Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

jueves, 24 de julio de 2014

Togruta


TOGRUTA

El consejo Jedi siempre estuvo formado por miembros de las más diversas especies, lo cual no fue una excepción durante las Guerras Clon. Uno de sus miembros más conocidos era Shaak Ti, una togruta que participó en muchas batallas y fue uno de los pocos Jedi que sobrevivieron a la Batalla de Geonosis.

UNIVERSO EXPANDIDO

Los togrutas son una especie humanoide nativa del planeta Shili situado en la Región de Expansión. Todos los togrutas tienen unas coloridas marcas en la piel, un rasgo genético heredado de sus ancestros depredadores. Unos largos cuernos huecos, curvos y rayados nacen en lo alto de su cráneo y tres apéndices rayados de un color más oscuro (similares a los lekkus de los twi’lek) caen hacia abajo, dos por delante cayendo sobre su pecho y un tercero, más grueso, centrado en la base del cráneo. Su piel es de color rojo oscuro y sus ojos oscuros y labios grises están embellecidos con las marcas blancas que adornan sus caras. Franjas verticales blancas y rojas cubre la piel de su pecho, espalda, brazos y piernas. Shili está cubierto por la alta y fuerte hierba turu que es de un color mezcla de rojo y blanco, por lo cual su ancestros y ellos mismos se camuflan con el entorno natural confundiendo tanto a las presas como a otros depredadores, cuando cazas, sus apéndices de la cabezas les proporcionan ecolocalización y un sentido espacial muy agudo, lo cual utilizan para rodear a sus presas herbívoras.
Son un pueblo pacífico y tranquillo, pero fieros en combate, leales a una causa y felices de estar en grupos grandes, trabajen bien con otros y encajan fácilmente en equipos de diversas culturas. A la mayoría no les gusta estar solos y tienden a seguir a los otros miembros del grupo para tener compañía.

Muchos forasteros piensan erróneamente que los togrutas son malignos, ya que poseen unos grandes incisivos que tiene la apariencia de los dientes venenosos de una serpiente. Los togrutas no suelen comprender porqué se origina esta percepción, pero los sociólogos piensan que se debe a que los togrutas prefieren comer las presas pequeñas cuando todavía están vivas.
Evolucionaron a partir de depredadores que vivían y cazaban en grupo, por ellos los actuales togrutas son cazadores eficaces que prefieren vivir en populosas aldeas comunales camufladas por las copas de los árboles y protegidas en valles escondidos. Algunos vestigios de sus orígenes permanecen en sus costumbres. Por ejemplo, los toguitas no gustan de usar zapatos, pues piensan que cubrir sus pies les aleja de la tierra de una forma espiritual.

También se espera que toda persona capaz de la aldea tome parte en las cacerías y los botines se reparten a partes iguales. Esto también se espera de los niños tan pronto pueden coger y manejar un arma, lo que suele suceder sin ningún tipo de entrenamiento previo. Creen que aquellos que no son capaces de seguir el paso del grupo deben ser abandonados para que mueran y en Shili aquellos que no son capaces de defenderse solos a menudo lo hacen. No derraman lágrimas por tales pérdidas, lo que provoca en los forasteros la impresión de que son seres sin sentimientos. Pero este no es el caso, la falta de remordimientos es una creencia de que la muerte de aquellos que no pueden defenderse por sí mismos es simplemente el curso de la naturaleza.
Los togrutas se visten orgullosamente con los resultados de sus cacerías y como signo de mayoría de edad. Es común verlos vistiendo las pieles de los animales que han cazado o luciendo otros trofeos de la cacería.
Como no les gusta estar solos, los que viven lejos de su gente sufren agudos brotes de depresión. Es por esto que salvo raras excepciones no suelen aventurarse fuera de su planeta. Los que abandonan su planeta son miembros de la Orden Jedi y en su mayoría son mujeres. Aunque no hay una tradición independiente de la Fuerza en Shili, los archivos indican que ha habido Jedi togrutas desde los inicios de la Orden y sirviendo casi siempre de forma excepcional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario