Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

domingo, 29 de diciembre de 2013

Parte IX: El retorno del Jedi



CORUSCANT. TEMPLO JEDI
Es por la tarde. Anakin, Obi-Wan y Qui-Gon están ante los miembros del Consejo Jedi.
KI-ADI: La Fuerza es muy poderosa en él.
QUI-GON: ¿Será adiestrado?
Mace: No, no será adiestrado.
Qui-gon: (grita enfadado) ¿NO? ¿Estáis locos chicos?
Obi-Wan mira a lo lejos sonriendo.
Mace: Es mayor y muy maleducado, con un temperamento casi tan malo como el tuyo.
Qui-gon: (mira enfadado a Mace) ¿Qué temperamento? (trata de calmarse) ¡Oh, sí, eso! Estoy trabajando en ello ¿vale? (nervioso aclara la garganta) Sea como sea... Anakin es el elegido. Debéis percibirlo.
YODA: Hmmm. Nublado el futuro de este niño está.
QUI-GON: (enfadado grita otra vez) ¡Vale! Olvidadlo todo. Yo le adiestraré. Anakin será mi aprendiz padawan (pone las manos en los hombros de Anakin)
  


Obi-Wan está molesto.

YODA: Un aprendiz ya tienes Qui-Gon. Imposible tomar un segundo.

MACE: El código lo prohíbe. Y si no dejas de gritar voy a empezar a recitarte el código Jedi, y después te...

QUI-GON: (lo interrumpe nervioso, tratando de calmarse otra vez) Lo siento Maestro Jedi. Pero Obi-Wan está listo.

OBI-WAN: (confuso) ¿Quién? ¿Yo? (Qui-Gon lo mira) ¡Oh sí claro! Puedo afrontar las pruebas.

YODA: Nuestro parecer sobre quien está listo mantendremos.

QUI-GON: Es obstinado y algo repelente. Tiene mucho que aprender sobre el abuso de las drogas (mira a Obi-Wan que está abriendo el frasco del Prozac) Pero es capaz. Ya poco puede aprender de mí.

OBI-WAN: (se mete las pastillas en la boca y ve que Qui-Gon lo está observando) ¿Qué?

Qui-Gon se da la vuelta sacudiendo la cabeza.

YODA: El destino del joven Skywalker se decidirá mas tarde.

MACE: Qui-Gon ahora no es momento para estas gaitas. El Senado está votando un nuevo Canciller Supremo y la Reina Amidala vuelve a su hogar. Eso presionará a la Federación y podría agravarse.

KI-ADI: Y revelar al atacante de la Reina.

MACE: Ve con la Reina a Naboo y descubre la identidad de ese guerrero tenebroso. Esa es la clave que nos desvelará el misterio de los Sith.

YODA: Que la Fuerza te acompañe.

QUI-GON: (murmurando) Pues vale.

Obi-Wan, Qui-Gon y Anakin se van.
   

Coruscant. PLATAFORMA DE ATERRIZAJE DEL SENADO


Qui-Gon y Obi-Wan están charlando. A unos metros de distancia Anakin hace que está examinando a R2 mientras trata de escuchar la conversación de los Jedi. Pero los pitidos  y chirridos de R2 se lo ponen muy difícil.

OBI-WAN: No es descortesía Maestro. Esa es la verdad.

QUI-GON: Esa es tu opinión.

OBI-WAN: El chico es un mocoso putrefacto. Todos lo perciben, ¿por qué tú no?

QUI-GON: (enfadado) ¡No es un mocoso! Deberías avergonzarte Obi-Wan. Está claro que no te gusta el chico. Te comportas como si estuvieras celoso o algo así.

OBI-WAN: (desconcertado) ¿Celoso? Eso es ridículo. Yo, yo no me siento amenazado por ese pequeño... Además, estás pasando mucho tiempo con él. Tal vez debería darle este estúpido corte de pelo y mi capa e irme. (empieza a llorar) creí que querías que fuese tu aprendiz. Pero no, tan pronto me doy la vuelta me sustituyes (histérico) Me siento tan sucio, tan utilizado. ¡Solo otro nombre en tu lista de padawans! ¡Yo creí que significaba algo para ti! (saca un pañuelo  se suena sonoramente) Ahora me vas a tirar como este pañuelo sucio y usado. (tira el pañuelo por el borde de la plataforma, encima de los inocentes transeúntes que están en la calle de abajo) Tú lo quieres ¿verdad? (Qui-Gon empieza a asentir con la cabeza mientras mira disgustado a Obi-Wan) Vale, está bien (empieza a calmarse, sorbiendo los mocos) Lo entiendo. Cuando volvamos de Naboo seguiré mi camino.

QUI-GON: (indignado) ¿QUÉ? ¿Pero estás loco? El chico es mi HIJO.

OBI-WAN: (avergonzado y nervioso empieza a juguetear con su trenza) ¡Oh!... ¿De verdad? ¡Oh!... sí, ya lo sabía. Ambos os parecéis mucho... y tiene tu mismo mal genio.

QUI-GON: (levanta la mano para pegarle y Obi-Wan se cubre) ¿Qué genio? (señala a Obi-Wan). Escúchame bien. Es Consejo me reasignaría a un trabajo de despacho si supiesen que tengo un hijo al que cuidar. Así que si dices algo sobra Anakin yo...

OBI-WAN: ¿Me castigarías muy, muy severamente?

QUI-GON: (se da cuenta de que Obi-Wan se sonríe) Si, y tú no quieres eso ¿verdad? (cruza los brazos) Bueno a lo mejor hago otra cosa. Tal vez le diga a Yoda que te mande a, no sé... quizás... Tatooine. Allí te podrías pasar el resto de tus días como un viejo loco, vagabundeando por el desierto, cazando bandidos Tusken. Quien sabe, a lo mejor un día una princesa te pide ayuda. Si tienes suerte, podrás correr tu última aventura antes de que te frían y desaparezcas.

OBI-WAN: (aturdido empieza a reír nerviosamente) Oh Maestro ¡Que bromista eres! (para de reír cuando se da cuenta de que Qui-Gon no se ríe) Esto... Maestro, tu secreto está seguro conmigo.

QUI-GON: Bueno, por tu bien espero que sea así. Ahora embarca en la nave.
  


Obi-Wan se inclina y rápidamente entra en la nave Naboo seguido por R2. Anakin se acerca a Qui-Gon.

ANAKIN: Qui-Gon, Señor, yo no quiero ser un problema.

QUI-GON: No lo serás, Anakin. No me dejan entrenarte. De cualquier forma, Obi-Wan podría coger un berrinche si lo hago. Así que obsérvame y concéntrate. Ten muy presente que tu enfoque determinará tu realidad. Mantente junto a mí y estarás a salvo.

ANAKIN: Maestro, Señor.

QUI-GON: Y otra cosa. No me llames Maestro o Señor.

ANAKIN: (confuso) Bueno. Luego ¿cómo lo llamo?

QUI-GON: ¡Oh pues no sé!... Algo menos formal. Como... papá. Si, me gusta. Llámame papá de ahora en adelante, ¿vale? (acaricia la cabeza de Anakin)

ANAKIN: (con prudencia, pues piensa que a Qui-Gon se el está yendo la olla otra vez) Vaaale...papá. Mira, oí hablar a Yoda acerca de los midi-clorianos. He estado preguntándome ¿Qué son los midi-clorianos?

QUI-GON: Bueno hijo, los midi-clorianos son formas de vida microscópica que residen en todas las células vivas.

ANAKIN: ¿Y están dentro de mi?

QUI-GON: Dentro de tus células, sí. Estamos en simbiosis con ellos.

ANAKIN: ¿Simbiosis?

QUI-GON: Son formas de vida que viven juntas para beneficio mutuo. Sin los midi-clorianos la vida no existiría y tampoco conoceríamos la Fuerza. Ellos nos hablan continuamente, comunicándonos la voluntad de la Fuerza. Cuando sepas acallar tu mente oirás como te hablan

ANAKIN: (sonriendo) ¿De verdad te crees ese cuento chino?

QUI-GON: (sonríe con desprecio y mira a lo lejos) ¿Estás bromeando? Tengo que seguirles la corriente, por que de lo contrario pensarían que no mantengo el Juramento de Lealtad a la República.
   


Qui-Gon y Anakin comparten una extraña risa de padre e hijo. Qui-Gon continua sonriendo al chico mientras se acercan a la nave para embarcar.

El Capitán Panaka, dos docenas de soldados, guardias y oficiales caminan enérgicamente hacia la nave seguidos por la Reina Amidala, las doncellas y por último Jar Jar. Amidala y sus doncellas se paran ante Qui-Gon.

QUI-GON: Alteza, es un placer para nosotros serviros y protegeros.

AMIDALA: Sed pues bienvenido. El Senador Palpatine teme que la Federación quiera destruirme.

QUI-GON: No permitiremos que tal cosa ocurra.

Amidala, Qui-Gon y los otros entran en la nave seguidos por Jar Jar.

JAR JAR: ¡Nosa vamos casa!.

Mientras Jar Jar entra en la nave baila una especie de tonto “baile feliz” hasta que resbala y se cae de la rampa dándose un fuerte porrazo contra el suelo. Aturdido se levanta y entra tambaleándose en la nave que los llevará de vuelta a Naboo.
   


NABOO. THEED. PALACIO. SALA DEL TRONO


Nute y Rune están ante un holograma de Darth Sidious.

DARTH SIDIOUS: ¿El planeta está seguro?

NUTE: (mirando el holograma, perplejo) Estooo... Heeemos ocupaaado los últiiimos reeeeductos de fooormas priiimitiiivas de viiida. Ahooora teneeemos el cooontrol absoooluto de plaaaneta.

DARTH SIDIOUS: ¿Qué? Oh si, si. Bien, me ocuparé de que en el Senado todo continúe como está. Enviaré a mi aprendiz Darth Maul para que se una a vosotros.

NUTE: Sí, mi looord. (mira a Rune que también está confuso)

Sidious desaparece.

RUNE: ¿Así que ahora se pone pendientes?

NUTE: Si, y lo que es peor...Creo que me ha guiñado un ojo.
   


ESPACIO. CABINA DE LA NAVE NABOO


Anakin está al lado de Ric Olié señalando algunos botones e indicadores.

ANAKIN: ¿Y este?

RIC OLIÉ: Estos son los indicadores de proa.

ANAKIN: ¿Y esos controlan la inclinación?

RIC OLIÉ: Aprendes muy deprisa (pensando para sus adentros: ¡Vaya que crío más repelente! ¡No para de darme la lata con tantas preguntitas! ¡Bien podía ir molestar a otro!)



NAVE NABOO. HABITACIONES DE LA REINA


Las doncellas están detrás de Amidala mientras ella habla con Qui-Gon y el Capitán Panaka. Obi-Wan y Jar Jar observan.

PANAKA: En cuanto aterricemos la Federación os detendrá y os obligará a firmar el tratado.

QUI-GON: Así es. No se muy bien lo que pretendéis lograr con esto.

AMIDALA: Voy a recuperar mis cosas.

PANAKA: (mira preocupado a la Reina preguntándose si Bibble no estaría en lo cierto cuando la llamaba estúpida quinceañera) Estoo... Somos muy pocos Alteza y carecemos de un ejército.

QUI-GON: Y yo solo puedo protegeros. No puedo combatir por vos.

AMIDALA: Jar Jar Binks

Jar Jar mira a su alrededor confuso.

JAR-JAR: ¿Misa Alteza?

AMIDALA: (gira los ojos) ¿Quién si no? Necesito tu ayuda.
   

Cabina nave naboo

El crucero Naboo e acerca al exuberante planeta verde. Solo hay un destructor de la Federación en órbita. Obi-Wan y el Capitán Panaka lo señalan en la pantalla.

RIC OLIÉ: Tengo un destructor en mi pantalla.

OBI-WAN: Es una nave de control de droides.

PANAKA: Seguramente que nos han detectado.

OBI-WAN: Tenemos muy poco tiempo.
    


PANTANO NABOO


La nave Naboo ha aterrizado en el pantano Gungan. Las tropas descargan la nave mientras Obi-Wan se acerca a Qui-Gon.

OBI-WAN: Jar Jar va camino de la ciudad gungan, Maestro.

QUI-GON: Bien.

OBI-WAN: ¿Crees que la idea de la Reina funcionará? (Qui-Gon solo sonríe a Obi-Wan) Yo... Lamento mi comportamiento, Maestro. No suelo ser propenso a tener lloreras, como antes... bueno, mientras tomo mis medicinas. Y quiero volverte a decir que tu secreto está seguro. Y quiero darte las gracias por creer que ya estoy listo.

QUI-GON: (dubitativo) Esto sí... respecto a las pruebas Obi-Wan. No creo que estés preparado. Solo trataba de convencer a Windu. Has sido un buen aprendiz... bueno, la mayor parte del tiempo. Pero no aguantaría la respiración esperando a que te convirtieses en un Caballero.

Qui-Gon se va con aire satisfecho mientras Obi-Wan le echa la lengua esta vez también le levanta el dedo de una forma poco elegante. Qui-Gon se da la vuelta rápidamente pero Obi-Wan aún es más rápido  y hace que se está limpiando las uñas.
   


LAGO DEL PANTANO NABOO


Jar Jar sale del lago y camina hacia Panaka, Qui-Gon. La Reina Amidala, Padmé, las doncellas, Anakin, R2, cuatro pilotos, ocho guardias están al fondo cerca de la nave.

JAR JAR: Yi no hay nadie. Cuidad gungan están deserta. Parece lucha, misa creo.

OBI-WAN: ¿Les habrán llevado a los campos?

PANAKA: Seguro que les han aplastado.

JAR JAR: Misa eso no creo.

QUI-GON: ¿Sabes donde pueden estar?

JAR JAR: Cuando hay problemas gungans van a lugar sagrado. Misa vi llevo ayí. Vamos, vi llevo ayí.

El grupo sigue a Jar Jar por el pantano.
  


RUINAS DEL TEMPLO NABOO


Jar Jar, la Reina Amidala, Anakin, el Capitán Panaka, Qui-Gon, Obi-Wan, Padmé y el resto del grupo son encontrados por el capitán Tarpals que los lleva a un claro lleno de refugiados gungan. En el otro extremo están las ruinas de un gran templo con enormes cabezas talladas. El Jefe Nass y varios miembros del consejo, se suben a lo alto de una cabeza enterrada en sus tres cuartas partes.

TARPALS: Señoría, la Reina Amidala de lo Naboo.

JAR JAR: ¡Hola dola! Grande Jefe Nass, Señoría.

JEFE NASS: Jar Jar Binks ¿Cuienes son usos otros?

Amidala da un paso al frente.

AMIDALA: Soy la Reina Amidala de los Naboo. He venido en son de paz.

JEFE NASS: ¡Ah! Podroso Naboo. Bosa beis traído las mákinaks. Vosa todos bombad.

AMIDALA: (enfadada) ¿Qué? Hemos venido a veros por que queremos formar una alianza.

De repente Padmé da un paso al frente.

PADMÉ: Señoría.

JEFE NASS: ¿Cuinsa es esta?

PADMÉ: Soy la Reina Amidala. (señalando a la otra Reina) Este es mi señuelo,... mi protección, mi leal, aunque un poco maleducada guardaespaldas.
  


Anakin está atónito. Qui-Gon y Obi-Wan tratan de engañarse mutuamente con una mirada de que lo sabían, cuando lo cierto es que no tenían ni la menor idea de que Padmé era en realidad la Reina.

PADMÉ: Lamento el engaño, pero era necesario que me protegiera. Aunque no siempre hemos estado de acuerdo, Señoría, nuestras dos sociedades siempre han vivido en paz. La Federación ha destruido lo que con tanto esfuerzo construimos. Si no actuamos con rapidez, se perderá para siempre. Solicito que nos ayudéis. No, suplico que nos ayudéis. (se arrodilla ante el Jefe Nass) Somos vuestros humildes siervos. Nuestro destino está en vuestras manos.

Lentamente el Capitán Panaka, sus soldados, las doncellas, Anakin, Jar Jar y los Jedi se arrodillan ante el Consejo Gungan. Los gunganos están perplejos. Hay un desasosegado silencio mientras todos esperan que hable el Jefe Nass. Finalmente Nass empieza a reír.

JEFE NASS: ¡JAAA, JAAA, JAAA! Vosa no creien que vosa mejo que lo gungan. Misa gusta eso. Alo mejor nosa somon amigo. (sacude la cabeza con fuerza babeando a todos. Disgustados se limpian las babas) Ooops. Misa sente.
  


PALACIO NABOO. SALA DEL TRONO.
Nute, Rune y Darth Maul están frente a un holograma de Darth Sidious.
NUTE: Heeemos enviiiado patruuullas. Ya heeemos locaaalizaaado su naaave en el pantaaano. No lleeevará muuucho tieeempo mi Looord.
DARTH SIDIOUS: ¿Qué? Oh si, si. No esperaba esta jugada por parte de ella, la estúpida quinceañera. Es muy agresiva. Lord Maul, mucho cuidado. Se paciente. Deja que ellos den el primer paso.
DARTH MAUL: Sí mi Maestro (sonríe) ¡Ah! Y de paso... me encantan vuestros pendientes nuevos.
DARTH SIDIOUS: (sorprendido) ¿Qué? ¡Oh porras! (se saca los pendientes mientras el holograma se difumina)
   


LIMITE DEL PANTANO NABOO Y LAS PRADERAS


Un centinela gungan está sentado en lo alto de una antigua cabeza del templo, observando el horizonte con unos electrobinoculares. Ve algo y le grita a Anakin que está al pie de la estatua.

CENTINELA: Losa venen.

ANAKIN: De acuerdo... ¡Están aquí!

Anakin grita y corre hacia Padmé y los Jedi, los cuales están discutiendo el plan de batalla. Cuatro speeders se acercan al grupo. El Capitán Panaka y una docena o más de guardias y pilotos se unen al grupo. El Jefe Nass camina con Jar Jar  y pasa un brazo sobre sus hombros.

JEFE NASS: Tusa lasecho muy bien, Jar Jar. Nosa unido gungan con lo Naboo.

JAR JAR: (ruborizándose) ¡Oh no, no, no...!

JEFE NASS: Así que misa te nombro bombad General.

JAR JAR: ¿General? ¡Oh no!

Los ojos de jar Jar dan vueltas y su lengua cae mientras se desmaya. El Jefe Nass se aparta dejando que Jar Jar caiga al suelo y se de un porrazo. Entonces se ríe y va junto a Padmé y los otros.
   


PADMÉ: ¿Cuál es la situación?

PANAKA: Casi todo el mundo está en campos. Unos cientos de policías y guardias han organizado una resistencia clandestina. He traído conmigo a los líderes que he podido. El ejército de la Federación es mayor de lo que creíamos y mucho mas fuerte. Alteza es una batalla que jamás podríamos ganar.

PADMÉ: La batalla es un señuelo. Los gunganos deben de alejar el ejército droides de las ciudades. R2 (R2 proyecta un holograma de los planos del Palacio). Entraremos en la ciudad por los pasadizos secretos de la cascada. Una vez en la entrada principal, el Capitán Panaka urdirá una estrategia. Entonces entraremos en el palacio y capturaremos al Virrey. Sin el Virrey estarán perdidos y confusos.

Qui-Gon y Obi-Wan miran con interés.

QUI-GON: (dudando) Hmm... Bueno, el Virrey está bien protegido y...

PADMÉ: Que alguien me corrija si estoy equivocada, pero no recuerdo haber pedido vuestra opinión Maestro.

Qui-gon mira ferozmente a Padmé mientras Obi-Wan ríe entre dientes.

PANAKA: Lo difícil es llegar a la sala del trono. Una vez allí, en teoría, todo es fácil.

QUI-GON: (aún mirando a Padmé) Es posible que en esa acción señuelo mueran muchos gungan.

PADMÉ: ¿Vuelve a las andadas? (suspira) Mire, tenemos un plan que debería inmovilizar al ejército droide. Nuestros pilotos deberán destruir la nave de control de droides que está en la órbita.

QUI-GON: (con sarcasmo) ¡Buena suerte! La vais a necesitar... pues puede que las armas de vuestros pequeños e insignificantes cazas no atraviesen el escudo.

PADMÉ: ¿Qué? ¡Tío! Tienes una respuesta desalentadora y pesimista para cada cosa que digo (deja caer los brazos) Vale, de acuerdo. ¡Chicos! Nos olvidamos de esto y volvemos todos a casa. Aquí, el Maestro Jedi dice que no es seguro luchar con nuestros recursos. ¡Oh esperad! Acabo de recordar... Nos obligaron a irnos de nuestras casas. Bueno... creo que tendremos que reunir algo de valor y luchar.

Qui-Gon está furioso. Va hacia Obi-Wan que se ríe como un loco y le da un capón en la nuca. Entonces va hacia Padmé echando chispas.

QUI-GON: ¡De acuerdo Buffy! ¡Será mejor que tengas razón en esto! ¡Si resulto muerto, volveré para perseguirte! (se vuelve hacia Obi-Wan) ¡Y a ti también!

PADMÉ: (confusa) ¿Buffy? ¿Quién es Buffy?

OBI-WAN: (asustado) ¿Perseguirme?

Qui-Gon se da la vuelta y se aleja de ellos.
   
Parte 8: Un político nada corriente           Próxima y última parte: El juego ha acabado


No hay comentarios:

Publicar un comentario