Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

miércoles, 1 de enero de 2014

Parte X: El juego ha acabado



SALA DEL TRONO
Nute, Rune, Darth Maul y un holograma de Darth Sidious pasean por la sala del trono.
DARTH SIDIOUS: Es mucho más necia de lo que creía.
NUTE: Enviiiaremos trooopas para ataaacar a ese ejéeercito que se estáaa congreeegando juuunto al paaantano. Paaarece estaaar cooompueeesto de priiimitiiivos.
DARTH SIDIOUS: ¿Qué? Oh si, si. Bueno eso redundará en nuestro beneficio.
NUTE: Mi Looord. ¿Teeengo su aprooobación paaara prooocedeeer?
DARTH SIDIOUS: ¿Qué? Oh si, si ¡Aniquiladles a todos!
  


LAGO DEL PANTANO NABOO
El ejército gungan sale del pantano y se dirige hacia las colinas cubiertas de hierba. Cientos de guerreros gungan caminan hacia el horizonte. El capitán Tarpals ve los tanques de la Federación, murmura algunas obscenidades y ordena el alto. Los gungan se dispersan en una larga línea.
TARPALS: ¡Ativad l´escudo!
Un enorme rayo rojo sale de un generador e impacta en un enorme plato situado en la espalda de una enorme criatura parecida a un lagarto, un faamba, y cubre con una especie de paraguas a todos los guerreros. Los tanques de la Federación se acercan a una sierra y se detienen. El comandante droide mira al ejército gungan.
COMANDANTE: Deben de estar bromeando. ¡Abran fuego!
  


THEED. PLAZA PRINCIPAL

Padmé, Obi-Wan, Qui-Gon, Anakin y R2 entran sigilosamente en el hangar principal. Van seguidos por una veintena de guardias, pilotos y soldados de Naboo. Paran y Padmé usa un pequeño láser rojo para hacer señales a través de la plaza a Panaka, Rabé y una veintena de soldados. Ellos devuelven la señal. Qui-Gon se inclina sobre Anakin.
QUI-GON: Una vez dentro busca un lugar par esconderte y quédate allí.
ANAKIN: ¡Jo! Ya no soy...
QUI-GON: ¡No me contestes! No querrás que papaíto se enfade ¿verdad?
ANAKIN: No, “papá” (gira los ojos mientras Qui-Gon le acaricia la cabeza)
Los soldados droides se mueven por la plaza llena de tanques. Los soldados de Naboo abren fuego contra los droides de batalla. En el otro extremo de la plaza varios droides empiezan a devolver el fuego. Padmé y su grupo entran a toda prisa en el hangar.

THEED. HANGAR PRINCIPAL 

Las alarmas suenan mientras Padmé, los Jedi, Anakin y los soldados entran en el hangar. Droides de batalla empiezan a dispararles mientras ellos corren para cubrirse. Padmé y los Jedi destruyen varios droides. Qui-Gon le grita a Anakin  para que se cubra mientras Padmé les habla a sus pilotos. 


PADMÉ: ¡Cojan sus naves!
  


Los pilotos y sus unidades R2 se suben a los cazas Naboo que están en las bahías de embarque del hangar. Anakin trata de esconderse tras un enorme contenedor, pero este desaparece al ser alcanzado por  una descarga láser. Se sube a un caza y observa como continúa la batalla. La flota de Naboo deja el planeta y se dirige a la estación espacial. Al aproximarse docenas de cazas de la Federación salen de sus hangares y atacan.
  


Theed. Hangar PRINCIPAL

PADMÉ: (al Capitán Panaka) Creo que es Virrey está en la sala del trono.
PANAKA: (señalando a sus tropas) ¡Pelotón rojo, pelotón azul... Todo el mundo por aquí!
Se encaminan hacia la salida principal. En su camino pasan a Anakin quien se pone de pie en la cabina del caza y les grita.
ANAKIN: ¡Eh! ¡Esperadme!
QUI-GON: No Anakin. Quédate ahí ¿Qué te dijo papá?
ANAKIN: Pero yo...
QUI-GON: (enfadado, señala a Anakin) Muy bien jovencito. ¡Cuándo vuelva ya discutiremos cual va a ser tu castigo!
Van hacia la salida. De repente las puertas se abren y aparece Darth Maul interponiéndose en su camino, llevando unas gafas de sol rotas reparadas con cinta aislante. Panaka, Padmé y los soldados se quedan helados. Obi-Wan y Qui-Gon dan un paso al frente.
QUI-GON: (sonriendo) Esto es cosa nuestra.
PADMÉ: Daremos un rodeo.
   


Padmé y los demás se encaminan a una salida lateral.
QUI-GON: Ya veo que has encontrado tus gafas de sol. (señala a Maul) Ahora voy a terminar de darle la  lección a ese amenazante culito tuyo.
OBI-WAN: (extremadamente nervioso) Si tío, vamos a patear tu culito Sith.
DARTH MAUL: ¡Venga guapito de  cara! (poco a poco sonríe)
Darth Maul y los dos Jedi se sacan sus capas y encienden los sables. Ambos extremos del sable de Maul se encienden.
OBI-WAN: ¿Un sable de doble hoja? ¿Eso es legal?
DARTH MAUL: ¿Dos Jedi? ¿Eso es legal?
Los Jedi empiezan a pelear con el Sith, mientras en el otro extremo del hangar tres driodekas llegan rodando y se transforman a su posición de batalla. Anakin ve como los droides hacen fuego contra el grupo de Padmé.
ANAKIN: ¡Oh, no!
El fuego de los droides mantiene al grupo atrapado.
ANAKIN: ¡Tenemos que hacer algo R2!
R2 silba una respuesta. De pronto los sistemas de la nave se encienden y esta empieza a levitar. R2 sigue pitándole a Anakin.
ANAKIN: ¡Ya lo intento! ¡No sé donde está el disparador! (pulsa un botón y la nave empieza a girar hacia donde están los droidekas) ¡Oops! Ese no era. A lo mejor este... (se abre la guantera y una cajetilla de cigarrillos cae. Anakin rápidamente la coge y se la mete en el bolsillo después de mirar a su alrededor por si alguien lo ve) No, espera. ¡Aquí está! (pulsa un segundo botón y se cierra la cabina. Los láser empiezan a disparar destruyendo los droides mientras R2 silba de alegría) ¡Bieeen!
  


PADMÉ: ¡Adelante! (el grupo sale del hangar y va al palacio)
ANAKIN: (nerviosamente empieza a accionar varios interruptores mientras el caza empieza a salir del hangar) Está conectado el piloto automático. (se pone el casco mientras la nave sale del hangar disparada hacia el espacio) Intenta anularlo.
Mientras tanto los dos Jedi están enzarzados  en una fiera lucha con Darth Maul. Los movimientos del Sith son increíbles. Lucha con ambos Jedi al tiempo, dando vueltas en el aire, superándolos en cada giro, mientras trata de no perder sus gafas de sol. Entonces tira a Qui-Gon al suelo.
DARTH MAUL: Tus poderes son débiles ¡viejo!
  


QUI-GON: ¿Viejo? (enfurecido se levanta y se lanza contra Maul)
Cuando Qui-Gon vuelve a la lucha Obi-Wan es derribado. Después de decir entre dientes unas cuantas obscenidades, rápidamente se reúne con su Maestro. Ambos Jedi luchan contra Maul en el borde de una alta plataforma. Los Jedi se aproximan para liquidarlo.
OBI-WAN: (apuntando con el sable a Maul) ¡Ja, ja! Tu culito tatuado es mío.
El Sith sonríe y da un salto mortal hacia atrás yendo a aterrizar a otra plataforma. Los Jedi se miran uno al otro mudos de asombro. Entonces saltan tras Maul y el fiero combate prosigue.
   


CAZA NABOO. CABINA

ANAKIN: ¡Mira! Allí es donde nos lleva el piloto automático.
El caza de Anakin se dirige hacia la nave de control droide y él se encuentra en medio de una batalla espacial. Una nave explota detrás de él.
ANAKIN: ¡Que tensión! ¡Necesito un cigarrillo! (saca la cajetilla)
R2 empieza a pitar y dar graznidos a Anakin.
ANAKIN: ¿Quieres decir que provoca cáncer y enfisema? Los anuncios dicen que los cigarrillos son buenos y que hacen que las chicas se vuelvan locas por ti. (mira al frente y ve varias naves enemigas acercándose. Se aterroriza y tira los cigarrillos al suelo) ¡Oh porras! R2 desconecta el piloto automático para que podamos escapar.
R2 grita una respuesta.
ANAKIN: ¡Lo hiciste R2! ¡Vale, vámonos!
Mueve los controles hacia la izquierda y la nave responde girando hacia la izquierda. R2 pita y silba.
ANAKIN: ¿Qué vuelva? ¿Pero que crees que estoy tratando de hacer?
Un enemigo aparece ante sus ojos. Anakin aprieta los controles y en lugar de disparar, su caza acelera y rebasa a la nave enemiga. Ahora tiene la nave enemiga en su cola. Hace algunas maniobras evasivas.
ANAKIN: Haré unos trompos. Ese es un buen truco.
Anakin gira la nave mientras R2 pita, silba y chilla.
ANAKIN: ¡Ya sé que estamos en apuros! Y si no dejas de fastidiarme voy a lanzar tu oxidado culo al espacio. ¡Agárrate!
R2 pita una respuesta de disculpa. Luego Anakin mete la marcha atrás y la nave frena al momento. El caza enemigo lo rebasa y se estrella contra la estación espacial.
  


THEED. PALACIO. PASILLO

Padmé y los otros están inmovilizados por más droides de batalla. El capitán Panaka gira y con un disparo abre un agujero en uno de los grandes ventanales del pasillo.
PANAKA: ¡Vamos! (corre a través del pasillo con Padmé y unos cuantos soldados y saltan a una cornisa situada sobre la cascada)
PADMÉ: Un movimiento brillante Capitán. Desgraciadamente voy a tener que deducir de su paga la factura de la reparación del ventanal (da la espalda a Panaka)
Panaka sonríe y mira la cascada y después a Padmé. Entonces se da cuenta de que Rabé lo está mirando.
PANAKA: (a Rabé) Y tú ¿qué miras?
Rabé rápidamente se va. Entonces Panaka, Padmé y los otros lanzan unos pequeños garfios que se clavan en una cornisa situada cuatro pisos por encima de ellos. Activan el mecanismo de ascensión y unos finos cables que salen de las pistolas los remolcan muro arriba. Padmé y Panaka disparan para abrir la ventana. El grupo salta al pasillo y se dirigen hacia la sala del trono.
PADMÉ: Lo siento Capitán. Me temo que también tendrá que pagar esta última ventana.
PANAKA: Sí Majestad.
PADMÉ: Debo decirle Capitán que se está tomando con mucha calma estas deducciones de su paga.
PANAKA: Soy muy feliz de hacer cualquier cosa para servir a mi Reina. (disimuladamente sonríe y piensa para sus adentros: “Mal sabes tu que en Coruscant ya tengo otro trabajo como nuevo guardaespaldas de Palpatine)
   

THEED. POZO DEL GENERADOR DE ENERGÍA
El combate de espadas continúa en la pequeña pasarela que bordea el enorme pozo de energía. Darth Maul tira a Obi-Wan de una de las rampas y cae dos niveles más abajo gritando en un tono muy agudo.
QUI-GON: ¡Pero tú... ¡ (tira a Maul de la rampa enviándolo a la rampa que está un nivel por debajo, mientras las gafas del Sith caen al pozo.
DARTH MAUL: (viendo desde el borde de la rampa como desaparecen en el fondo del pozo) ¡Maldita sea! ¡Eran unas Ray Ban!
Qui-Gon salta tras él. El Sith rechaza al Maestro Jedi, después da una voltereta y escapa. Qui-Gon persigue al Sith a lo largo de la pasarela que va a desembocar a un pasillo. Obi-Wan salta a la pasarela y corre para alcanzarlos.
    

THEED. PASILLO

El Sith perseguido por Qui-Gon entra en un pasillo en el que hay varias puertas formadas por unos mortales rayos que se encienden y apagan alternativamente, dejando el paso libre solo durante algunos segundos. Darth Maul consigue atravesar todas las puertas antes de que se cierren. Qui-Gon queda separado de él por una puerta. Obi-Wan queda justo delante de la primera puerta. Debe esperar a que se vuelvan a abrir para cruzar el pasillo. El aprendiz se pone nervioso mientras espera a que se abran las puertas. Se toma un par de pastillas de Prozac. El Sith pasea y fuerza una siniestra sonrisa mientras mira aquí-Gon. De pronto Qui-Gon empieza a bizquear, pone una expresión boba y le echa la lengua a Maul que está sorprendido. El Sith comienza a mascullar algo muy grosero. El Jedi sonríe, entonces se arrodilla y medita.

PALACIO DE THEED. PASILLO DE LA SALA DEL TRONO
Padmé, el Capitán Panaka y los otros se aproximan a la entrada de la sala del trono, cuando de repente llegan dos droides rodando hasta delante de la puerta. Padmé se da la vuelta y ve aproximarse a otros dos, atrapándolos a ellos en medio.
PADMÉ: (desconcertada) ¡Estupendo! ¡Esto es estupendo! Ya estoy oyendo a Qui-Gon decir: “¡Ves, te lo dije. Este plan no podía funcionar!” Dejad las armas. Han ganado este asalto. (arrojan los blásters al suelo y enfadada da una patada contra el suelo) ¡Mierda!
   


THEED. GENERADOR DE ENERGÍA. PASILLO

Qui-Gon sigue meditando. La puerta se abre y Obi-Wan echa a correr hacia Qui-Gon y Darth Maul. Cuando la puerta que separa a Qui-Gon y Maul se abre, Qui-Gon se lanza a luchar con el Sith con una ferocidad nunca vista. Se mueven en una zona situada al final del pasillo llamada el pozo de fundición, una pequeña área ocupada en su mayor parte por un profundo agujero. Las puertas empiezan a cerrarse. Obi-Wan trata de llegar al pozo de fundición pero la última puerta se cierra. Él patina al detenerse y casi roza la puerta. Qui-Gon y Darth Maul luchan alrededor del pozo mientras un frustrado Obi-Wan observa. Después de que Qui-Gon bloquee uno de los ataques de Maul, momentáneamente se toma una pausa enfrentándose cara a cara.
QUI-GON: (mirando atentamente a Maul) ¡Chico! Estoy seguro de que eres el hijo feo de una cabra vieja.
Los ojos de Maul se abren de par en par a medida que se va enfadando. Después pilla a Qui-Gon con la guardia baja y rápidamente le golpea con la empuñadura de su sable en la barbilla y lo atraviesa con el sable. Qui-Gon cae desplomado en el suelo mientras Obi-Wan observa.
OBI-WAN: ¡¡NOOOO!!
  

THEED. SALA DEL TRONO

Padmé, el Capitán Panaka y los otros son llevados ante Nute y Rune.
NUTE: Vueeestra pequeeeña rebeeelión ha lleeegado a su fin Alteeeza. Ahooora firmaaad el trataaado y acaaabad con ese debaaate sin seeentido en el Seeenado.
PADMÉ: (confusa) ¿Qué?
Sabé, vestida como la Reina aparece en el umbral de la puerta con varios soldados.
SABÉ: ¡Virrey! (canturreando con tono de burla) ¡Su mamá es una salamandra!, ¡Su mamá es una salamandra!
   


Nute y Rune quedan desconcertados al ver aparecer una segunda Reina. Nute que está particularmente fastidiado por que hayan metido a su madre en el tinglado, grita a los guardias de la sala.
NUTE: ¡Cogedla! ¡Nadie habla así de mi mamá!
La mayor parte de los droides salen tras Sabé. Padmé se sienta en su trono e inmediatamente aprieta un botón que abre un panel en uno de los brazos del trono. Coge dos pistolas y llama a Panaka.
PADMÉ: ¡Capitán! (lanza una de las pistolas a Panaka y ambos disparan a los droides que aún permanecen en la sala)
PANAKA: (a sus hombres) ¡Bloquead las puertas!
Los hombres corren a la puerta y bloquean el panel de control. Los neimoidianos están confusos y asustados, sobre todo Nute.
PADMÉ: (con las manos en jarras, acercándose a Nute con una sonrisa en los labios) ¡El juego ha terminado Virrey! (mira los pies de Nute y ve que este último ha sufrido un pequeño “accidente”) ¡Oh no! ¡NO en el suelo de MI sala del trono! ¡Que asco!
Nute agacha la cabeza avergonzado.
    


CAZA NABOO
Mientras el escuadrón Naboo continua su ataque el caza de Anakin es alcanzado haciéndole dar varias vueltas de campana. R2 y Anakin gritan. Finalmente el chico recupera el control mientras la nave entra en el hangar de la estación espacial.
ANAKIN: ¡Lo estoy intentando! ¡Intento parar!
Anakin pisa los frenos y la nave derrapa parándose en la cubierta del hangar.
ANAKIN: ¡Todo se ha recalentado! ¡Todas las luces son rojas! ¡No es culpa mía!
R2 ve varios droides de batalla acercándose y pita frenéticamente.
ANAKIN: Esto no me gusta nada.
    


THEED. POZO DE FUNDICIÓN
 La puerta se abre y Obi-Wan carga contra el Sith y lo ataca de una forma despiadada. Con un poderoso golpe Obi-Wan parte el sable de Maul en dos y descubre que la “terrorífica arma” no eran más que dos simples sables unidos por la empuñadora con un trozo de cinta adhesiva. Mientras Maul cae al suelo por la fuerza del golpe Obi-Wan se ríe.
OBI-WAN: ¡Vaya baratija! ¿Dónde te lo compraste? ¿A un vendedor ambulante o en la Teletienda?
Alimentado por los insultos de Obi-Wan Maul se levanta del suelo lanzándose contra el Jedi con una de las mitades de su sable. Sin embargo Obi-Wan es mejor guerrero y lo supera en combate. En un bloqueo del Jedi a un golpe de Maul se paran momentáneamente enfrentándose cara a cara.
OBI-WAN: (mirando atentamente a Maul) ¡Demonios! Tú eres el hijo feo de una cabra vieja.
Fastidiado, Darth Maul usa la Fuerza par arrojar al Jedi al pozo de fundición. Obi-Wan consigue agarrarse a un saliente de una de las paredes del pozo aunque con dificultad. Maul le da una patada al sable del Jedi arrojándolo al pozo. Después se inclina para mirar a Obi-Wan con una sonrisa demoníaca.
DARTH MAUL: Apuesto algo a que  desearías besar mi feo culito cornudo antes que estar en el aprieto en que te encuentras ¡Guapito de cara!
Obi-Wan mira disgustado a Maul y piensa para sus adentros: ¡Chico! ¿Pero también tiene cuernos en el culo? ¡Lo que debe de gastar en cojines!
    


CAZA NABOO

Varios droides de batalla rodean la nave de Anakin mientras él ve como las luces del cuadro de mandos pasan del rojo al verde.
ANAKIN: ¡Ya tenemos energía! ¡Escudos activados!
Acciona un interruptor y el motor se enciende. Acciona otro y la nave flota. Anakin lanza una ráfaga de láser mientras la nave empieza a girar.
ANAKIN: ¡Tomad esto! ¡Y esto!
Aprieta un botón y lanza dos torpedos que no aciertan en los droides.
ANAKIN: ¡Oops!
Los dos torpedos atraviesan el pasillo y explotan dentro del reactor principal.
ANAKIN: (sarcásticamente hacia los que están viendo la peli) Ahora ¿A quién le extraña que haya ocurrido esto?
La nave de Anakin atraviesa el hangar golpeando a los droides. Sale del hangar justo en el momento en que la estación espacial explota.

PRADERAS DE NABOO

Los gungan han sido derrotados. Jar Jar y el Capitán Tarpals son apresados por los droides. De repente los droides empiezan a apagarse. Los gungan victorean al darse cuenta de que han ganado la batalla.
  


THEED. POZO DE FUNDICIÓN

El Sith sonríe mientras golpea el borde del pozo con su sable rociando a Obi-Wan con un montón de chispas.
OBI-WAN: ¡Hey! ¡Déjalo ya, chico cabra!
Maul ríe mientras continua rociando a Obi-Wan.
OBI-WAN: ¡Ya está bien de historias!
De repente Obi-Wan da un salto y sale del pozo, atrae el sable de Qui-Gon con la Fuerza cogiendo a Darth Maul desprevenido. El joven Jedi da un giro y corta en dos al Sith. Maul cae en el pozo de fundición rebanadito como un bocata. Obi-Wan corre hacia Qui-Gon que se está muriendo. Coge la cabeza de Qui-Gon entre sus brazos.
OBI-WAN: ¡Maestro!
QUI-GON: ¿Por... por qué has tardado tanto?
OBI-WAN: ¿QUÉ?
QUI-GON: Yo ya había cansado al Sith ¿Por qué te ha llevado tanto tiempo acabar con el?
OBI-WAN: (desconcertado) Mira acabe con él ¿no? Además, yo no soy el que está tirado en el suelo muriéndose.
QUI-GON: (enfadado agarra a Obi-Wan por los colares) Puede que sea el que se está muriendo... Pero TÚ eres al que voy a perseguir cuando muera.
OBI-WAN: (asustado) ¿Qué? ¡Oh Maestro por favor! ¡Haré cualquier cosa que me pidas, pero por favor no vuelvas a perseguirme!
QUI-GON: Está bien pues. Promete, prométeme que adiestraras al niño.
OBI-WAN: Si Maestro... cualquier cosa que me pidas.
QUI-GON: Quiero decir... ¡O adiestras al niño o... ! (empieza a toser, luego suelta el cuello de Obi-Wan y muere)
OBI-WAN: (mira atentamente a Qui-Gon asegurándose que ha muerto. Después se enfada y le suelta la cabeza) ¡Vas listo si piensas que voy a adiestrar a ese mocoso tuyo!
El aprendiz le echa la lengua, se levanta y se va. De repente la otra mitad del sable roto de Maul se enciende y se lanza hacia él. Obi-Wan salta y lo esquiva a tiempo y el sable se estrella contra la pared. Aterrorizado mira a Qui-Gon, se da la vuelta y sale corriendo.
   


PATIO DEL HANGAR PRINCIPAL

El enorme crucero del Canciller Supremo aterriza en el patio del hangar principal. El Capitán Panaka y varios soldados escoltan a Nute Gunray y a Rune Haako. Obi-Wan, la Reina y sus doncellas están delante de los neimoidianos.
AMIDALA: Ahora Virrey tendrá que volver al Senado y explicar todo esto. ¡Ah! Y recibirá la factura por la limpieza de MI suelo.
PANAKA: Creo que puede darle un beso de despedida a su franquicia comercial.
La rampa principal del crucero se baja, mientras el Capitán Panaka conduce al Virrey y Rune hacia la nave por la rampa, el Canciller guiña un ojo a Panaka cuando pasa. Panaka asiente con la cabeza y le devuelve una sonrisa. Palpatine se detiene ante Obi-Wan y Anakin.
PALPATINE: Estamos en deuda con usted por su valentía Obi-Wan Kenobi. En cuanto a ti joven Skywalker seguiremos tu carrera con gran interés.
Anakin mira al bolsillo donde estaban los pendientes robados de la Reina y lanza una siniestra sonrisa a Palpatine, que nerviosamente sonríe. El Canciller precipitadamente se da la vuelta y se dirige hacia la Reina aún sonriendo.
AMIDALA: ¡Enhorabuena por su elección Canciller! ¿Dónde están mis pendientes nuevos?
PALPATINE: ¡Oh si, si. Siento deciros que no los he traído esta vez... (se da cuenta de que la Reina deja de sonreír) El... joyero le está dando los últimos retoques a su obra maestra. Os aseguro que pronto tendréis lo pendientes para que los guardéis para siempre.
AMIDALA: Eso espero. Odiaría tener que decir que no sois un hombre de palabra Canciller (satisfecha da la vuelta y se va)
PALPATINE: Desde luego Majestad  (piensa para sus adentros “Que atrevida es al amenazarme esa estúpida quinceañera. Pero espera. Haré que te arrepientas del día en que te cruzaste en mi camino... tú y ese pequeño mocoso Skywalker”)
  


