Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Parte III: La Reina y yo




PALACIO DE THEED. ESCALERA PRINCIPAL

La Reina Amidala, Sio Bibble y las doncellas bajan por la escalera principal rodeados por varios droides de batalla armados. El capitán Panaka y cuatro guardias de Naboo los siguen. Nute y Rune caminan al lado de la Reina.

BIBBLE: ¿Cómo va a explicar esta invasión al Senado?

NUTE: La Reeeina y yo firmaaaremos un traaatado que leeegitiimará  nuestra ocuuupaaación. Teeengo  la ceeerteza de que seeerá raaatificaaado por el Seeenado.

AMIDALA: (confusa) ¿Eh? No importa. Diga lo que diga no cooperaré.

NUTE: Vaaamos, vaaamos Alteeeza. No le guuustará lo que teeengo pensaaado para su geeente. Con el tieeempo el dooolor de vueeestro pueeeblo os haaará cooompaaartir nueeestro puuunto de viiista. ¡Comaaandaaante, proceeéseles!

COMANDANTE: ¡Sí señor! (se vuelve hacia su capitán) Llévelos al campo cuatro.

CAPITÁN: Roger, Roger.

AMIDALA: (susurrando a Bibble) ¿No hay algo en la Convención de Ginebra que diga que los términos deben discutirse en un idioma que se entienda?

BIBBLE: (desdeñosamente) ¿Convención de Ginebra? ¿Acaso pensáis que esto es una invasión de la OTAN?(murmurando para sí) ¡Estúpida quinceañera!.

Los droides salen con el grupo a la plaza de la ciudad.
  


PLAZA DE LA CIUDAD


La plaza de la ciudad está llena de tanques y droides de batalla entre los que los prisioneros pasan de camino al campo de detención. Qui-Gon, Obi-Wan y Jar Jar se deslizan por un corredor que pasa por encima del aplaza y saltan desde la balconada empezando un ataque para rescatar a la Reina. Cuatro droides de batalla son cortados al momento. Más droides se acerca y son también destruidos por los cortantes sables de los Jedi. Qui-Gon eleva su mano y estampa dos droides contra una pared. Él y Obi-Wan se lanzan entonces sobre la Reina y la llevan a ella y a los otros tras una esquina fuera de la vista. El capitán Panaka y sus hombres recogen las armas de los droides y los siguen.


QUI-GON: (tomando el mando) ¡Así que tú eres la reina! Sólo eres una preciosa adolescente.
BIBBLE: (murmurando) ¡Una estúpida adolescente!
AMIDALA: (sarcásticamente) Bueno, siempre me habían dicho que no se puede engañar a un Jedi por que ellos son “muy, muy inteligentes”.
QUI-GON: (sonríe hasta que se da cuenta de que se está riendo de él, al echar un vistazo ve a Obi-Wan con la cabeza gacha riéndose en silencio, vuelve a mirar a Amidala algo avergonzado) Esto... Alteza, nosotros... eh... somos los embajadores del Canciller Supremo.
  


BIBBLE: (sarcásticamente) Sus negociaciones parecen haber fracasado.

QUI-GON: ¡Oiga viejo! La negociación no se celebró.(A Amidala) ¡Vaya con los viejos de hoy en día! (se da cuenta de que Amidala está observando las canas de su barba) Esto... Alteza, es urgente que contactemos con la República.

PANAKA: Han destruido nuestras comunicaciones.

QUI-GON: ¿Tienen transportes?

PANAKA: En el hangar principal. Por aquí.
  


HANGAR PRINCIPAL


El Capitán Panaka abre una puerta lateral del hangar principal. Qui-Gon mira sobre su hombro. Obi-Wan, Jar Jar y el resto del grupo estan detrás de él. Ven varios cazas Naboo vigilados por dos docenas de droides. En el suelo, cerca de las naves están varios pilotos, guardias y tripulantes, prisioneros de los droides.

PANAKA: Son demasiados.

Obi-Wan mira a Panaka sacudiendo la cabeza

QUI-GON: Eso no es problema Alteza. Ante la situación sugiero que nos acompañéis a Coruscant.

AMIDALA: Gracias Embajador, pero debo quedar junto a mi pueblo.

QUI-GON: Si os quedáis os mataran.

BIBBLE: ¡No se atreverán!

PANAKA: Quieren que ella firme un tratado que legalice la invasión. No pueden matarla. Por otra parte, Bibble  piensa que puede considerarse como algo prescindible.

BIBBLE: (temblando nerviosamente le susurra a Qui-Gon) Hace un montón de tiempo que no voy a Coruscant y tengo allí amigos muy poderosos. Tal vez debería de ir en lugar de ...

QUI-GON: ¡Oiga viejo es usted despreciable! (a Amidala) La situación no es lo que parece. Hay algo mas detrás de esto, Alteza. No es lógico que la Federación os invada. Siento que quieren destruiros.

BIBBLE: (tratando de no parecer un cobarde total) Por favor Alteza, reconsidérelo. La única esperanza es que el Senado os apoye. El Senador Palpatine necesitará vuestra ayuda.

PANAKA: Atravesar el bloqueo es imposible. Alteza, cualquier intento de huir será peligroso.

OBI-WAN: ¡Hey capitán! Está empezando a ponerse muy nervioso (susurrando) ¿Quiere un Prozac? (Panaka mira a Obi-Wan como si estuviese loco y se aparta de su lado) ¡Vale tío!... Tu te lo pierdes. (se mete un par de píldoras en la boca)

BIBBLE: (tratando de salvar la situación con falsa modestia) Alteza, yo me quedaré aquí y haré lo que pueda. Tendrán que mantener el Consejo de Gobernadores si quieren un mínimo de orden. Pero vos debéis partir.

La Reina se vuelve hacia Padmé.

AMIDALA: Cualquier opción representa un gran peligro... para todos.

PADMÉ: Somos valientes, Alteza.

QUI-GON: Si vais a venir, Alteza, debe de ser ahora.

AMIDALA: Expondré nuestro caso al Senado. Tenga cuidado Gobernador y por favor... deje de temblar.
  


Las puertas del hangar principal se abren de par en par. Qui-Gon, Obi-Wan, Jar Jar, el Capitán Panaka, dos guardias y las doncellas entran seguidos de la Reina y se dirigen hacia una brillante nave espacial cromada.

PANAKA: Hay que liberar a los pilotos (señala a varios pilotos, tripulación de tierra y guardias vigilados por  seis droides de batalla)

OBI-WAN: (sonriendo) ¡Ja, ja! Yo me encargo de eso. (camina pavoneándose hacia los prisioneros)

PANAKA: (dirigiéndose a Qui-Gon y mirando a Obi-Wan) ¿Está seguro de que está bien? ¿Hace cuanto le conoce?

QUI-GON: Sería mejor que lo disfrutase... Es incluso peor cuando le pasa el efecto de la medicación.


Qui-Gon, la Reina, el Capitán Panaka, Jar Jar y el resto del grupo se acercan al droide que vigila la rampa de embarque de la nave Naboo.

DROIDE VIGILANTE: ¡ALTO! ¿Dónde cree que va?

QUI-GON: Soy embajador del Canciller Supremo y llevo a estas personas a Coruscant.

DROIDE VIGILANTE: Eso no computa. ¿A dónde ha dicho? No puedo entenderlo.

QUI-GON: (cruzando los brazos) Trabajas para le Virrey de la Federación y ¿No entiendes lo que te digo?

DROIDE VIGILANTE: ¡Ohh! Ya veo. Un listillo. Eso es, bobo. Quedáis detenidos.

El droide saca su arma, pero antes de que cualquiera de los droides pueda hacer fuego son partidos en dos. Otros droides acuden en su ayuda. Obi-Wan está rebanando y haciendo pedacitos a otros droides mientras se ríe. El y Qui-Gon liberan a los pilotos, guardias y tripulación de tierra, algunos de los cuales suben a bordo de la nave con la Reina y su séquito mientras los demás van hacia Sio Bibble. Qui-Gon le grita a Obi-Wan par que embarque en la nave. Pero ríe demasiado alto para poder oírlo. El Maestro Jedi tiene que cogerlo y empujarlo al interior de la nave. La nave sale del hangar hacia el espacio y hacia el bloqueo de la Federación.
  


NAVE NABOO. CABINA


RIC OLIÉ: Ahí está el bloqueo.



NAVE NABOO. CUARTO DE LOS DROIDES


Obi-Wan lleva a Jar Jar a una pequeña habitación.

OBI-WAN: (aún riendo) ¡Quédate aquí y no te metas en líos.(abre su capa enseñándole el sable a Jar Jar)

JAR JAR: (sonríe nerviosamente) Vale cue dale.

Obi-Wan cierra la puerta. Jar Jar mira a su alrededor y ve cinco pequeños astrodorides, unidades R2. Son todos muy parecidos salvo por el color y parecen estar apagados.

JAR JAR: ¡Hola dola chiscos! Viaje largo a algún sitio ¿Eh?
  


De repente hay una explosión que sacude violentamente la nave y destruye el generador de escudo.

Los droides se activan y se deslizan hacia el exterior de la nave donde empiezan a hacer reparaciones de emergencia.


NAVE NABOO. CABINA


El piloto Ric Olié se dirige hacia la enorme nave de combate a través de una cortina de disparos láser, mientras que Qui-Gon y Panaka observan.
RIC OLIÉ: Generador de escudos dañado.

OBI-WAN: Perdemos muchos droides.

PANAKA: Si no reparan el generador estamos perdidos.

RIC OLIÉ: (con pánico) ¡Ya no hay escudos!
Los droides van siendo destruidos uno a uno por los láser. Al final solo queda un droide que completa la reparación.

RIC OLIÉ: ¡Hay energía! Ese droide lo ha hecho, ha derivado el motor principal de energía al máximo. Escudos deflectores al máximo.
El pequeño droide azul vuelve al interior de la nave. La nave Naboo huye de la nave de la Federación.
  

RIC OLIÉ: No hay energía para llegar a Coruscant. El hipermotor pierde.

QUI-GON: Tendremos que aterrizar para repostar y reparar la nave.

OBI-WAN: (mirando un mapa en el monitor) Aquí Maestro en Tatooine. Es pequeño, apartado y pobre. La Federación no tiene presencia aquí.

PANAKA: ¿Cómo está tan seguro?

Obi-Wan sonríe satisfecho a Panaka

QUI-GON: Está controlado por los Hutts

PANAKA: ¿Los Hutts? ¿Cómo Jabba el Hutt?

OBI-WAN: (con sarcasmo) ¡No, como en Pizza el Hutt! Idiota.

PANAKA: (ignorando la tonta observación de Obi-Wan) No puede llevar ahí a su Alteza Real. Son delincuentes. Si la descubrieran ...

QUI-GON: Sería lo mismo que aterrizar en un sistema controlado por la Federación, con la diferencia de que los Hutts no la buscan. Lo cual nos da ventaja.

OBI-WAN: Sí Capitán, chico... tu realmente necesitas relajarte ( y empieza a sacudir el frasco de Prozac mientras empieza a decir) ¿Quieres una?

Panaka se echa hacia atrás, pone la mano en su arma mientras mira a Obi-Wan que sonríe nerviosamente y da la vuelta a su silla.
   


NAVE DE LA FEDERACIÓN. SALA DE CONFERENCIAS


Nute y Rune están sentados a la mesa con un holograma de Darth Sidious.

NUTE: Cooontrolaaamos tooodas las ciuuudades del Nooorte y estaaamos buuuscando oootros aseeentamieeentos.

DARTH SIDIOUS: ¿Qué? ¡Oh sí, sí! Maten a los oficiales de mayor rango empezando por el llorica de Bibble. ¿Y la Reina Amidala ha firmado el tratado?

NUTE: Ella haaa... deeesapaaarecido Mi looord. Un cruceeero Naboo ha buuurlado el bloooqueo.

DARTH SIDIOUS: ¿Qué? ¡Oh sí, sí ¿QUÉ? La has dejado escapar. Virrey debe encontrarla. Quiero que se firme ese tratado.

NUTE: Mi looord, es impooosible locaaalizar esa nave. Estaaá fueeera de nueeestro alcaaance.

DARTH SIDIOUS: No para un Sith... (un segundo Sith aparece detrás de Darth Sidious, con gafas de sol, mascando chicle y sacudiendo la cabeza al compás de una horripilante música) Virrey este es mi aprendiz Darth Maul. El se ocupará de encontrar esa nave. (se vuelve hacia Maul y empieza a sacudir la cabeza al ritmo de la música mientras los hologramas desaparecen.

NUTE: Sí Mi Looord.(a Rune). Esto se está descontrolando... ahora ya son dos, con su propia música horripilante.

RUNE: Sí esa música es realmente mala (pone un disco y empieza a sonar los grandes éxitos de los Bee Gees y se ponen a bailar) Esto si que es música.

NUTE: Sí (y sigue a Rune).
  


NAVE NABOO. SALA DEL TRONO


Qui-Gon, Obi-Wan, Panaka y el pequeño droide azul están ante la Reina Amidala y sus tres doncellas.

PANAKA: Es un droide muy bien ensamblado, Alteza. Sin duda ha salvado la nave y nuestras vidas.

AMIDALA: Es muy encomiable. ¿Cuál es su número?

El pequeño droide azul empieza a emitir una serie de pitidos. El Capitán Panaka se inclina y limpia un poco la suciedad del lateral del droide y lee el número de serie.

PANAKA: R2-D2 Alteza.

AMIDALA: Gracias R2-D2. Padmé limpia este droide lo mejor que puedas. Se merece nuestra gratitud. Siga Capitán.

El  Capitán Panaka mira nervioso a Qui-Gon y Obi-Wan.

QUI-GON: Alteza nos dirigimos a un remoto planeta llamado Tatooine. Está en un sistema fuera de la órbita de la Federación de Comercio. Allí podremos realizar las reparaciones necesarias para seguir viaje a Coruscant.

PANAKA: No opino lo mismo que el Jedi.

Obi-Wan vuelve a sonreír y sacude la cabeza. Panaka se da cuenta de ello y le echa una mirada asesina a Obi-Wan.

QUI-GON: Debéis confiar en mi criterio Alteza.
  


NAVE NABOO. AREA PRINCIPAL

Padmé está en el área principal en cuclillas al lado de R2 mientras lo limpia. Jar Jar aparece de repente por una puerta abierta.
JAR JAR: ¡Hola dola! ¿Cuinsa eres tusa?
PADMÉ: (sorprendida pierde le equilibrio y se cae aterrizando sobre su trasero) ¿Pero qué...?
JAR JAR: ¡Misa Jar Jar Binksss!
PADMÉ: (enfadada) ¡Haz otra vez eso y haré que te maten! (nerviosa) Bueno eso, si yo fuera la Reina, haría que te matasen. (cierra los ojos y suspira profundamente) Mira, olvídalo.¡No vuelvas a hacerlo! Y pienses lo que pienses yo NO soy la verdadera Reina. (se pone en pie) Yo soy Padmé. Yo cuido de la Reina. Tú eres un gungan ¿no? (Jar Jar asiente) ¿Cómo has acabado aquí?
JAR JAR: Misa no sepo... misa día empezó tante bien con un bono papeo matinal y entonces ¡PUM! Mi asusten mucho, mi agarré neste Jedi y ¡PUN! Y ... misa cui, (se encoge de hombros) me asusté mucho, mucho, mucho.
PADMÉ: (confusa) ¿Qué? ¡Oh no importa! No eres el único que ha estado hablando de forma loca hoy.
  


NAVE NABOO. CABINA


Obi-Wan, Qui-Gon y el Capitán Panaka miran por encima del hombro de Ric Olié. Un gran planeta amarillo aparece justo enfrente. Olié busca en sus archivos.

OBI-WAN: (se inclina cerca de la cara de Olié justo después de haberse comido un bocata de cebolla frita) Ahí está. Tatooine.

RIC OLIÉ: (molesto con el aliento a cebolla de Obi-Wan) Sí lo sé. Hay un asentamiento... parece un espacio-puerto.(se vuelve hacia Obi-Wan. Sarcásticamente) Oye, puedes acercarte un poco más a mi nariz. Aún tengo problemas para saber que has comido.

OBI-WAN: Pues un delicioso bocata de cebolla frita que encontré en un compartimiento aquí, bajo la consola.

RIC OLIÉ: ¡Vaya! ¡Que coincidencia! Precisamente yo tenía un bocata de cebolla frita en un compartimiento bajo la consola. ¡Era  lo único que iba a comer en todo el día!

OBI-WAN: (eructa, entonces se levanta y avergonzado) Yo... esto... Lo siento (y sale precipitadamente de la cabina).

QUI-GON: (mirando por la ventana, obviamente antes de la conversación anterior) Aterrice en las afueras, es mejor no llamar la atención.

La nave Naboo aterriza en el desierto en medio de un remolino de polvo. Es espacio-puerto  Mos Espa se ve a lo lejos.
   


NAVE NABOO. AREA PRINCIPAL


Obi-Wan está trabajando en el hipermotor, aún eructando, cuando entra Qui-Gon con un poncho sobre sus vestiduras Jedi.

OBI-WAN: El generador de hipermotor está averiado. Necesitamos uno nuevo.

QUI-GON: (frunce el ceño, mira hacia arriba olfateando) Eso complica las cosas. ¿Qué es ese olor? (mira a Obi-Wan que se da la vuelta tapándose la boca) No dejes que envíen transmisiones. Ten cautela. Huelo, quiero decir percibo una perturbación en la Fuerza.

OBI-WAN: (con la mano aún en la boca) Yo también Maestro.

QUI-GON: (tapándose la nariz) Chico, huele a bocata de cebolla frita. Odio esas cosas. Las personas que los comen son asquerosas.(sale de la habitación)

OBI-WAN: ( baja las manos y echa la lengua a Qui-Gon) ¡Snob elitista!

Qui-Gon rápidamente echa una mirada tras la puerta tratando de pillar a Obi-Wan, pero este está sonriendo cuando lo mira. Qui-Gon se da la vuelta y se va junto con R2 y Jar Jar. Abandonan la nave para emprender el largo viaje a través del desierto camino de Mos Espa.

JAR JAR: ¡Este sol destrusa misa piel!

Desde la nave el Capitán Panaka y Padmé corren hacia ellos.

PANAKA: ¡Espere!

El grupo da la vuelta y espera a que los otros los alcancen. Padmé lleva un tosco traje de campesina.

PANAKA: Su Alteza ordena que lleve a su asistente con usted.

QUI-GON: No más ordenes de su Alteza por hoy Capitán. Este puerto espacial no es agradable.

PANAKA: La Reina lo desea. Siente curiosidad por el planeta.

QUI-GON: (enfadado hacia Padmé) ¡Cachis la mar! ¡Venga! ¡Y no te acerques demasiado a mí!



MOS ESPA. CALLE PRINCIPAL


QUI-GON: (mirando a su alrededor) Básicamente son granjas de humedad, algunas tribus indígenas y carroñeros. Los pocos lugares como este son refugio para los que no desean ser encontrados.

PADMÉ: Como nosotros.

El pequeño grupo sigue caminado por la calle principal de Mos Espa. Pasan al lado de ciudadanos de todos los tipos que parecen peligrosos. Padmé mira a su alrededor con respeto. Entonces ve a un Tusken que se acerca.

TUSKEN: ¡Hey nena! ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?

PADMÉ: (ruborizándose) ¡Oh! Bueno estamos aquí  para....

Qui-Gon se da la vuelta para investigar.

QUI-GON: ¿Hay algún problema?

TUSKEN: ¡No hasta que tu llegaste! ¡Imbecil!

QUI-GON: ¿Qué me has llamado?

TUSKEN: Te he llamado escoria, marica, pedazo de imbecil. (levanta el rifle)

Qui-Gon se pone el poncho sobre el hombro enseñando su sable. Entonces coge un viejo cigarro a medio fumar y lo enciende mientras mira ferozmente al tusken sin decir una palabra. El tusken queda aterrado ante la visión  de un Jedi actuando como Clint Eastwood y sale huyendo.

QUI-GON: (empieza a toser, tira el cigarro) Te sorprendería saber cuantas veces funciona este truco de tipo duro. (mira hacia Padmé que le sonríe con esa mirada de cordero degollado de una adolescente enamorada) ¡Oh no! Será mejor que sigamos. Se hace tarde.

Qui-Gon sigue caminando con Padmé flotando tras él. Mientras Jar Jar observa a una pareja que discute pisa accidentalmente una bosta de bantha.

JAR JAR: ¡Oh!... Esto mucho malo. ¡Que asco!

  
  
Parte 2: Grande cacá                    Próxima entrega: Un chico llamado Annie

No hay comentarios:

Publicar un comentario