Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

miércoles, 29 de enero de 2014

Familia Naberrie


RUWEE NABERRIE


Ruwee inculcó a su hija pequeña, Padmé, la importancia de la iniciativa y de marcar la diferencia. Cuando era joven perteneció al Movimiento de Ayuda al Refugiado, un ejemplo que Padmé seguiría en su juventud. Era un intelectual que enseñaba en la universidad local, pero también era un hombre fornido que había trabajado con sus propias manos. Antes de ser profesor de universidad fue constructor.
Él estaba preocupado por el papel de su hija en la política galáctica y mantenía un estrecho contacto con la Reina Jaimillia para tener las últimas noticias de Coruscant. Antes del inicio de las Guerras Clon, estaba muy preocupado por la seguridad de Padmé, y agradecido por la protección que la Orden Jedi le había proporcionado.
La generosidad y compasión eran los principios que los Naberrie habían trasmitido de generación en generación. Winama Naberrie enseñó bien a sus hijos, y el joven Rowee prestó servicios como constructor en el pequeño pueblo de montaña que era su hogar.
Deseando ofrecer a sus hijas más oportunidades, Rowee y su esposa Jobal, se trasladaron del pueblo que habían ayudado a construir a la cosmopolita ciudad de Theed, donde Rowee se vio involucrado en la política local y misiones humanitarias. Se consideraba bendecido por la suerte y prosperidad, disfrutando de su familia y Naboo. Por ello trabajaba duro para aliviar el sufrimiento de los menos afortunados.


JOBAL NABERRIE


Como madre estaba preocupada por su hija Padmé. A sus poco más de veinte años Padmé había dedicado la mayor parte de su vida a sus deberes políticos y tenía derecho retirarse y formar su propia familia. Pero la compasión y desinterés que Jobal y su marido habían inculcado en sus hijas eran muy fuertes. Cuando Padmé dejó el cargo de Reina de Naboo, se convirtió en la representante senatorial del planeta. Jobal la apoyó aunque le recordaba constantemente que tal vez fuese el momento de pensar en sí misma.
Jobal y su marido se mudaron a Theed cuando sus hijas eran muy pequeñas para poderles ofrecer la oportunidad de una mejor educación y una vida más enriquecedora. Jobal sirvió como voluntaria prestando sus servicios a los más desfavorecidos de Naboo en un gran número de servicios sociales. 
Sola y Padmé solían bromear sobre el celo de su madre como anfitriona. “Nunca nadie se ha ido de esta casa con hambre” era una frase que solían pronunciar cuando se servían las abundantes comidas de Jobal.


SOLA NABERRIE


La hermana mayor de Padmé, había escogido la vida tranquila que sus padres deseaban para su hermana menor. Sola encontró la felicidad en el matrimonio y la maternidad y se divertía gastándole bromas a su hermana sobre los jóvenes que podían ser sus pretendientes, provocando con ello la irritación de Padmé. Sola tenía dos preciosas niñas, Ryoo y Pooja. Vivía cerca de sus padres y a menudo los visitaba.
Sola conoció a Darred Janren cuando estudiaba en la universidad y se casó con el joven arquitecto poco después de graduarse. Reconociendo el valor del apellido Naberrie en los círculos sociales y políticos de Naboo ambos estuvieron de acuerdo en conservarlo como el apellido de su familia.


RYOO Y POOJA


Ryoo es la hija mayor de Sola. Era una preciosa niña con una larga melena que tenía 6 años cuando estallaron las Guerras Clon.
Rowee y Jobal se sintieron muy felices cuando supieron que iban a ser abuelos. A Ryoo le pusieron el nombre de la abuela materna de Sola, un nombre que comparte con una flor azul y amarilla que crece en las lejanas colinas de Keren.
A sus 6 años era la más temperamental de las niñas. Era incapaz de ocultar su disgusto por tener que aprender la clásica caligrafía furhorke en el colegio. Tenía una mascota, un voorpak llamado Sanani al que solía disfrazar para compartir sus aventuras imaginarias.
Pooja es la pequeña. Era una niñita de 4 años con carita de ángel y un precioso pelo ensortijado. Sus padres le pusieron el nombre de la abuela materna de Darred. Era muy charlatana y cada semana quería ser una cosa diferente: senadora, profesora, piloto de caza, entrenadora de tusk-cats... y  lo más descabellado de todo: droide astromecánico.
Cuando las tensiones de la política galáctica agobiaban a Padmé, ella solía encontrar un respiro en el espíritu libre de sus sobrinitas, a las que adoraba. Ryoo y Pooja solían acompañar a su madre cuando visitaba a sus abuelos y a Jev Nerran, un vecino y amigo de la familia.
A los 20 años fue designada representante de Naboo en el Senado Imperial, sucediendo al senador Jar Jar Binks. Esto la convirtió en colega de su prima Leia Organa y ambas se hicieron buenas amigas desconociendo por completo su relación familiar. Años más tarde Leia le contaría a Pooja que había descubierto que Padmé era su madre y que ambas eran primas hermanas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario