Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

domingo, 8 de diciembre de 2013

Parte II: Grande cacá



PANTANOS DE NABOO
 
Varias naves de aterrizaje descienden lentamente a través de las nubes que cubren el planeta. Una tras otra las Naves de guerra de la Federación de Comercio aterrizan en el brumoso pantano. Transportes de tropas (MTT´s) salen de las naves de aterrizaje. La fuerza de invasión droide empieza a avanzar por el pantano. Un droide de batalla en su tanque observa un pequeño holograma de Rune y Nute.
DROIDE DE BATALLA: Sí, Virrey.
RUNE: Capitán, hemos registrado la nave y no hay rastro de los Jedi. Tal vez hayan subido a una de tus aeronaves.
DROIDE DE BATALLA:  Si están aquí les encontraremos.
NUTE: Tened prudencia, no se debe subestimar a esos Jedi.     
  


Mientras Qui-Gon corre a través del extraño paisaje viendo de reojo los monstruosos transportes de tropas que emergen a través de la niebla. Los animales empiezan a huir presas del pánico. Una extraña criatura parecida a una rana, un gungano llamado Jar Jar Binks levanta la vista y ve como Qui-Gon y las otras criaturas corren despavoridas hacia él. Uno de los enormes MTT  avanza hacia el Jedi como un tanque. Jar Jar queda aterrorizado.

JAR JAR: ¡¡OH NOOOO!!

QUI-GON: (tratando de ahuyentar a la criatura de su camino) ¡Quítate de ahí idiota!

JAR JAR: (confuso se agarra a Qui-Gon) ¡AHH! ¡Ayuda misa! ¡Salva misa!

QUI-GON: ¡Lárgate anormal! ¡Oh no importa...PATO! 
Qui-Gon y Jar Jar caen al suelo. El transporte pasa por encima de ellos.
Qui-Gon y Jar Jar permanecen en el suelo y poco a poco se levantan viendo como la máquina de guerra desaparece entre la niebla. 
  


Jar Jar se agarra a Qui-Gon y lo abraza.
JAR JAR: ¡Oh mui mui te quero! (la criatura besuquea al Jedi)
QUI-GON: (enfadado desenvaina su sable) ¡No vuelvas a hacer eso o te asesino, mari...! ¿Eres un descerebrado? ¡Casi nos matan por tu culpa!
JAR JAR: Yo apio.
QUI-GON: La capacidad de hablar no te hace inteligente. Belén Esteban ya ha demostrado eso. Y ahora, ¡largo de aquí!. (Qui-Gon empieza a caminar y Jar Jar lo sigue)
JAR JAR: ¡No! Misa quedo. Misa tuyo humilde siervo.
QUI-GON: (mira a Jar Jar de arriba abajo disgustado). No es necesario.
JAR JAR: ¡Oh pero así es! Es mandado de dioses. Es duda de vida. Misa digo Ja Ja Binksss.
A lo lejos dos STAP´s surgen de la niebla a gran velocidad persiguiendo a Obi-Wan.
QUI-GON: ¿Qué? Mira no tengo tiempo para esto.
JAR JAR: ¿Dices qué?
Los dos STAP´s se acercan a Obi-Wan.
JAR JAR: ¡Oh no, nosa vamo moríii!
  


Los dos soldados disparan varias ráfagas de láser a Obi-Wan. Qui-Gon desvía los disparos devolviéndoselo al STAP y lo destruye. Obi-Wan está exhausto y trata de recuperar el aliento.

OBI-WAN: ¡Fiuu! ¡Gracias chico!

QUI-GON: ¿Qué pasó?

OBI-WAN:  El agua entró en mi sable, se desconectó. ¡No fue culpa mia!

QUI-GON: Vamos a ver. Te olvidaste de apagarlo otra vez ¿verdad?

OBI-WAN: (agachando la cabeza) Lo siento Maestro.

QUI-GON: (suspira y le da la espalda a Obi-Wan) Le llevará un buen rato recargarse, pero esta es una lección que espero hayas aprendido mi joven padawan. ¿Sabes? A mí NUNCA me ocurrió esto cuando era un aprendiz.

OBI-WAN: Sí, Maestro. (Le saca la lengua y empieza a hacerle muecas a Qui-Gon, el cual repentinamente se vuelve y lo mira con desconfianza. Obi-Wan rápidamente sonríe y nerviosamente se vuelve hacia Jar Jar). ¡Eh! ¡Oh! ¿Qué demonios es esto?

QUI-GON: (mirando aún con desconfianza a Obi-Wan convencido de que le estaba haciendo muecas cuando no lo miraba) Un nativo. Vámonos antes de que vuelvan muchos más de esos droides.
    


JAR JAR: ¿Mocho? ¿Mocho má has dicho?

OBI-WAN: ¿Qué? ¿Qué acabas de llamarme bicho?

QUI-GON: (a Obi-Wan) No le hagas caso. Solo es un estúpido. Venga vámonos.

Los Jedi empiezan a correr. Jar Jar trata de mantener el paso.

JAR JAR : Disculpa, pero mocho ma seguro sería Otho Gunga. Es donde misa crié. E una ciudad oculta.

Todos paran.

QUI-GON: ¿Una ciudad? (Jar Jar asiente con la cabeza) ¿Nos llevas allí?

JAR JAR: Ah bueno... en pensando bien... no, no la verdad no.

QUI-GON: (desenvaina el sable y va hacia donde está Jar Jar) ¿No?

JAR JAR: Es vergonzoso, pero misa temo mi sido desterrado. Mi olvidado, los jefes harían cosas a mi terribles si mi vuelve nayí.

El sonido de las grandes armas de fuego se oye a lo lejos.

QUI-GON:  ¿Oyes eso?

JAR JAR: ( Levanta una de sus orejas y escucha) Si.

QUI-GON : Es el sonido de un millar de cosas terribles que vienen hacia aquí... (y empieza a blandir el sable delante de la cara de Jar Jar). Pero ESO palidece en comparación con un minuto a solas conmigo... y este sable.

OBI-WAN:  (mirando a Qui-Gon) ¡Oh Maestro! ¡Me encanta cuando hablas así!

QUI-GON: (susurrando a Obi-Wan) ¡Más tarde!

OBI-WAN: (dando vueltas alrededor de Jar Jar) Si nos encontraran, nos aplastarían, nos triturarían en pedacitos y nos enviarían a los tres al olvido. JAR JAR: ( aún con el sable en sus narices) ¡Ahh! Tuyo argumento captado. ¡Por acuí! ¡Rápido¡ (se da la vuelta y entra corriendo en el pantano seguido por los Jedi)
  


Qui-Gon, Obi-Wan y Jar Jar se acercan a un lóbrego lago y Jar Jar trata de recobrar el aliento.
QUI-GON: ¿Cuánto falta?
JAR JAR: Nosa vamo bajo l´agua.¿Vale, vale?
Qui-Gon y Obi-Wan sacan una pequeña cápsula de su cinturón de herramientas que se transforman en máscaras de respiración.
QUI-GON: (entrando en el agua antes que Obi-Wan) Y esta vez no te olvides de apagar el sable.
OBI-WAN: ( hace muecas y le saca la lengua a Qui-Gon) Sí, Maestro.
QUI-GON: (se da la vuelta rápidamente tratando de pillar a Obi-Wan, pero se lo encuentra sonriendo. Da la vuelta y dice entre dientes) Voy a cazar a este pequeño macaco uno de estos días.
JAR JAR: ¡Ah! Mi advierto. Gungans no gustan forasteros. Así que no esperéis una calda bienvenida.
OBI-WAN: Descuida hoy no ha sido un día de cálidas bienvenidas.
Qui-Gon ignora a Obi-Wan y se mete bajo el agua. Jar Jar salta, da un doble salto mortal con un giro y cae en el agua. Obi-Wan va tras él.  

LAGO NABOO. BAJO EL AGUA  
Qui-Gon y Obi-Wan nadan tras Jar Jar que está como pez en el agua. Se sumergen en las oscuras profundidades. A lo lejos se distingue el brillo de Otho Gunga, una ciudad submarina formada por grandes burbujas. Se acercan a una de las extrañas estructuras. Jar Jar cruza mágicamente una de las membranas de la burbuja  que se sella tras él. Obi-Wan y Qui-Gon lo siguen.
   


PLAZA DE OTHO GUNGA

Los gunganos que están en la plaza se dispersan cuando ven a los Jedi. Cuatro guardias armados con largas varas electrónicas montados en los bípedos Kaadu entran en la plaza. Los guardias liderados por el capitán Tarpals apuntan con sus letales varas al chorreante trío.

JAR JAR: ¡Ola dale que dale captán Tarpals! ¡Misa vuelto!

TARPALS: No ahora Jar Jar. Tusa van a los jefes. Tusa na grande cacá esta vez.

OBI-WAN: (mirando a su alrededor susurra a Qui-Gon) ¡Chico! Todo este sitio está lleno de esos cara de rana que hablan sin sentido y con esos extravagantes pantalones de pata de elefante.

Uno de los guardas le da a Jar Jar una pequeña descarga con su vara. Jar Jar salta y se aparta.
JAR JAR: ¡Que bruto! 
  


GRAN SALÓN DE LA TORRE ALTA DE OTHO GUNGA

El Gran Salón de los Jefes tiene por paredes burbujas alrededor de las cuales nadan un gran número de pequeños peces luminosos, como pequeñas estrellas bailando. Un gran banco circular ocupado por los oficiales gunganos domina el salón. Obi-Wan y Qui-Gon están de pie enfrente del Jefe Nass que está sentado en un trono más alto que los demás.

JEFE NASS: Vosa no puen está cui. Ese ejercito maquinars tusa dices es nueva cantinela.

QUI-GON: (confuso) ¿Eh? Pues sí. Mire un ejercito de droides está a punto de atacar a los Naboo. Debemos avisarles.

JEFE NASS: ¡A nosa no gusta lo Naboo! Lo Naboo creen muy listos, creen suyo cerebro mu grande.

OBI-WAN: (susurrando a Qui-Gon) Bueno, los cerebros de rana no son los mejores para razonar con ellos.

JEFE NASS: ¿Qué dices? ¡Apia tú!

OBI-WAN: Decía que en cuanto los droides controlen la superficie os controlarán a vosotros.

JEFE NASS: Misa no cree eso. Misa no pue palicar con lo Naboo y no palicar con forasteros. Esos makinars no veni acui. Losa no saben de nosa.

OBI-WAN: (girando los ojos, parece impaciente) Como quieras. Mira, vosotros y los Naboo formáis un círculo simbiótico. Lo que le ocurra a uno de vosotros le afectará a los otros. Entiéndelo. ¡Tío! ¡A lo mejor hay un pequeño cerebro trabajando ahí dentro!

JEFE NASS: (enfadado) ¿Cué?

OBI-WAN:  (mira hacia el suelo sacudiendo la cabeza) Nada. Olvídalo.

JEFE NASS: ¡Vale pue! Nosa no sabemos de vosa forasteros y nosa no importa la vida de lo Naboo.

QUI-GON: Bueno, creo que estamos haciéndote perder el tiempo. Suéltanos enseguida.

JEFE NASS: Nosa soltaros enseguida.

QUI-GON: ¿Podríamos usar un transporte?

JEFE NASS: Nosa tusa daremos una bongo. Lo máximo rápido camino a lo Naboo e atravesar el planeta lo núcleo. Ahora marchad.  
QUI-GON: (inclinándose) Gracias por todo. Nos vamos en paz. (a Obi-Wan) Vámonos de aquí este jefe está empezando a fastidiarme.
  


Qui-Gon y Obi-Wan empiezan a andar.

OBI-WAN: Maestro, ¿Qué es un bongo? Es aquel chisme ilegal para fumar que usabas en los 70 cuando tú estabas...

QUI-GON: (lo interrumpe nervioso) Bueno, eh. Es un... transporte. Espero.

Los Jedi se dan cuenta de que Jar Jar está encadenado a un lado, esperando oír el veredicto. Qui-Gon para. Jar Jar lo mira con cara de cordero degollado.

JAR JAR: Te tenden una trampa. Atravesar lo núcleo planeta malo asunto.

QUI-GON: (atusándose la barba) ¿No me digas?

JAR JAR: ¡Ahh! Un poco de ayuda sería bien.

OBI-WAN: ¡Oh no! ¡Maestro por favor! No vamos a cargar con él

QUI-GON: (susurrando a Obi-Wan) Podríamos necesitar algún “cebo para tiburones” si nos metemos en un lío.

Obi-Wan guiña un ojo y hace una seña con la cabeza a Qui-Gon.

QUI-GON: (al Jefe Nass) Necesitaremos un navegante que nos guíe a través del núcleo del planeta. Este gungano podría servirnos de ayuda. ¿Qué le ocurrirá?

JEFE NASS: Binks ha rotos ley de novolver. Losa será castigado.

QUI-GON: (mirando ferozmente a Jar Jar) Sí, debe de ser castigado...castigado de forma muy, muy severa. (Vuelve a mirar al Jefe Nass) Pero él ha sido de gran ayuda para nosotros.

JEFE NASS: Hummm.... Nosa golpearemos hasta morir.

Jar Jar suspira y empieza a temblar

OBI-WAN: (le susurra a Qui-Gon) ¿Estás seguro de que no sería mejor quedarnos y ver el espectáculo?

QUI-GON: (susurrando) Es tentador, pero quizás necesitemos “cebo para tiburones”.(Al Jefe Nass) Aún necesitamos un navegante que nos lleve a través del núcleo del planeta. Yo le he salvado la vida a Jar Jar. Tiene conmigo lo que llamáis una deuda de vida.

JEFE NASS: Binks ¿Tusa tenen debovida con estos losa?.

Jar Jar asiente con la cabeza y se acerca a los Jedi.

QUI-GON: (camina hacia Nass) Vuestros dioses demandan que ahora su vida me pertenezca.

JEFE NASS: (trastornado, empieza a sacudir violentamente la cabeza y a babearlo todo, incluso a Qui-Gon). Losa vida e tusa forastero. Veten con losa.

QUI-GON: (disgustado mira las babas sobre su capa) ¡Guarro! ¿Qué te pasa? ¿Estás enfermo o qué?

JEFE NASS: (avergonzado) ¡Ohhh! Misa lo siente. Alergia ¿Sabes?

QUI-GON: (va hacia Nass saca un pañuelo del bolsillo del jefe  y se limpia las babas de su capa mientras le lanza una mirada asesina a Nass y se marcha). ¡Que asco! (va hacia Obi-Wan y Jar Jar) ¡Vámonos! ¡Alejémonos de este pozo de babas! 
El Jefe Nass agacha la cabeza todavía avergonzado.  
   


FUERA DE OTHO GUNGA. EN EL BONGO

 El bongo, un extraño y pequeño submarino se aleja de la cuidad gungana dejando atrás el brillo del asentamiento. Obi-Wan está en el asiento del piloto mientras Jar Jar trata de pilotar la nave.

JAR JAR: ¡Esto es locura!

OBI-WAN: (enfadado, clava la mirada en Jar Jar) ¡Que forma de vida más patética eres! (empuja los controles hacia Jar Jar) Aquí tienes. Pilota.

JAR JAR: (sorprendido pero tratando de actuar normalmente) Vale, vale. Estos tá chupao. Misa piloto bongo desde pequeño chisco.

QUI-GON: Pues tú dirás. Eres el piloto. 
JAR JAR : (nervioso) ¡Oh si, si!... Deja vé... solo necesito apetá botón y ...

Jar Jar aprieta un botón que enciende la radio. Se empieza a sentir un poco envalentonado pues es una de esas raras ocasiones en las que ha apretado un botón sin causar ningún estropicio. Empieza a cantar, lo cual no da hecho, de modo que Obi-Wan lo hace callar tratando de entablar conversación.

OBI-WAN: Esto... ¿Por qué fuiste desterrado?

JAR JAR: Es una larga historia.

OBI-WAN: ¡Oh no! (sube le volumen de la radio).

JAR JAR: ...Pero una parte de eso seria misa... oh... ahh... torpe. 
OBI-WAN: (apaga la radio) Te desterraron por torpe. ¡Hombre eso si que es gracioso! (y se empieza a reír). 
  


Mientras el pequeño submarino se interna en el núcleo del planeta una enorme figura empieza a perseguirlos.
JAR JAR: (ignorando a Obi-Wan que aún sigue riéndose) Misa a lo mejo provoque uno o dosa pequeño asidentes...digamos cuepoté  lo gaser, choqué heybibbler de Jefe... y desterrao.
De repente se oye un pequeño golpe y la nave cabecea hacia un lado. Qui-Gon mira alrededor y ve un enorme Opee, asesino marino, que los ha atrapado con su larga lengua pegajosa.
QUI-GON: (se da la vuelta mirando fijamente a Jar Jar) ¡Es el momento del “cebo para tiburón”
JAR JAR: (aterrorizado se da cuenta de lo que quiere decir) ¡Uh! Tusa sabe si tusa tiras mis fuera lo bongo mui, mui instable y lleno d´agua. ¡Tusa morirás!
OBI-WAN: (frustrado) Está haciendo un buen razonamiento Maestro. (le quita los controles a Jar Jar) ¡Dame eso!
Obi-Wan toma los controles justo en el momento en el que un Sando, un monstruo acuático, ataca al Opee el cual suelta la submarino. Mientras el submarino escapa ven las enormes mandíbulas del Sando mascando al infortunado Opee asesino. Las luces del diminuto submarino empiezan a fluctuar mientras profundizan en el núcleo del planeta.
JAR JAR: ¡Nosa libres!
QUI-GON: (sonriendo a Obi-Wan y Jar Jar) ¡Siempre hay un pez más grande!  
  


NAVE DE LA FEDERACIÓN. PUENTE
Nute y Rune se encuentran ante un holograma de Darth Sidious, cuya cara está oculta por la capucha de una larga túnica. Él es el diabólico cerebro que está tras la invasión de Naboo.
NUTE: La invaaasión siiigue su cuuurso Mi Looord.
DARTH SIDIOUS: ¿Qué? ¡Oh si, si! Bien. Tengo al Senado empantanado con trampas. No tendrán mas remedio que aceptar nuestro control del sistema.
NUTE: La Reeeina cooonfía cieeegameeente en que el Seeenado la seeecundará.
DARTH SIDIOUS: ¿Qué? ¡Oh! Sí, sí. La Reina Amidala es joven e ingenua, la estúpida quinceañera. Comprobareis que no resulta difícil controlarla. Lo habéis hecho bien Virrey
NUTE: Graaacias Mi Looord.
DARTH SIDIOUS: Sabes, es una gran cosa poder utilizar los poderes de lado oscuro para entender lo que dices. De otra forma ya te habría destruido hace tiempo. Que tengáis un buen día.(el holograma se desvanece)
RUNE: ¿Qué? ¿Eso fue una amenaza?  
NUTE: ¿Oh eso? No olvídalo. A veces tiene esos extraños arrebatos de sentido del humor. Es realmente un chico muy agradable cuando lo conoces. Y un excelente jugador de mus.  
   


CABINA DEL BONGO
Saltan chispas y el agua lentamente se está filtrando en el interior. Las luces del diminuto submarino parpadean y acaban apagándose cuando el suministro de energía se debilita.
OBI-WAN: (ajustando los controles) Perdemos energía. (empieza a trabajar con los cables que chisporrotean, mientras Jar Jar empieza a aterrorizarse)
JAR JAR: ¡Nosa moriremos cui! ¡Nosa vamos morir!
QUI-GON: Calma Jar Jar. Aun no estamos en apuros.
JAR JAR: ¿Cómo un no? Monstros i fuera. Dozenas cui, nosa undendo i sin energía. ¿CUÁNDO TUSA CRE NOSA TAREMO NA PURO?
QUI-GON: Jar Jar si no dejas de comportarte como Prissy la criada negra de “Lo que el viento se llevó” voy a empezar a utilizar ciertas partes de tu cuerpo para taponar las vías de agua de esta cabina.
Jar Jar se tapa la boca fuertemente apagando sus gritos.
OBI-WAN: Tenemos de nuevo energía.
Las luces parpadean de nuevo mostrando un feo pez garra Colo justo delante de ellos.
JAR JAR: (señalando a la ventana) ¡AHHH! ¡Monstro cui!
El enorme pez garra Colo está sorprendido y retrocede. El submarino lo rodea y huye con el pez garra Colo en sus talones.
JAR JAR: (histéricamente) ¡¡¡AHHH ESO E!!!  ¡Nosa todos muertos! ¡¡¡AHHH!!!
QUI-GON: ¡Ya estoy harto de tus lloriqueos, RANA!
Qui-Gon da un puñetazo a Jar Jar y lo deja fuera de combate.
OBI-WAN: (sonriendo) Me preguntaba cuando tardarías en  hacerlo. Gracias.
El pez Colo salta tras el submarino mientras este pasa entre las mandíbulas del monstruoso Sando. El pez garra Colo no es tan afortunado y se convierte en otro aperitivo del Sando.
OBI-WAN: Esto no está bien, Jar Jar se está despertando.
Jar Jar poco a poco recupera el sentido.
JAR JAR: ¿Nosa auno muertos? ¡Ui, ui misa matatiburones misa! ( empieza a frotarse la mandíbula tratando de recordar lo que ha sucedido) Misa sente como si alguien pegó misa... fuerte (mira a Obi-Wan que mira hacia el exterior por la ventana lateral. Mira a Qui-Gon que se da la vuelta y mira por la ventanilla trasera frotándose los nudillos. Finalmente se da la vuelta aun restregándose la mandíbula) ¡Oh vaya!.  
QUI-GON: Obi-Wan, ve  hacia ese afloramiento.(señala hacia una abertura en la superficie) 


LA CIUDAD DE THEED

Las largas columnas del ejército droide avanzan por la calle principal de Theed, la capital de Naboo, que lleva al palacio Real. Mientras, la Reina observa desde una ventana como el transporte que trae a Nute y a Rune aterriza en la plaza de la ciudad. Salen del transporte como unos orgullosos conquistadores.

NUTE: ¡Ah victoria!

RUNE: Sí, vamos a hacer una fiestecita esta noche (y empieza a bailar música disco con Nute).
   


LAGO NABOO

Unas nubes algodonosas enmarcan un romántico paisaje acuático. Del lago sale un silencioso rosario de burbujas y el pequeño bongo emerge. Obi-Wan desconecta la cubierta del submarino. Qui-Gon se levanta,  mira alrededor y se da cuenta de algo.

QUI-GON: Esta cubierta está hecha del mismo material que las burbujas de Gungan City (mira a Obi-Wan) lo que significa que si hubiéramos arrojado antes a Jar Jar el agua NO hubiese anegado el submarino (mira a Jar Jar) lo que significa que este mentiroso gungano se ha burlado de nosotros. (Desenvainado su sable) Lo que significa que debe de ser castigado... sí castigado muy, muy severamente.

OBI-WAN: ¡Oh sí Maestro! ¡Hazlo ya! 
Jar Jar rápidamente salta del submarino y empieza a nadar locamente y al mirar atrás  ve a Qui-Gon y a Obi-Wan riéndose mientras lo señalan. Se da cuenta de que se han burlado de él. Contento por estar vivo Jar Jar da un suspiro de alivio. 
  






Parte 1: La misión del Jedi                               Próxima entrega Parte 3: La Reina y yo

No hay comentarios:

Publicar un comentario