Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

sábado, 14 de julio de 2012

Conde Dooku


CONDE DOOKU

La orden Jedi sufrió un gran golpe cuando el Conde Dooku renunció voluntariamente a su posición. Como hombre de fuertes convicciones las ideas de Dooku a menudo estaban   en   desacuerdo   con  las  del
Consejo Jedi, a pesar de que su antiguo maestro, Yoda, tenía una elevada posición en el Consejo. Sus atrevidos puntos de vista eran con frecuencia compartidos por su antiguo padawan Qui-Gon Jinn, otro Jedi que ocasionalmente desafiaba al Consejo.
Dooku era un político idealista. Sentía que los Jedi se debilitaban al servir a una institución tan corrupta  como la República. Después de su marcha estuvo desaparecido durante unos años, reapareciendo como un dirigente político que alimentaba la llama de la rebelión en la galaxia. En un alarmantemente corto espacio de tiempo, Dooku atrajo a miles de sistemas a su causa, construyendo un creciente movimiento separatista que trataría de destruir la República.
Algunos oportunistas trabajando en nombre de Dooku iniciaron focos de violencia y por ello los Jedi no podían mantener el orden en esos turbulentos momentos. Pese a todos los conflictos, el Consejo Jedi no quería creer que Dooku fuese responsable personalmente de los peores conflictos, creyendo que su entrenamiento Jedi lo mantendría por encima de semejantes actos.
Pero los Jedi no conocían el secreto de Dooku. Detrás de una máscara de elegante carisma y buenos argumentos políticos, Dooku había sido seducido por el poder del lado oscuro. Después de su marcha de la orden Jedi, Dooku fue atraído hacia el lado oscuro por Darth Sidious, el Oscuro Señor del Sith. Siguiendo la tradición Sith, Dooku tomó el nombre de Darth Tyranus y añadió el engaño y la traición a su ya formidable colección de armas.
Dooku empezó a reclutar agentes para lo que finalmente representaría la muerte de la Antigua República. Como Tyranus contactó con el famoso caza-recompensas Jango Fett para que se convirtiese en el “padre” de un oculto ejército de clones en Kamino. Como Dooku, apeló a la avaricia de los más poderosos “barones” del comercio y unir sus fuerzas para retar a la República.
Dentro de las profundas colmenas de Geonosis Dooku convocó una reunión de dirigentes para crear la Confederación de Sistemas Independientes. Los senadores separatistas junto con los representantes del Clan Bancario, los Gremios de Comercio y la Alianza Corporativa unieron sus recursos para formar la mayor fuerza militar de la galaxia. Los separatistas  estaban listos para la guerra.
El Caballero Jedi Obi-Wan Kenobi, descubrió la reunión de traidores y avisó a la República, pero fue capturado. Dooku se reunió con Kenobi en las mazmorras de Geonosis y le reveló a Obi-Wan la verdad sobre la República, de hecho, la creciente influencia de Darth Sidious en el Senado.
Desconfiando de las palabras de Dooku, Obi-Wan no quiso creerlo y rechazó el unirse a Dooku para acabar con la corrupción.
Kenobi se reunió con Anakin Skywalker y Padmé Amidala que habían venido a Geonosis en un loco intento de rescate. Dooku envió a los tres héroes cautivos a la muerte, pero está fue impedida por la oportuna llegada de los refuerzos Jedi.
Los ejércitos Droide y Separatista se enfrentaron con los Jedi y más tarde con el recién  creado ejército Clon de la República. Dooku trató de escapar pero fue interceptado por Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi. Los dos Jedi entablaron con Dooku un duelo de sables pero la maestría de Dooku en las técnicas del viejo estilo de combate venció con facilidad a los jóvenes Jedi. Cuando ambos yacían heridos otro Jedi entró en el hangar secreto de Dooku.
El Maestro Yoda se enfrentó a Dooku. Ambos se enzarzaron en una titánica demostración de poderes de la Fuerza, sin que ninguno venciese al otro. Al final se convirtió en un duelo de sables. En una borrosa maraña de velocidad y luz los dos maestros de la Fuerza lucharon. Incapaz de conseguir ventaja, Dooku distrajo a Yoda poniendo en peligro a Kenobi y a Skywalker con una grúa. Mientras Yoda utilizaba la Fuerza para salvar a sus compañeros, Dooku huyó.
Dooku escapó, pero los Jedi ya sabían que había sucumbido al lado oscuro. Lo que ignoraban era su filiación Sith. A bordo de su exótico navío interestelar, el velero solar geonosiano, Dooku se dirigió a un decrépito almacén en Coruscant. Allí se reunió con  su maestro Darth Sidious al que le trajo buenas noticias.
Durante tres largos años la guerra desgarró a la galaxia. La Confederación y la República combatían en muchos planetas. El mando militar de los ejércitos droides lo tenía el General Grievous, el mortífero general droide al que Dooku había entrenado personalmente en las artes Jedi. Donde Dooku manejaba un sable con finura y puntería, Grievous utilizaba su extraña anatomía mecánica para empuñar cuatro sables láser en un remolino de brutal y lacerante energía. Al final de las Guerras Clon, los Separatistas asestaron un atrevido ataque contra la República.
La Confederación había traspasado las defensas de Coruscant y huía con el secuestrado Canciller Palpatine.
Todo era una trampa. Palpatine era de hecho Darth Sidious y Dooku era su aprendiz, pero Dooku ya no era útil para los planes maestros de Palpatine. El secuestro era una prueba para tentar a su nuevo aprendiz Sith. Abriéndose paso por al nave insignia del General Grievous, el vehículo de huída del general y su cautivo, estaban los héroes Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker. De nuevo Dooku se enfrentaba al par de Jedi. Superó a Kenobi propinándole un brutal empujón con la Fuerza que lo dejó inconsciente. Sin embargo no fue capaz de superar a Skywalker. Aguijoneando al joven, Dooku pensaba que podría vencer al joven.
Skywalker le cortó ambas manos y se hizo con el sable de hoja roja del Conde Dooku que cayó de rodillas ante Anakin y ahora tenía dos sables cruzados ante su garganta. “Mátalo” decía Palpatine y Dooku comprendió que la traición era la forma de proceder de los Sith. Él era prescindible, comprendió Dooku. Skywalker era el auténtico premio, el nuevo aprendiz Sith.
Estos pensamientos se apagaron cuando Skywalker cruzó sus hojas, cortando la cabeza de Dooku.

UNIVERSO EXPANDIDO

Dooku había estudiado los caminos de la Fuerza por espacio de ocho décadas, convirtiéndose en uno de sus más poderosos practicantes. Aunque su lealtad no estaba con los estructurados protocolos de los Jedi, si no con sus propias intuiciones e ideales. Su fuerte espíritu de independencia preocupaba a muchos e incluso su maestro Yoda tenía problemas para mantenerlo a raya. A pesar de tales insubordinaciones en los archivos Jedi aparecía como un Jedi formidable.
Había mediado en innumerables disputas en planetas con problemas y era inigualable en la forma clásica de combate con sable de luz. Dooku era un hombre de marcado carácter y linaje. Su título de Conde de Serenno también le proporcionaba una increíble riqueza, la cual utilizó  en su carrera política como líder separatista.
Después de abandonar la orden Jedi Dooku desapareció durante años.
Su primera reaparición fue en Raxus Prime donde con un fiero discurso atacó al Senado y a la complacencia de la orden Jedi con la visible erosión de la moral e ideales de la Republica. Desde ese momento su base de operaciones fue móvil, viajando de planeta en planeta para fomentar la secesión y liderando el movimiento separatista que pronto desarrollaría una alarmante cohesión.
No se sabe exactamente cuando Dooku se pasó al lado oscuro de la Fuerza, aunque parece que en el pasado experimentó con conocimientos prohibidos. Los rumores dicen que Dooku estaba familiarizado con las enseñanzas Sith almacenadas en un oscuro holocron que se guardaba en los archivos Jedi.
Con el estallido de las Guerras Clon el Conde Dooku, ahora Darth Tyranus, abrazó por completo las antiguas enseñanzas de los Sith. Una de sus primeras campañas en la guerra fue la de desplegar una antigua arma Sith contra las fuerzas de la República y los Jedi.
Dooku era la cara más visible de la Confederación aunque no tenía un centro de mando y no estuvo fijo durante toda la guerra. Su carisma atrajo a muchos planetas a la Confederación, extendiendo la guerra por toda la galaxia.
Fue Dooku el que fundó la Confederación uniendo a los barones más poderosos de la galaxia a su causa. También reclutó personalmente a los operativos más mortíferos de la Confederación: su discípula oscura Asajj Ventress y el caza recompensas Durge.

No hay comentarios:

Publicar un comentario