SALA DE LA TORRE. PALACIO DE THEED

El sol se refleja en las ventanas de la sala con un ángulo bajo. Es casi el atardecer. Yoda se pasea ante Obi-Wan que está arrodillado en el centro de la habitación.
YODA: El grado de Caballero Jedi el Consejo te confiere. Pero de acuerdo con que tomes a ese muchacho como aprendiz Padawan yo no estoy.
OBI-WAN: Bueno tío, yo creo que...
YODA: ¿QUÉ? ¿Piensas tu que ser un Caballero Jedi derecho te da a hablarme como quieras?
OBI-WAN: (envalentonado) De hecho, lo hago. Y voy a adiestrar al chico de Qui-Gon. Aún con la desaprobación del Consejo lo haré.
YODA: ¿Qué? ¿Qué quieres tú decir con el “chico de Qui-Gon”? hijos Qui-Gon no tenía. Casado no estaba.
OBI-WAN: ¡Caramba! ¿Desde cuando un Jedi tiene que estar casado para tener un hijo?
YODA: (enfadado) Desde el principio de los Jedi. Escrito está: Con honor se hará... Con matrimonio se hará... con una novia escogida se hará... con...
OBI-WAN: ¡Con un lío de una sola noche se hizo! Tío se realista. Te guste o no los Jedi no son siempre tan perfectos como desearías...
Yoda en total desacuerdo empieza a cantar a voz en grito la vieja Canción de Lucha de la Academia Jedi ahogando la voz  de Obi-Wan. Este irritado se va, por que Yoda canta aún peor que Jar Jar.
  

THEED. PLAZA CENTRAL. TEMPLO FUNERARIO

El cuerpo de Qui-Gon se quema ante la presencia del Consejo Jedi, Obi-Wan, Anakin, la Reina, Sio Bibble, el Capitán Panaka, Jar Jar, el Jefe Nass, Palpatine, varios guardias y gunganos. Anakin se vuelve hacia Obi-Wan.
ANAKIN: ¿Qué será de mi ahora?
OBI-WAN: El Consejo me ha permitido adiestrarte (arrogantemente) Mira, ahora soy tu maestro chico. Pásate de la raya una sola vez y te sacudiré en el culo tan fuerte que...
De pronto un pequeño trozo de tela flota desde el cuerpo de Qui-Gon hasta la capucha de Obi-Wan. Este da un salto cuando la llama prende fuego en la capucha. Se golpea la cabeza para apagar el fuego. Perplejo y asustado el Jedi mira hacia Qui-Gon y después a Anakin que le sonríe de forma misteriosa.
OBI-WAN: (nervioso) Esto... yo... Anakin no te preocupes... Te convertirás en un Jedi, te lo prometo.
Ambos se giran y miran a Qui-Gon mientras Obi-Wan sigue frotándose la coronilla. En el otro lado de la cámara Mace Windu se vuelve hacia Yoda.
MACE: No cabe duda, el misterioso guerrero era un Sith.
YODA: Siempre dos están... ni mas... ni menos. Un maestro y un aprendiz.
MACE: ¿Quién ha sido destruido? ¿El maestro o el aprendiz?
Ambos se intercambian una mirada preocupada mientras alguien habla detrás de ellos.
PANAKA: ¡Shhhh! Vosotros dos ¡A callarse! Que esto no es ninguna tertulia, es un funeral.
 


THEED. PLAZA CENTRAL

Al día siguiente hay un gran desfile par celebrar la victoria. La multitud vitorea. La Reina Amidala está de pie delante del palacio. Al lado del Canciller Supremo Palpatine, el gobernador Sio Bibble y el Consejo Jedi. Anakin vestido como un aprendiz Jedi y Obi-Wan observan desde un lado. Encabezando el desfile va el Jefe Nass. Jar Jar y el Capitán Tarpals se paran ante la Reina. Nass sube la escalinata y va al lado de la Reina. Ella le entrega el Globo de la Paz. Él lo sostiene en alto.
JEFE NASS: ¡¡PAZ!!
Todo el mundo vitorea. La Reina mira y sonríe a Anakin que le guiña un ojo y le tira un beso. Amidala salta enfrente de Sio Bibble haciendo que atrapa el beso invisible. Bibble frunce el ceño mientras murmulla “estúpida quinceañera”. Todo el mundo es feliz, excepto el gobernador.
  


Parte 9: El retorno del Jedi

No hay comentarios:

Publicar un comentario