Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 14 de marzo de 2014

Droide guardián TT-8L

DROIDE GUARDIÁN TT-8L

Jabba el Hutt utilizaba un sádico TT-8L/Y7 para vigilar la puerta de su palacio en Tatooine. Fue este droide el que dejó entrar a R2 y C-3PO en el palacio. Los droides traían un mensaje de Luke Skywalker para Jabba.


UNIVERSO EXPANDIDO

Cuando los lectores de Automoción Popular votaron en los rankings anuales de la industria droide de la holorrevista, definieron arrolladoramente al TT-8L como el más molesto. El “soplón” despierta tales iras debido a que es un portero y no todo el mundo es lo suficientemente importante como para poder entrar.
Construido originalmente por Serv-O-Droid como una herramienta para los ricos aburguesados, el TT-8L ha estado trabajando como fisgón de vestíbulo durante más de cuatro mil años estándar. A lo largo de los siglos se han producido muchos modelos, desde le poco amenazador Y7 hasta el elegante capricho XSS.
El TT-8L es poco más que un ojo sujeto a un tallo. Permanece en una posición fija durante toda su vida operativa, normalmente situado cerca de una puerta o dentro de un vestíbulo. Las pisadas de un visitante al acercarse disparan los sensores de audio de la unidad, después de lo cual escanea al recién llegado, compara parámetros físicos con su base de datos interna y anuncia la llegada del invitado a su dueño, el cual puede admitirlo o pedir más datos.
La objeción obvia, que este trabajo puede ser llevado a cabo por mucho menos dinero por una holocámara de seguridad, explica por qué Serv-O-Droid dirigió en principio el TT-8L a los ricos nobles acostumbrados a sirvientes y asalariados. Esta estrategia elitista de ventas alcanzó finalmente su llamativa cumbre con el fabulosamente ornamentado XSS.
Equipado con un cuerpo parecido a una serpiente, el tallo fundido de latón antiguo del TT-8L está sujeto al suelo pero le permite unos cuantos movimientos gracias a sus múltiples puntos de articulación. Su lente óptica de cristal tintado azul funciona de forma parecida a un par de prismáticos y está protegida por un obturador de bronce cuando está apagado. Los dos metros y medio de longitud del droide son una vitrina de diseños de intrincadas espirales, brillantes adornos de plata e incrustaciones de piedras preciosas sintéticas.
El modelo Y7 se desarrolló cuando Serv-O-Droid comprendió que su máquina de observación tenía muchos usos potenciales más allá del simple fisgoneo. Criminales, solitarios y paranoicos tenían una gran necesidad de un dispositivo que pudiese interrogar a visitantes sospechosos y escanearlos en busca de armas. En lugar de ser dócil y reservado, este nuevo modelo era muy agresivo.
Un TT-8L /Y7 está diseñado para instalarse directamente en una puerta, el marco de una puerta o la entrada a una habitación. Su cuerpo rígido carece de la fluidez serpentina del chasis del XSS al tener un único punto de articulación en la base del tronco. Toda la ornamentación innecesaria se ha eliminado a favor de una carcasa negra de duracero resistente. El ojo central del Y7, protegido por un párpado plegable, es capaz de vigilar con poca luz, iluminaciones focales y hacer barridos en las gamas infrarroja y ultravioleta. Debido a la mala matriz de inteligencia del droide no siempre capaz de agradar a los realmente desconfiados, Serv-O-Droid ha instalado una subrutina de activación remota que permite que el Y7 sea controlado por un guardia de seguridad en todo momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario