Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 24 de abril de 2015

República Galáctica


REPÚBLICA GALÁCTICA

La Antigua República era la República de leyenda, grande tanto en la distancia como en el tiempo. Antes de que un cruel Imperio sin compasión lo suplantase, la Antigua República era una unión democrática que gobernó la galaxia durante cientos de años. Aquellos que vivían en ella la conocían como la República Galáctica o simplemente la República.
Estaba gobernada por el Senado Galáctico, un cuerpo gubernativo formado por representantes elegidos o designados por toda la galaxia. Dentro del propio Senado se elegía un Canciller Supremo. La justicia y la paz estaban protegidas por los Caballeros Jedi, una noble orden de seres sensibles a la Fuerza.
A medida que la República se hizo más y más poderosa muchos burócratas y senadores que gobernaban se volvieron corruptos o complacientes. La burocracia había crecido y corrompido durante milenios asfixiando cualquier intento de un gobierno dinámico.
En medio de este fango apareció el ambicioso senador Palpatine de Naboo. Su planeta natal estaba sitiado por la avariciosa Federación de Comercio Neimoidiana, como protesta por el aumento de las tarifas y tasas aplicadas a las rutas de comercio periféricas. Pero con la invasión a total escala del planeta, la llamada a la reacción de la Reina Amidala, la líder electa del sistema soberano de Naboo, se estancó en los procedimientos, y por ello presentó una moción de censura contra el líder de la República.
El bien intencionado, pero políticamente torpe Canciller Valorum fue expulsado de su cargo. En su lugar se eligió a Palpatine como Canciller Supremo. A pesar de las promesas de traer de vuelta el orden y la compasión a la República, los primeros años de su mandato estuvieron marcados por un gran trastorno político. Un movimiento separatista, liderado por el carismático Conde Dooku, empezó a resquebrajar la República y los Jedi fueron incapaces de mantener el orden.
Este caótico clima precipitó los tiempos oscuros que asolaron la galaxia. La República sucumbió y se reconstruyó bajo la apariencia del Nuevo Orden.

UNIVERSO EXPANDIDO

Con la firma de la Constitución Galáctica en Coruscant hace más de 25.000 años, nació la República. Aunque la historia recuerda la República como una idílica utopía, un examen menos parcial revela numerosos conflictos galácticos, como los Cien Años de Oscuridad, la Gran Rebelión de los Droides y el Cataclismo Vulkar durante su gobierno.
Una y otra vez, recaía en los Caballeros Jedi y los antiguos ejércitos y marina de la República la misión de defenderla contra la violencia.
Veinte milenios antes de su formación, la República vio uno de los conflictos más destructivos durante la Gran Guerra del Hiperespacio. Una amenaza olvidada, el Imperio Sith desaparecido hace mucho, lanzó una incursión a gran escala en el espacio de la República. Muchos planetas quedaron marcados para siempre en esa batalla, pero los Jedi fueron capaces de repeler a los invasores.
Mil años más tarde, los acólitos Sith desencadenaron lo que se conocería como la Gran Guerra Sith. De nuevo los Jedi y la República se unieron para detener la insaciable sed de conquista de los Sith. El último gran conflicto de este tipo tuvo lugar tres milenios más tarde en la Batalla de Ruusan. El Ejército Jedi de la Luz y la Hermandad Sith de la Oscuridad se enfrentaron en Ruusan. Es conflicto vio la extinción de la Orden Sith. Muchos en la galaxia vieron esta batalla como la última de las grandes guerras y el comienzo de una nueva era de estabilidad y paz en la República.
Con la paz y la prosperidad llegó una peligrosa complacencia. Mientras la corrupción Empezaba a nacer en el gobierno de la República, los grandes ejércitos y marina fueron reducidos y la República confió en los Jedi más y más para mantener el civismo. Pese a unos cuantos incidentes aislados como las Guerras del Hiperespacio Stark y la Batalla de Naboo, un conflicto a gran escala era un recuerdo lejano.
Esta calma hizo que el estallido de las Guerras Clon fuese más trágico y mortal. Ese conflicto precipitó el ascenso del Emperador y los tiempos oscuros en la galaxia. El Emperador revisó la constitución  y sustituyó la Antigua República por su Nuevo Orden. Para las gentes del Núcleo fue un cambio bien recibido, finalmente alguien que no temía hacer algo respecto al estado de la República. Durante estos tiempos oscuros los Caballeros Jedi fueron erradicados. El Emperador había desmantelado la HoloNet, permitiéndole controlar el flujo de información por toda la galaxia. Los planetas que se revelaban eran aplastados por el nuevo régimen, mientras que los que vivían en los aislados planetas del Núcleo nunca se enteraron de las peores atrocidades. Coruscant y Ciudad Galáctica fueron rebautizadas como Centro Imperial y Ciudad Imperial respectivamente. La Marina Imperial creció de una forma inusitada.
Como respuesta a los ultrajes, surgió la Alianza para Restaurar la República, conocida como la Alianza Rebelde. Estalló una Guerra Civil Galáctica entre la Alianza y el Imperio. Promulgando poderes de emergencia, el Emperador disolvió el Senado borrando los últimos restos de la República. Tres años más tarde, la Alianza venció en la Batalla de Endor. Con el Imperio derrotado, la Alianza proclamó la Nueva República en lugar del Nuevo Orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario