Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 19 de agosto de 2013

Reek

REEK


Una fuerte bestia con una dura y correosa piel, el reek era una de las tres mortales criaturas que fueron liberadas en el coso del estadio de ejecuciones de Geonosis, para deshacerse de Anakin Skywalker, Padmé Amidala y Obi-Wan Kenobi.
El sorprendentemente rápido animal fue dirigido por los picadores para que atacasen a Anakin Skywalker. Skywalker utilizó su agilidad Jedi para saltar sobre la bestia y empleó la potencia de los músculos del reek para liberarse de las cadenas que lo mantenían preso. Skywalker fue capaz de calmar momentáneamente al reek y usó a la enorme criatura cornuda como montura, mientras el caos reinaba en la arena.
Cuando los refuerzos Jedi y los droides de batalla empezaron a luchar en la arena, el reek perdió de nuevo los estribos, cargando tanto contra los droides de batalla como contra los Jedi. La desbocada acometida de la bestia fue súbitamente interrumpida por el caza-recompensas Jango Fett.

UNIVERSO EXPANDIDO

El reek proviene de Ylesia, donde vaga por las llanuras en pequeñas manadas y son muy protectores de sus territorios de comida. Utilizan sus garras delanteras para arrancar el musgo de los troncos de los árboles, el cual es su principal fuente de alimentación. Como los cuernos de sus mejillas crecen constantemente, los reeks los afilan en los árboles y rocas para acortarlos. Los cuernos de los machos suelen ser más grandes que los de las hembras y los utilizan para atraer a sus parejas. Durante la época de celo los machos luchan entre sí entrechocando sus cuernos para así poder escoger las hembras de su manada.
Su piel suele ser de color marrón, pero cuando se alimentan de carne adquiere un color rojo moteado. Ha habido algunos intentos de criar a los reek para realizar simples labores domésticas o como fuente de alimentos y materiales. En la Luna Codian hay ranchos de reeks. Los pocos recursos han convertido a estos reek en animales aún más territoriales. Debido a los pocos beneficios, los granjeros menos escrupulosos han descubierto que las bestias pueden convertirse en carnívoras proporcionando violentos espectáculos y han vendido a los animales con estos propósitos.
Como combatiente el reek es formidable. Sus fuertes mandíbulas, usadas para trocear madera, pueden romper los huesos con facilidad. Sus grandes cuernos, usados como muestra de su fuerza en estado salvaje, pueden cornear a sus oponentes y pocos son los que sobreviven al ataque directo de un reek.

No hay comentarios:

Publicar un comentario