Tyranus, Jango entró en combate con los Jedi. Su pericia con los blaster le hizo matar a varios Jedi. Pero Jango no estaba preparado par enfrentarse con el maestro Jedi Mace Windu. Windu no retrocedió ni un paso mientras rechazaba los ataques de Jango y rápidamente cortó la cabeza del caza recompensas con uno solo golpe de la hoja de su sable.
El casco de Fett salió rebotando por el polvoriento estadio de Geonosis hasta que fue recogido por el sorprendido y ahora huérfano Boba Fett.

UNIVERSO EXPANDIDO


Jango Fett quedó huérfano siendo muy niño. Era hijo de unos sencillos granjeros de Concord Dawn que fueron asesinados por unos brutales merodeadores. A los diez años fue adoptado por Jaster Mereel y los mandalorianos, un grupo de mercenarios famosos por su despiadada  eficiencia.   Jango  se  vio  obligado  a
adaptarse a su estilo de vida: viajó con los guerreros nómadas, aprendió su código de honor y se familiarizó con sus armas de diseño muy avanzado.
Las fechorías de los mandalorianos llegaron a oídos del Consejo Jedi en Coruscant, los Jedi fueron al planeta Galidaraan para investigar y obtener información sobre los asesinatos de nativos inocentes. Al ver que constituían una amenaza para la República, el Senado pidió a los Jedi que actuaran como pacificadores. Los mandalorianos no aceptaron las ordenes de los Jedi dando lugar a un conflicto del que salieron vencedores los Jedi y los mercenarios aniquilados.
Jango se libró de la muerte y fue entregado al pueblo de Galidaraan y hecho esclavo, aunque consiguió escapar. Conservo entonces el casco y armadura mandalorianos que lucía con sumo gusto cuando luchaba.
Años de entrenamiento físico, lo convirtieron en uno de los más temibles caza recompensas de los bajos fondos. Incluso los Vigos del Sol Negro no estaban a salvo de sus pistolas láser. En lagunas ocasiones Fett se aliaba con Zam Wessel, cuando sus talentos coincidían en misiones similares. Ambos compartieron la aventura de perseguir un extraño artefacto de Seycott que proporcionaba al que lo usaba un increíble poder.
La reputación de Jango Fett no pasó inadvertida par el Conde Dooku y Darth Sidious. Tras abandonar la orden Jedi, Dooku se hizo llamar Darth Tyranus y concertó una cita con Fett en las Lunas de Bogden, en la que manifestó su intención de reunir un enorme ejército de tropas clon. Tyranus necesitaba un guerrero experto y de recursos que pudiese prestar una muestra genética que sirviera como modelo para los miembros del nuevo ejército.
Dooku hizo a Jango una oferta que no pudo rechazar. Así Jango se trasladó a Tipoca. Fett desapareció de los círculos de los caza recompensas para tomarse un tiempo en la crianza de su hijo. Él quería saber que hubiese sido de su vida si hubiese tenido un padre que lo cuidase. Aunque cuando había los créditos suficientes o le gustaba el reto, se vestía su armadura y abandonaba su escondite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario