Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 26 de noviembre de 2012

Wicket W. Warrick



WICKET W. WARRICK


Wicket W. Warrick era un leal, curioso y joven aventurero explorador ewok. Cuando se encontró por primera vez a la Princesa Leia Organa en los bosques de la Luna de Endor. El solitario ewok se encontró un extraño de fuera del planeta que había quedado inconsciente tras un accidente con una moto-jet. Con cuidado se acercó al extraño y el atrevido explorador se sorprendió al ver que la criatura no sólo estaba viva, si no que también era amistosa.
Los historiadores se sorprenderían al saber que esa amistad iba a conducir a una alianza que conseguiría derrotar al Imperio.

Wicket llevó a Leia a la aldea ewok situada en las cimas de los árboles de Endor. Allí los jefes ewok supieron que había una guerra civil. No tardaron mucho los ewoks en prometer lealtad a la Alianza Rebelde y ayudar a los rebeldes en su lucha contra el Imperio. Si no hubiese sido por los ewoks, los rebeldes no habrían podido infiltrarse y destruir el generador, la flota de la Alianza pudo entrar en la superestructura de la segunda Estrella de la Muerte y destruir la estación.

UNIVERSO EXPANDIDO

Wicket era el nieto mayor del legendario guerrero ewok Erphan Warrick y se convirtió en un héroe. El joven Wicket había tenido una infancia feliz en la Aldea del Árbol Brillante. Criado por sus padres Deje y Shodu vivía con sus dos hermanos Weeche y Widdle  (también llamado Willy) y una niñera llamada Wista.
Cuando el crucero de la familia Towani se estrelló en Endor, Wicket y su familia ayudaron a los niños humanos Mace y Cindel Towani a encontrar a sus padres que habían sido capturados por el malvado Gorax. Wicket y Cindel se hicieron muy buenos amigos. Ella le enseñó algunas palabras del lenguaje humano. Poco después Wicket, Cindel y su familia fueron capturados por los Merodeadores del Rey Terak, que estaban buscando lo que ellos creían una mística fuente de poder. Wicket y Cindel huyeron y volvieron para rescatar a los Ewoks y al humano Noa y a su amigo Teek.
Wicket siempre tuvo prisa por crecer. Siempre se vio a sí mismo como un hechicero y no yendo con los Ewoks mayores en cacerías y expediciones.
Él estaba muy feliz cuando llegó a la edad del Festival de las Capuchas, durante el cual obtendría su propia capucha y ya no sería considerado como un niño, aunque la adolescencia no le era del todo grata.
Incapaz de “hacer crecer” las cosas, Wicket  trabó amistad con sus compañeros los jóvenes Teebo, Kneesaa, Latara e incluso el joven Malani, durante algún tiempo, Wicket siguió los pasos de Teebo y se interesó en la magia de los Ewoks.
La adolescencia de Wicket fue difícil cuando se encontró solo, normalmente vagabundeaba lejos de la aldea. En uno de esos vagabundeos fue cuando se encontró con la Princesa Leia. Cuando los ancianos se  plantearon si ayudar o no a la Alianza Wicket les dio razones para ayudarla. Wicket fue el primer ewok que vio caminantes imperiales en Endor y el daño que estos causaban. El fue testigo de cómo un AT-ST se precipitaba por los mortales acantilados Yawafari. Él hizo saber a los Ancianos este hecho como prueba de que los intrusos podían ser derrotados.
Después de la victoria en la Batalla de Endor el jefe Chirpa ascendió a Wicket al rango de “Jefe de Guerreros” en una ceremonia a la que fue invitada la Princesa Leia. Tres días después de la Batalla de Endor, Wicket estaba muy ocupado construyéndose una casa en el arrasado bunker imperial. Su nueva casa, que construyó con ayuda de  sus amigos, contenía una elaborada chimenea elaborada con la cabeza de un AT-ST. Wicket recibió muchos regalos y proposiciones de matrimonio por parte de las hembras ewok tras la Batalla de Endor. Más tarde se casaría con su amor de infancia Kneesaa gobernando ambos la Aldea del Árbol Brillante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario