Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 15 de octubre de 2012

IG-88


IG-88

Mucho del sentimiento anti-droide que existe en la galaxia es fanatismo injustificado, pero incluso a los activistas prodroides les resultará difícil  defender a los droides que llevan armas. El recuerdo de los ejércitos droides aún está fresco en muchas memorias y las legiones de tropas mecanizadas utilizadas por la Federación de Comercio y otros intereses corporativos, abrieron camino a una legislación que no permitiese otra infantería sin alma. Aún existen reliquias de esa época, como el abollado droide de guerra cromado conocido como IG-88. El alto cazador de recompensas con cabeza cilíndrica y fuertemente armando que respondió a la llamada de Darth Vader para capturar al Halcón Milenario durante los sucesos que rodearon la Batalla de Hoth.

UNIVERSO EXPANDIDO

Los científicos de los laboratorios Holowan no podían ser más ingenuos. Los imprudentes creadores de droides, bajo los auspicios del Supervisor Imperial Gurdun, cambiaron la precaución por la ambición cuando desarrollaron el proyecto Phlutdroide. A los pocos segundos de su activación la nueva generación de droides de combate IG-88 adquirió conciencia y se volvió loco, matando a los científicos de Holowan. Después de activar y descargar su conciencia a tres clones mecánicos, IG-88 extendió rápidamente su fama de asesino a través de la galaxia. Los cuatro mecánicos se denotaban por letras sufijo IG-88A, B, C y D y compartían una fría y calculadora mente inclinada a la destrucción y dominación.
En los primeros días del Imperio, IG-88 fue contratado por Zatec-Cha, el malvado visir de Tammuz-an. Los agentes de Zatec-Cha provocaron la pérdida de memoria del auténtico heredero al trono de Tammuz-an, Mon Julpa y abandonaron al príncipe amnésico en el planeta minero Tyne’s Horky. Incapaz de localizar el cetro real del príncipe, un artefacto necesario para ascender al trono, Zatec-Cha encargó a IG-88 localizar al príncipe perdido y al cetro. IG-88 tuvo éxito y envió a ambos a Zatec-Cha, aunque el gran visir no logró concluir con éxito su plan.
El alcance de la visión de conquista de IG-88 no era de tipo galáctico. IG-88 tomó a hurtadillas la inmensa factoría de droides de Menchis III y secretamente modificó el programa de la factoría de droides que producían en la inmensa instalación. El droide se aseguró de tener una legión secreta de droides cómplices para cuando fuese el momento exacto de lanzar su ataque.
Para desviar la atención de su plan IG-88B se convirtió en un cazarrecompensas. Antes de responder a la llamada de Vader para capturar el Halcón Milenario, IG-88B alcanzó una notoriedad legendaria. Había matado a 150 seres y tenía la garantía de “desmantelar con la vista” en cuarenta sistemas.

El procesador de IG-88 computó que Boba Fett era el cazarrecompensas con más probabilidades de capturar a su presa. IG-88 decidió interceptar a Fett tras haber capturado a Solo. IG-88 siguió a Fett hasta la Ciudad de las Nubes, pero Fett sorprendió al droide. Desmanteló al droide en una sala de fundición de la Ciudad de las Nubes dejándole la carcasa a los ugnaughts.
IG-88C esperó a Fett orbitando Tatooine a bordo de la nave modificada IG-2000. Le ordenó a Fett que le entregase su carga o que si no él sería destruido. Fett superó en táctica al IG-2000 y disparó a la nave, destruyendo al siguiente droide de la serie.
El último superviviente la unidad IG-88A  (el contrabandista Dash Rendar destruyó a la unidad D en Ord Mantell) continuó con sus planes de conquista. Habiendo instalado un duplicado del núcleo del ordenador de la estación de combate en su memoria, IG-88 lo preparó todo para instalarse a bordo de la segunda Estrella de la Muerte. IG-88 se convirtió en la segunda Estrella de la Muerte. El megalómano droide iba a activar a sus co-conspiradores mecánicos esparcidos por toda la galaxia cuando la estación de combate fue destruida durante la Batalla de Endor.
Mal sabían Lando Calrissian y Wedge Antilles que cuando destruyeron la Estrella de la Muerte salvaron a la galaxia del Imperio y de IG-88.
Aunque el reino del terror de IG-88 llegó a su fin, al menos una de las carcasas sin vida sobrevivió, el cuerpo original de IG-88A. Un grupo desconocido lo reprogramó para ser guardaespaldas y se encargó de proteger a individuos como Barpotomous Drebble y Tyko Tul.
IG-88 era un droide humanoide alto y delgado, armado con toda clase de armamento incluido un dispensador de gas venenoso, un lanzallamas, un aturdidor sónico, un cañón en la muñeca y un lanzador de proyectiles inhibidores neurales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario