Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 12 de octubre de 2012

Kybuck


KYBUCK

Los kybucks son unos veloces ungulados nativos de las praderas de Woolwarricca en el interior de Kashyyyk, una pequeña zona de prados bordeada por la emergente gran jungla. Los ágiles mamíferos utilizan su talla para protegerse, escondiéndose entre la hierba, y su gran velocidad y agilidad les permite huir y despistar a la mayoría de los depredadores.
Los kybucks pueden alcanzar los 90 kilómetros por hora y normalmente terminan sus sprints con repentinos saltos de remolino que pueden hacer cambiar por completo su dirección. Los machos kybucks tienen unos pequeños cuernos en lo alto de su cabeza. Las diferentes especies de kybuck se diferencian fácilmente por las distintas formas y tamaños de sus cuernos.
Los kybucks son monógamos y traen al mundo cada año una camada de dos a tres potrillos en tierras protegidas por matorrales de espino. Si están solos, los kybucks suelen huir ante cualquier amenaza, pero si un intruso amenaza a un potrillo, la madre y el padre defenderán bravamente su territorio con ataques de coces y cornadas para disuadir a cualquier predador.
Los wookiees de las llanuras de Woolwarricca alaban los instintos de protección de la familia del kybuck, que se asemeja a la tradicional familia de honor Wookiee. Los wookiees no cazan a los kybucks, y algunos caciques han domesticado kybucks como un símbolo de su estatus.
Un agradecido anciano Wookiee le regaló un kybuck domesticado a Yoda por su ayuda en la curación de una princesa enferma. Yoda se trajo al kybuck a Coruscant donde pasó a formar parte de la extensa colección de animales salvajes que se guardaba en el Templo Jedi. Como los Jedi no necesitan posesiones, Yoda nunca reclamo la propiedad del kybuck. Sin embargo, desarrolló un vínculo con la criatura y encontró en el pequeño animal una montura capaz de soportar su peso.
El kybuck no tenía ningún nombre hablado. En su lugar Yoda lo llamaba a través de la Fuerza. Yoda siempre tuvo mucho cuidado de no ejercer demasiada influencia en la mente del animal. Le agradaba ver que el kybuck había desarrollado un vínculo de protección con él y podía entrar en batalla en situaciones peligrosas junto con Yoda. En la mente de Yoda, él no era el amo del kybuck, sólo era su amigo.
Durante las Guerras Clon, Yoda cabalgó a lomos del kybuck para defender Coruscant del ataque del General Grievous a la capital. Aunque el kybuck mostraba un impresionante valor ante el fuego láser y las explosiones de los droides de batalla, Yoda nunca llevó al animal a lo más cruento de la batalla.
No se sabe que le ocurrió al kybuck tras el incendio del Templo Jedi la noche de la Orden 66.

No hay comentarios:

Publicar un comentario