Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 18 de noviembre de 2013

Tusken raider

TUSKEN RAIDER


Los temibles salvajes del desierto que viven en los rocosos desiertos de Jundland, los tusken, son la razón principal por la cual los colonos de Tatooine no se alejan mucho de sus casas. Extremadamente territoriales y xenófobos, los tusken atacan a la menor provocación. No muestran ni respeto a sus compañeros de planeta, pues incluso ha atacado a grupos de jawas en alguna ocasión. También han saqueado los arrabales de algunos pequeños asentamientos como Anchorhead.
Cubiertos de pies a cabeza por vendas y túnicas, los tusken raiders o moradores de las arenas como también se les conoce, blanden un arma mortal conocida como gaderffii. También llevan rifles con los cuales disparan a los vehículos que circulan por el desierto.
Los hombres suelen ser los agresores. Las mujeres se distinguen por sus elaboradas máscaras enjoyadas, con adornos en torno a los ojos y vendas que cubren sus torsos. Los niños tusken suelen vestirse con capas y capuchas unisex.
Para desplazarse, los moradores de las arenas han domesticado a los resistentes banthas, cuadrúpedos de pelo largo y cuernos en espiral nativos de Tatooine. Estos nómadas viajan a propósito en fila india para así ocultar su número.

UNIVERSO EXPANDIDO


Tan peligrosos son los tusken que unos pocos xenobiólogos son lo suficientemente valientes para acercarse a ellos. Las pocas informaciones que hay de los salvajes nómadas a menudo contradictorias e incompletas. Además existen ciertos funcionarios de la administración central que se cuestionan la humanidad de los tusken. Los activistas pro derechos de los alienígenas piensan que tales afirmaciones son hechas para justificar el asesinato indiscriminado de los moradores de las arenas y la adquisición fraudulenta de sus tierras.
La teoría evolucionista que hoy tiene más fuerza es aquella que dice que los moradores de las arenas descienden de los Ghorfas, una sociedad que construyó cuevas en los acantilados de Tatooine. Su civilización se derrumbo cuando los colonos de fuera del planeta interrumpieron su abastecimiento de agua, lo que les condujo a su actual existencia nómada.
Los colonos de Tatooine ya habían establecido algunas comunidades en el desierto antes de que se topasen con ellos. En Fuerte Tusken, situado al noroeste de Mos Eisley, los colonos construyeron, sin querer, un asentamiento sobre la tierra sagrada de los nómadas. La reacción de los moradores de las arenas fue brutal. El nombre de tusken raider se convirtió en sinónimo de miedo y las tensiones entre los colonos y los moradores de las arenas fueron en aumento desde ese sangriento día.
Los tusken llevan una vida estrictamente ritualizada. Su rica tradición oral posee una gran importancia. Existe un tusken venerado, al que llaman “el contador de historias” que se encarga de recoger las diferentes historias de forma muy detallada, tan detallada es que se considera una blasfemia el cambiar una sola palabra. Tal crimen está penado con la pena capital y la designación de un nuevo “contador”.
Los tusken viajan en grupos familiares de 20 a 30 individuos con sus respectivos banthas. La vida de los tusken es dura y mortal, como el desierto en que habitan. A los jóvenes tusken  se les enseña a sobre vivir a los peligros del desierto desde muy pequeños. Deben pasar un duro ritual de paso antes de ser considerados como adultos. Tales pruebas pueden incluir la caza de un dragón krayt o asaltar un asentamiento de forasteros.
El aspecto más extraño de los tusken es su misteriosa relación con el bantha. El bantha y su jinete están muy unidos a nivel telepático. Un miembro de la tribu que haya perdido su bantha se considera incompleto y un proscrito. Lo mismo ocurre cuando un tusken muere. Su montura enloquece. Esos banthas locos se abandonan en el desierto.
Los tusken están fuertemente divididos por líneas de género. Las mujeres permanecen en los campamentos mientras lo hombres cazan y luchan. Cuando son niños, los jóvenes tusken, llamados Uli-ah, usan ropajes unisex que ocultan sus cuerpos, haciendo imposible determinar si es chico o chica. Una vez al año todos los que son aceptados como adultos se emparejan de por vida en una ceremonia en la que se mezclan la sangre de marido, mujer y sus respectivos banthas. Ocultos en una tienda privada, la pareja tusken se quita sus vendajes para ver sus verdaderas apariencias. Sólo a la pareja se le permite conocer la auténtica apariencia. Un vistazo accidental o el quitarle las vendas a otro conduce a un duelo a muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario