Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 26 de octubre de 2012

Infiltrador Sith


INFILTRADOR SITH

Una nave terrorífica para un piloto mortal. Esta era la astronave de Darth Maul, oscuro señor del Sith. Maul utilizaba la brillante nave para viajar silenciosamente a dondequiera que su maestro, Darth Sidious, le ordenara. El Infiltrador aterrizó en Tatooine durante la búsqueda de la Reina Amidala y se convirtió en una base móvil de operaciones para Maul.
Desde su nave envió tres droides espías para buscar a la Reina y a sus protectores Jedi. Una vez encontrados desembarcó su veloz speeder para perseguir a su presa.
El Infiltrador era una nave de 26,5 metros de largo con alas plegables y una cabina redondeada.

UNIVERSO EXPANDIDO

Oscura y amenazante, esta pavorosa nave era el último modelo de una larga colección de  naves usadas por los misteriosos Sith. Los señores del Sith tenían la costumbre de equipar a sus agentes con naves especializadas, lo que les permitía planear sus acciones y viajar en secreto sin depender de nadie más. A menudo se trataba de naves únicas, construidas a partir de un diseño exclusivo o de otras modificadas. El Infiltrador de Darth Maul es una nave diseñada por Raith Sienar adaptando una nave de correos armada. Unos seis meses antes de la Batalla de Naboo, Darth Sidious le regaló este magnífico caza a su aprendiz Darth Maul, preparándose para la batalla que estaba por llegar contra los Jedi. Darth Maul llamó a su nave Cimitarra.
El casco de la sofisticada nave de correos en la que se baso el Infiltrador fue construido por los Sistemas de Flota Sienar., la misma compañía que años más tarde produciría toda la flota TIE de la Armada Imperial. La nave se modificó hasta obtener su forma final en el laboratorio de proyectos secretos de la compañía.
Era una nave relativamente pequeña. Tres cuartas partes de su fuselaje estaban ocupadas por avanzadas contramedidas y un equipo de ocultación. La función del Infiltrador  no era el combate, sino el sigilo. Pese a estar armada con 6 cañones láser, fue diseñada para ser discreta y sigilosa, por lo que estas armas se mantenían ocultas, pareciendo así que la nave estaba desarmada.
Equipada con seis cañones, poderosos sensores y equipo de seguimiento, el Infiltrador estaba alimentado por un curioso motor de iones de alta temperatura para la velocidad subluz, que es un prototipo. Esta atípica tecnología permitía viajar a alta velocidad, pero presentaba la desventaja de que generaba demasiado calor. Para contrarrestar este efecto negativo, el Infiltrador contaba con nodos de regulación de energía residual y un sistema de ventilación formado por cuatro aletas radiador, que se plegaban sobre el casco cuando la nave aterrizaba.
Los sistemas internos de la nave estaban lo suficientemente automatizados como para permitir que la nave fuese pilotada por un único piloto, aunque la carlinga podía alojar a seis pasajeros más.
El Infiltrador poseía una terrorífica maravilla tecnológica: un dispositivo que le proporcionaba invisibilidad gracias a los cristales de estigio montados en el casco. Un campo de invisibilidad es un arma formidable, pues gracias a ella puede se engañar a muchos sistemas de seguridad y cometer actos de robo, sabotaje y asesinato. Darth Maul utilizó este sistema cuando intentó atrapar a la reina Amidala en Tatooine.
En la sección delantera hay un compartimiento que al abrirse muestra una elaborada colección de equipo para usar en las misiones. Incluye droides interrogadores, instrumentos de tortura, droides sonda “ojo oscuro”, una moto de alta velocidad y otros diabólicos dispositivos como armas ligeras, bombas y venenos. Sin embargo Darth Maul no usaba este equipo. Por su entrenamiento Sith no precisaba confiar en esta tecnología. Pese a todo él mantenía todo este equipamiento par maximizar sus capacidades.
Las autoridades de la Antigua República capturaron la nave en Naboo tras la muerte de Maul. Mientras los ingenieros de la República estaban explorando la nave descubrieron que tenía unas cuantas sorpresas desagradables. Seis cañones láser ocultos se podían extender y disparar varias ráfagas de láser en un abrir y cerrar de ojos. Los primeros ingenieros que entraron en el vehículo fueron abatidos   por   los  droides   sonda   de
seguridad, lo que forzó a la República a llamar al maestro Jedi Saesee Tinn para ayudar a asegurar la nave. En el interior Tinn descubrió docenas de compartimentos escondidos con una amplia gama del malévolo equipamiento Sith. Un pequeño garaje escondía la moto speeder de Maul, la Aleta de Sangre. Desafortunadamente Tinn también descubrió que los ordenadores de a bordo habían sido borrados por completo y no proporcionaron nuevas pistas sobre Darth Maul o los Sith.
Tinn recomendó que el Infiltrador fuese puesto bajo el cuidado del Consejo Jedi, pero los senadores kuati presionaron con éxito para tener una oportunidad para estudiar el caza. Antes de que la Cimitarra pudiese ser trasladada a las instalaciones de los Astilleros de Impulsores de Kuat, desapareció misteriosamente. Si fue robada por los agentes de Darth Sidious, adquirida por Raith Sienar u otro competidor o cogida por los Jedi para que se mantuviese segura, sigue siendo desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario