Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Toydariano

TOYDARIANOS

Una especie pigmea de piel azul, pequeñas alas y unas características vagamente aviares, los toydarianos tienen una trompa achaparrada que apenas oculta unos diminutos y afilados colmillos. Sus piernas acaban en pies palmeados y los machos, como Watto, tienen barba. Sus alas parecen frágiles, pero los toydarianos pueden volar bastante rápido y prefieren volar a caminar. También son insensibles a los poderes metales de los Jedi.
A pesar de parecer gordinflones, los toydarianos son muy ligeros debido a que sus tejidos son muy esponjosos y están llenos de gas. Los toydarianos nacen completamente desarrollados, son una copia en miniatura de sus padres y capaces de volar desde el momento de su nacimiento.
El planeta natal de los toydarianos, Toydaria, está cubierto de lagos de estiércol ricos en nutrientes. En estos lagos habitan algunos depredadores como el peligroso gusano-cuchara. Los toydarianos sobreviven sobrevolándolos y sólo aterrizan en los relativamente seguros bancos de lagas. Pero el vuelo precisa de una gran cantidad de energía, la cual reponen consumiendo alimentos concentrados y huevos-semilla de alta energía. Las guerras estallan de vez en cuando entre las confederaciones de toydarianos cuando las reservas de comida son bajas.
Los cielos de Toydaria están llenos de nativos zumbando, así que el tráfico aéreo tanto de entrada como de salida se concentra en un único espacio-puerto y se limita a unas determinadas horas del día.
El gobierno toydariano ha construido un metro ligero para trasladar a los forasteros de una ciudad a otra. Aunque los toydarianos han incorporado a su vida diaria alguna de la tecnología galáctica, prefieren vivir en pequeños pueblos que están bastante distantes del estándar galáctico.
Negociantes perspicaces, a los toydarianos les gusta confraternizar y hacer tratos. Los mejores son orgullosos, leales y con un gran desparpajo en los negocios. Los peores son falsos, codiciosos y aduladores. Les gusta el juego y los negociantes más atrevidos toman las decisiones de negocios más complicadas lanzando un dado de la suerte.
Durante las Guerras Clon el Rey Katuunko mantuvo a los toydarianos leales a la República más por el aprecio que sentía por los Jedi que por confianza en el Senado Galáctico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario