Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 27 de diciembre de 2013

Parte VIII: Un político nada corriente



CORUSCANT. PAISAJE URBANO. NAVE NABOO

Es de mañana. La nave sobrevuela el paisaje urbano sin fin de Coruscant, la capital de la galaxia. Anakin mira por la ventana de la cabina del piloto con respeto.

RIC OLIÉ: Coruscant. Todo el planeta es una gran ciudad. Ahí está la lanzadera del Canciller Valorum. ¡Mira! El Senador Palpatine está esperando.

ANAKIN: ¡Jo! ¡Mira! Allí está Mac Donald´s.

La nave atraviesa los cielos de Coruscant y se dirige a la plataforma de aterrizaje del Senado.
 


CORUSCANT. PLATAFORMA DE ATERRIZAJE


El Canciller Supremo Valorum, varios guardias y el Senador Palpatine están en la pista de aterrizaje. La brillante nave Naboo aterriza en la plataforma muy por encima del nivel de las calles de la capital galáctica. La rampa desciende. Obi-Wan, Qui-Gon, Jar Jar y Anakin descienden los primeros y se inclinan ante Palpatine y Valorum. El capitán Panaka, dos guardias, la Reina Amidala, Padmé, las doncellas y más guardias de seguridad descienden por la rampa. Amidala se para ante el grupo. Padmé sonríe a Anakin y él le devuelve la sonrisa. Palpatine sonríe a la Reina.

Palpatine: Es un inmenso regalo veros con vida, Majestad. La Federación ha bloqueado las noticias. Estoy ansioso por oír vuestro informe de la situación. Os presento al Canciller Supremo Valorum.

Valorum: Bienvenida Alteza. Es un honor conoceros en persona. Debo transmitiros nuestra aflicción por la situación actual. He convocado una sesión especial en el Senado para oír vuestra opi...

Amidala: Ya, ya, ya (con indiferencia) Mire, le agradezco su preocupación, Canciller... (se mete un caramelo en la boca) Realmente lo estoy (pone el envoltorio vacío en la mano de Valorum y se va)

Valorum: ¡Manda calor!

Palpatine sonríe a Valorum y se da la vuelta para guiar a Amidala y su séquito hacia la lanzadera que los espera. Entonces Anakin ve como uno de los largos pendientes de diamantes de la reina cae al suelo. Pero antes de que pueda decir nada Palpatine furtivamente lo coge y se lo guarda en el bolsillo.

Palpatine: Hay una cuestión de procedimiento pero confío en poder superarla.

Obi-Wan y Qui-Gon quedan atrás con el Canciller Supremo

Valorum: (aún disgustado observa como Amidala embarca en la lanzadera) ¿Ha visto lo que me ha hecho esa estúpida quinceañera?

Qui-gon: Esto.. sí. Señoría debo de hablar con el consejo Jedi ahora. La situación se ha vuelto mucho más complicada.
 


HABITACIONES DE PALPATINE


La Reina Amidala está sentada escuchando al Senador Palpatine. Las doncellas están tras ella. Anakin y Jar Jar están fuera esperando en una habitación contigua. El capitán Panaka entra en la habitación donde está la Reina, Palpatine está paseándose cuando Panaka entra.

Palpatine: Ya no hay civismo, solo intereses políticos. La República ya no es aquella que una vez conocimos. El Senado está repleto de delegados agresivos y ávidos. Ya no hay interés alguno en el bien común. Debo ser muy franco Majestad. Es muy difícil que el Senado rechace la invasión.

Amidala: El Canciller Valorum parece tener esperanzas.

Palpatine: Si me permitís  decirlo Majestad, el Canciller carece de poder real... está salpicado por unas infundadas acusaciones de corrupción. Además, creo que lo habéis fastidiado bastante allí, en la plataforma de aterrizaje.

Amidala: ¡Oh sí! Bueno. ¿Qué otras opciones tenemos? (empieza a tocarse la oreja izquierda y se da cuenta de que ha perdido el pendiente)

Palpatine: Nuestra mejor opción sería la de promover un Canciller Supremo más sólido. Alguien que pudiera controlar a los burócratas y aportarnos justicia. Vos... podríais solicitar una moción de censura contra el Canciller Valorum.

Amidala: Él ha sido nuestro mejor valedor. Bueno, fue nuestro mejor valedor (empieza a mirar por el suelo)

Palpatine: La segunda y última opción es presentar una alegación ante los tribunales...

Amidala: Son aún más lentos que el Senado. Nuestro pueblo está muriendo Senador. Debemos detener a la Federación (empieza a mirar debajo de la mesita auxiliar)

Palpatine: Verá Majestad. Siendo realista creo que tendremos que aceptar el control de la Federación al menos por ahora. Esto... perdón. ¿Habéis perdido algo?

Amidala: (aún buscando) Pues sí, uno de mis favoritos y más valiosos pendientes de diamantes. El otro par que tengo son unos baratos, de zirconias cúbicas que compré en la Teletienda Galáctica. No lo encuentro. Tiene que estar por aquí, por algún lado. (mira a Palpatine) ¿Lo ha visto usted, Senador?

Palpatine: (tristemente) Pues no querida. Es una gran tragedia. Me temo que tendréis que poneros los otros... o no llevar nada.

Amidala: Yo no puedo hacer eso.
  


TEMPLO JEDI


Es un edificio aislado con altas torres. Un pequeño transporte pasa por encima. Qui-Gon está de pie en el centro de una majestuosa habitación. Doce Jedi están sentados en un círculo. Obi-Wan está detrás de Qui-Gon. El Jedi de mayor rango es Mace Windu. A su derecha está el Maestro Yoda y cerca de él un Jedi llamado Ki-Adi-Mundi.

Qui-gon: Estaba entrenado en las artes Jedi. Mi conclusión solo puede ser que se trataba de un Lord Sith.

Ki-Adi-mundi: ¡Imposible! Los Sith se extinguieron hace un milenio.

Mace: No creo que los Sith puedan haber regresado sin saberlo nosotros.

Yoda: ¡Ah!... Difícil de ver el lado oscuro es.

Mace: Usaremos todos nuestros medios para desvelar el misterio. Vamos a descubrir la identidad de tu atacante. Que la Fuerza te acompañe.
   


Obi-Wan da la vuelta para marcharse pero Qui-Gon sigue de cara al consejo.

Yoda: Maestro Qui-Gon, ¿Algo más que decir tienes?

Qui-Gon: Con tu permiso mi Maestro. He encontrado una vergencia en la Fuerza.

Yoda: ¿Una vergencia dices?

Mace: ¿Alrededor de una persona?

Qui-gon: Un niño... sus células tienen el mayor nivel de midi-clorianos que he visto en una forma de vida. (murmura para sí: Excepto yo, claro) Tal vez fuera concebido por los midi-clorianos.

Mace: (sonríe) ¡Vamos hombre! Eso son un montón de tonterías inventadas para comer el coco al pueblo... (se da cuenta de que los otros miembros del consejo le miran sorprendidos) bueno eso según esos malvados, mentirosos comunistas Sith ¡Maldita amenaza roja! Afortunadamente no pensamos como esos renegados Sith ¿verdad chicos? (los otros miembros del Consejo empiezan a murmurar entre ellos mientras miran a Mace) Estoo... (nervioso a Qui-Gon) De cualquier forma la, uh, actual amenaza a nuestra República proviene de esa Amenaza Fantasma de la que has hablado antes. (se da cuenta de que los otros miembros del Consejo están más interesados en él que en Qui-Gon) Esto... uh... Te refieres a la profecía de aquel que traerá el equilibrio a la Fuerza... (en voz alta) ¿Te parece que es ese niño?

Los otros finalmente vuelven a centrar su atención en Qui-Gon.

Qui-gon: No me atrevería a decirlo.

Yoda: Si que lo haces. Revelada tu opinión ha sido.

Qui-gon: Solicito que se le pruebe.

Los Jedi se miran unos a otros

Yoda: ¡Oh! ¿Adiestrado como Jedi quieres que sea? ¿Ehmm?

Qui-gon: Encontrarlo fue voluntad de la Fuerza, no me cabe la menor duda.

Mace: (suspira y agacha la cabeza) Tráele ante nosotros.

Qui-Gon se inclina y deja la habitación con Obi-Wan.

Obi-wan: (susurrando a Qui-Gon, mirando hacia Mace) ¡Chico! Realmente parece fastidiado. Tal vez deba preguntarle si quiere algún Proz...

Qui-gon: Será mejor que pares ya con eso. Ya has consumido el máximo permitido para este año.

Yoda: (observando como Qui-Gon y Obi-Wan abandonan la sala) Los otros y yo preguntándonos estábamos... ¿Renovado has tus Juramentos de Lealtad a la República?

Mace: (preocupado) ¡Claro que sí! ¡Vamos chicos, dadme un respiro! (sonríe nervioso)  Lo próximo que vais a preguntarme es si he sido alguna vez miembro del Partido Sith...
Yoda: ¿Y bien... ?
    


CORUSCANT. HABITACIONES DE LA REINA


Anakin va por el pasillo del apartamento del Senador Palpatine. Se para ante una puerta vigilada por un guardia.

Guardia: (al comlink) El niño quiere ver a Padmé.

Rabé: Déjale pasar.

La puerta se abre y Anakin entra en las habitaciones de la Reina. La Reina habla desde la habitación contigua.

Amidala: ¿Quién es?

Rabé: Anakin Skywalker Alteza. Viene a ver a Padmé

La Reina se acerca al quicio de la puerta y ve a Anakin que se inclina.

Amidala: He mandado a Padmé a un recado.

Anakin: Voy camino del templo Jedi para iniciar mi adiestramiento, espero. Tal vez no la vuelva a ver, así que  he venido a despedirme.

Amidala: Nos lo haremos por ti. Sé que su corazón va contigo.

Anakin: Gracias Alteza. (nervioso) Esto... respecto a lo que hablabais con el Senador Palpatine. Sé quien lo cogió.

La puerta se abre y Palpatine entra.

Palpatine: (inclinándose ante la Reina) ¡Ah Majestad! He venido para escoltaros a la lanzadera.

Amidala: Gracias Senador. Estaré con usted en un momento.

La Reina desaparece tras la puerta. Palpatine mira a su alrededor y ve a Anakin que lo mira... directamente al bolsillo donde guardó el pendiente.

Palpatine: Bueno jovencito. Ya va siendo hora de que te vayas... Ya es casi la hora de los Teletubbies. (palmea la cabeza de Anakin con una falsa sonrisa, el chico gira los ojos y abandona la habitación)
  

CORUSCANT. EDIFICIO DEL SENADO


Un gran edificio rematado en una cúpula destaca en medio del paisaje urbano de Coruscant. Dentro, la Cámara del Senado es amplia. Miles de senadores y sus asistentes están sentados en la sala circular de la asamblea. El Canciller Valorum está sentado en el centro en una plataforma. El Senador Palpatine, la Reina Amidala, Rabé y el capitán Panaka están sentados en la plataforma congresual de Naboo la cual flota como un pequeño speeder.

Valorum: La presidencia concede la palabra al senador del Sistema de Naboo.

La plataforma va flotando hacia el centro de la cámara.

Palpatine: Canciller Supremo, delegados del Senado. Ha tomado cuerpo la tragedia que se inició aquí con los impuestos de las rutas comerciales... y ahora tiene a todo nuestro planeta bajo la opresión de la Federación de Comercio.

Una segunda plataforma se dirige hacia el centro. En ella se encuentran los barones de la Federación liderados por Lott Dod, el senador de la Federación.

Lott Dod: esto es un ultraje. Protesto por la escandalariosa declaración del Senador.

Valorum: (susurra a su asistente) ¿Es escandalariosa una nueva palabra? (a Lott) No hemos dado la palabra al senador de la Federación.

Palpatine: Para exponer nuestras alegaciones presento a la Reina Amidala, recientemente escogida gobernante de Naboo, que hablará en nuestro nombre.
  


Amidala se levanta para dirigirse a la asamblea.

Amidala: Honorables representantes de la República. Me presento ante ustedes por una causa gravísima. Naboo ha sido invadido por el ejército droide de la Fe...

Lott dod: Protesto. No hay ninguna prueba. Esto es increíble. Recomiendo que se envíe a una comisión a Naboo para recavar la verdad.

Una tercera plataforma representando a Malastare va al centro. Aks Moe, el embajador se dirige a la asamblea.

Aks Moe: El congreso de Malastare coincide con el honorable delegado de la Federación. Debe designarse una comisión.

Valorum: La cuestión... (tapa el micrófono)

Asistente: Disculpe Canciller.
  


Valorum habla con el secretario Mas Amedda. Palpatine susurra a la Reina.

Palpatine: (mirando al otro pendiente de la Reina) He ahí al burócrata, los que de verdad gobiernan la República y además cobrando de la Federación de Comercio, puedo añadir. Ahora es cuando toda la fuerza del Canciller Valorum va a desaparecer.

Valorum: La cuestión queda aprobada. ¿Pospondréis vuestra moción para que la comisión compruebe la validez de vuestras acusaciones?

Amidala: No, no la aplazaré (golpea la consola con fuerza haciendo que le caiga el otro pendiente, el cual es cazado al vuelo por Palpatine) He venido a resolver sin dilación el ataque a nuestra soberanía. No fui elegida para ver sufrir y morir a mi pueblo mientras aquí se discute la invasión en un comité. Si este órgano no es capaz de actuar, sugiero que se renueve la dirección. Debo de presentar una moción de censura contra el Canciller Valorum.

Valorum: ¿Qué de... ? ¡Tú falsa, tramposa, traidora, estúpida quinceañera!

Esto provoca un gran revuelo en la asamblea. Un murmullo creciente se transforma en un rugido de aprobación y cantos de “que se vote, que se vote”. El Canciller Valorum cae en su sillón maldiciendo a la Reina. Su secretario Mas Amedda se hace cargo de la situación.

Mas amedda: ¡Orden!

Palpatine: (a la Reina mientras guarda el segundo pendiente en su bolsillo) Ahora elegirán a un nuevo canciller, un canciller fuerte que no permitirá que nuestra tragedia continúe... u os insulte.
  


TEMPLO JEDI. BALCONADA


Obi-Wan y Qui-Gon pasean por un balcón del Templo mientras es sol se pone sobre la ciudad.

Obi-wan: El niño no superará las pruebas del Consejo, Maestro. Ya es mayor.

Qui-gon: Anakin se convertirá en un Jedi. Te lo prometo.

Obi-wan: No desafíes al Consejo, otra vez no.

Qui-Gon: Haré lo que deba hacer Obi-Wan.

Obi-wan: (enfadado) Sabes, si no fueras tan terco  como una mula y siguieras  el código, estarías en el Consejo. ¡Tienes que empezar a preocuparte por tu futuro! ¡No te estás haciendo más joven! ¿Sabes?

Qui-gon: (Pone su mano sobre el hombro de Obi-Wan y lo aprieta hasta que el aprendiz chilla de dolor) No sabes cuando callarte,  ¿verdad mi joven aprendiz?
   


TEMPLO JEDI. CÁMARA DEL CONSEJO

Anakin está ante los doce Jedi. Mace Windu, ahora con el pecho cubierto de insignias y cintas patrióticas, sostiene una pequeña pantalla portátil. Varias imágenes aparecen en la pantalla.

Anakin: Una nave, una copa, una nave, un speeder.

Mace apaga la pantalla y asiente a Yoda.

Yoda: ¿Cómo te sientes?

Anakin: Frío, Señor.

Yoda: ¿Miedo tienes?

Anakin: (sonríe) ¿De ti? ¡Claro que no!

Yoda: ¿Qué? ¿Por mi tamaño me juzgas? ¡Vamos afuera y tu culito maleducado azotaré, ANNIE!

Todo el Consejo se echa a reír. Anakin baja la cabeza, muy disgustado. Entonces tiene otra visión del futuro. Esta vez el tipo del extraño traje negro lanza un detonador termal en la Cámara del Consejo. Explota creando una gran confusión. Anakin poco a poco levanta la cabeza mostrando una siniestra sonrisa, la cual empieza a incomodar a los miembros del Consejo.

Mace: Esto... Concéntrate en tus sentimientos.
   


Ki-adi: Tus pensamientos se centran en tu madre.

Anakin: La echo de menos

Yoda: Miedo de perderla... creo.

Anakin: (enfadado) ¿Qué tiene que ver eso con todo lo demás?

Yoda: ¡Absolutamente todo! El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira... la ira al odio... el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti.

Anakin: (gira los ojos) Miedo, ira, odio, sufrimiento... Si, bueno a ver si os enteráis. Chicos estáis empezando a darme “miedo”... y a fastidiarme. “Odio” vuestras caras y espero que todos “sufráis y muráis”. (sale furioso de la habitación)

Yoda: (mira a Mace con aire de satisfacción) ¡Díjetelo! 
   


HABITACIONES DE PALPATINE


La Reina Amidala está mirando por la ventana acompañada por Jar Jar. Según va despareciendo el sol las luces de la ciudad se van encendiendo. Las doncellas están cerca de la puerta. Jar Jar siente la preocupación de la Reina.

Jar Jar: ¿Vosa crein vostro pueblo va a mori?

Amidala: ¿Eh? Oh, sí... eso (piensa para sus adentros: ¡Chico!, no puedo creer que haya perdido los dos pendientes)

Jar jar: ¿Gungans también plastados?

Amidala: Espero que sí... digo no.

Jar jar: Gungans no moren sin lucha. Nosa guerreros. Nosa grande jército. Por eso nons gustamos, misa creo.

Amidala: Podría darle una lista de motivos.

El Senador Palpatine y el Capitán Panaka entran en la habitación y se inclinan ante la Reina.

Panaka: ¡Alteza! ¡Han propuesto al Senador Palpatine par suceder a Valorum como Canciller Supremo.

Palpatine: Una sorpresa, la verdad, pero bien recibida. Majestad si resulto elegido os prometo poner fin a la corrupción... y compraros unos pendientes nuevos.

Amidala: ¿De qué tipo?

Palpatine: ¡Sólo los mejores diamantes para su Majestad!

Amidala: Bueno en tal caso, ¡buena suerte! ¿Qué otros candidatos hay?

Panaka: Bail Antilles de Alderaan y Ainlee Teem de Malastare.
  


Palpatine: Sé que nuestra situación hará que tengamos un elevado número de votos por simpatía. Seré el nuevo canciller.

Amidala: Me temo que para cuando controle a los burócratas, Senador, ya no quede nada de nuestro pueblo , ni de nuestra cultura, ni de nuestras minas de diamantes...

Palpatine: Comprendo vuestra preocupación Majestad. Por desgracia la Federación se ha apropiado de nuestro planeta.

Amidala: Senador. Este es su terreno. Yo debo de regresar al mío. He decidido volver a Naboo.

Palpatine: ¿Volver? Majestad, sed realista. Os obligaran a firmar el tratado.

Amidala: No firmaré ningún tratado Senador. Debo volver. No soporto la idea de que esos tíos babosos están revolviendo todas mis cosas. ¡Capitán!

Panaka: Si Alteza.

Amidala: Disponga mi nave.

Palpatine: Por favor,  quedaos. Aquí estaréis a salvo.

Amidala: Ahora tengo la certeza de que la República ya no funciona. Rezo para que devuelva usted la cordura y la compasión al Senado. Y a ver si puede encontrar mis pendientes.

Amidala y su séquito salen de la habitación. Palpatine tristemente observa como se va, entonces se acerca a un espejo, saca los pendientes del bolsillo y se los pone. El Senador empieza a posar con una sonrisa de satisfacción ante el espejo.


Parte 7: Volando, volando a Coruscant voy                Próxima entrega: El retorno del Jedi

No hay comentarios:

Publicar un comentario