Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

sábado, 14 de julio de 2012

Dewback



DEWBACK

En el desierto de Tatooine nos encontramos los dewbacks, unos enormes lagartos usados por los nativos como monturas y bestias de carga. Estas criaturas de dientes planos y patas sorprendentemente finas para soportar su masa corporal, pueden encontrarse transportando mercancías para los comerciantes o granjeros de humedad, arrastrando recambios de vainas de carreras  en  las  parrillas  de  salida   o
formando parte de las patrullas imperiales de soldados de asalto asignadas a la guarnición de Tatooine. Un dewback es capaz de resistir el calor y las tormentas de arena, elementos que a menudo hacen que los modernos transportes mecánicos se averíen.

UNIVERSO EXPANDIDO


Los dewbacks son grandes reptiles no racionales que viven en los áridos desiertos del planeta Tatooine. Su nombre se acuñó coloquialmente debido al rocío que se forma en sus cuerpos durante su descanso nocturno bajo la fresca brisa de los páramos desérticos. Normalmente utilizados como bestias de carga, fueron domesticados mucho antes de que el Imperio ocupase el árido planeta.
Al contrario que otros reptiles, los dewbacks son omnívoros devorando la escasa hierba y plantas espinosas del paisaje desértico, al igual que animales pequeños como crías de ratas womp o scurriers. Cuando los soles se ponen y descienden las temperaturas, los dewbacks se aletargan y es muy raro que se muevan. Para hidratarse mascan las raíces de los cactus locales que almacenan en agua en sus hojas resistentes al calor. Por otra parte, necesitan muy poca agua para poder sobrevivir y pueden pasar muchos días hasta que la deshidratación se manifieste.
El tamaño de estos reptiles oscila entre los 1,3 y los 2 m. de alto y los 2 a 3 m. de largo. Sus escamas son generalmente grises y marrones o de un azul y rojo apagado, aunque se sabe que cambian de color para camuflarse con su entorno. Poseen grandes dientes duros y planos y garras afiladas para excavar las dunas buscando maleza o plantas que les proporcionen humedad.
Hay varias variedades de dewbacks en Tatooine, siendo la más común el dewback menor, que es el que se adiestra normalmente para montura y animal de carga. El más cruel e indómito es el dewback caníbal, llamado así porque estos animales se comen incluso a las crías de su propia especie, en particular si las encuentran en la naturaleza. El dewback caníbal es más grande que sus primos menores y extremadamente agresivos. Tristemente son confundidos a menudo con los dewbacks menores, debido a que tienen una coloración similar, un error que mata a varios colonos al año.
Los dewbacks pardos merodean por los Páramos de Jundland y son llamados así por su piel. Son considerados como extremadamente peligrosos debido a que suelen estar hambrientos y son en realidad mucho más grandes que el dewback caníbal o el menor. La última variedad es el dewback de las montañas, los cuales suelen tener una disposición mucho más calmada, semejante a la de sus primos domesticados y se puede encontrar en las regiones más montañosas de Tatooine. Estos dewbacks también pueden ser entrenados para monturas o animales de carga.
En la naturaleza, los moradores de las arenas normalmente cazan dewbacks por su carne y su piel. Utilizan su piel correosa para fabricar botas, cartucheras, cinturones, tiendas y otros equipamientos. Los dragones krayt también cazan dewbacks ya que son una presa relativamente fácil. La mayoría de los dewbacks sólo luchan si se sienten amenazados e incluso en ese caso, suelen huir de una amenaza mayor que ellos.
Los dewbacks son utilizados normalmente por los granjeros de humedad como bestias de carga y por las patrullas del ejército como monturas. También son utilizados por los equipos de carreras de vainas para llevar sus vehículos a la línea de salida. Aunque perezoso durante el frío de la noche, los dewbacks de sangre fría, pueden ser empujados a mostrar estallidos de alta velocidad y son más rápidos y ágiles que los banthas, la bestia que los guerreros tusken suelen utilizar como montura. En un sprint los dewbacks son capaces de mantener el paso de los landspeeders en distancias cortas y las fuerzas de la ley locales los consideran más de fiar que los landspeeders por su habilidad para seguirse moviendo en medio de las tormentas de arena.
Los dewbacks sin domesticar son extremadamente solitarios, mostrando muy pocos o ningún instinto de emparejarse o crear manada. Cada año regresan a los Páramos de Jundland donde toman parte de un ritual de apareamiento durante varios días. Durante este período los machos ruedan sobre su espalda para mostrar a la hembra su panza, que cambia a un color azul cielo brillante cuando quiere emparejarse. Este cambio de color es para llamar la atención de la hembra, la cual, tras varios intentos, accede.
Tras el ritual de apareamiento todos los dewbacks vuelven a vagabundear por el desierto solos. Poco después la hembra cavará varios agujeros grandes y depositará miles de huevos de color arena, del tamaño de un puño humano. Luego los enterrará para esconderlos de los depredadores. Más o menos medio año después de la puesta, los huevos eclosionan y los jóvenes, sin ninguna ayuda de los adultos, se aventuran en los páramos de los desiertos de Tatooine con la esperanza de sobrevivir. Desdichadamente muchos de ellos no sobreviven, pues son presa de las ratas womp que en esa época realizan su migración anual y de los hambrientos dragones krayt.
Es curioso que la época de apareamiento de los dewbacks comience justo cuando acaba la temporada de apareamiento de los dragones krayt. Esto es para programar la puesta de los huevos para que así los recién nacidos estén protegidos de la destrucción. Las dos especies reptiles han escogido zonas de apareamiento colindantes como zonas de apareamiento debido al hecho de que la arena de esa zona posee una temperatura ideal para incubar los huevos de las especies.
Conviene notar que los dewbacks en cautividad no crían. Los propietarios de los dewbacks domesticados deben soltarlos durante la época de apareamiento, permitiéndoles viajar a los Páramos de Jundland si desean que las bestias se reproduzcan. En la mayor parte de los casos, los dewbacks domesticados volverán con sus amos. Son muy inteligentes y leales, recordando a aquellos que los alimentaron o fueron buenos con ellos. Como no pueden reproducirse en cautividad no prosperan en ninguna parte salvo en su entrono y raramente son vistos fuera de Tatooine, a menos que sean llevados fuera del planeta como mascotas o monturas, sin esperanza de que se reproduzcan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario