Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

martes, 14 de agosto de 2012

Shmi Skywalker


SHMI SKYWALKER

Una mujer cariñosa y de tono sereno, Shmi Skywalker estaba decidida a darle a su único hijo Anakin Skywalker un futuro mejor que el que la vida de esclavos podía ofrecerle. Sabía que su hijo era especial. A pesar de los infortunios, Anakin era generoso, amable y talentoso.
Su nacimiento fue extraordinario, no hubo padre. Algunos especularon que la propia voluntad de la Fuerza fue la que engendró a Anakin en el vientre de Shmi.
Esto hacía pensar que Anakin era aquel de quien se hablaba en una antigua profecía, el Elegido que traería el equilibrio a la Fuerza.
Cuando Anakin era pequeñito, Shmi y su hijo fueron vendidos a Gardulla la Hutt y llevados a Mos Espa. Gardulla los perdió y fueron a caer en las manos de un toydariano llamado Watto. Aunque nadie pueda decir que Watto es humanitario, siempre fue un amo agradable que no invadía la intimidad de Shmi y Anakin. Aunque Shmi quería algo mejor para su hijo que la vida de esclavo.
La oportunidad llegó cuando Anakin tenía nueve años. Una delegación de Naboo liderada por un Maestro Jedi se quedó inmovilizada en Tatooine y el siempre generoso Anakin les ofreció refugio en la pequeña choza que ellos llamaban su hogar.
El Jedi Qui-Gon Jinn sintió el gran potencial de la Fuerza en Anakin y consiguió su libertad. Pero por desgracia, no pudo liberar a Shmi. Shmi dio a Anakin una sentida despedida, sabiendo que su futuro estaba más allá de las estrellas, más allá de Tatooine.
Anakin prometió que volvería para liberarla, pero él no sabía que la vida de un Jedi no incluía misiones personales. El ingreso en la Orden significaba abandonar la vida anterior y pasarían años antes de que Anakin volviese a Tatooine. Watto casi arruinado por el vicio del juego, se vio obligado a vender a Shmi. Un granjero de humedad llamado Cliegg Lars que se había enamorado de ella la compró y liberó. Ambos se casaron y Shmi se convirtió en una cariñosa madre para el hijo de Cliegg, Owen. Ellos llevaban una tranquila existencia en la granja Lars como granjeros de humedad, creando unos fuertes lazos de familia. Aunque Shmi miraba a las estrellas con un gran vacío en su corazón por el hijo que se había ido de su lado. 
Un mes antes del regreso de Anakin a Tatooine, Shmi abandonó la seguridad de su casa en las horas tempranas de la mañana para ir a recoger los hongos que crecían en los evaporadores. Una partida de caza de los moradores de las arenas de repente atacó, y Shmi fue secuestrada por las bestias vendadas. Iracundo y golpeado por el dolor, Cliegg organizó una partida entre los granjeros de humedad para rescatarla. Pero los tusken los esperaban. Después de una sangrienta emboscada solo cuatro de los treinta granjeros regresaron, incluido Cliegg que estaba herido.
Pasó un mes durante el cual Cliegg aceptó  de mala gana la muerte de Shmi. Anakin que había sufrido constantes pesadilla sobre la seguridad de su madre, se presentó de súbito en la granja de los Lars.
Al llegar a la granja se encontró con su antiguo proyecto C-3PO que de inmediato reconoció a su "hacedor". Cuando Anakin le explicó el porqué de su visita, 3PO los llevó al interior de la casa. 
Cliegg le contó las terribles noticias, pero Anakin se negó a aceptar que su  madre
estuviese muerta, pues su fuerte vinculación con su madre le decía que ella vivía pero sufriendo un gran dolor. Owen le prestó su moto calada y Anakin salió al desierto en busca de Shmi. 
Shmi apenas si vivía, ella estaba cautiva en el campamento tusken, sometida a todo tipo de torturas. Solo su amor de madre y sus recuerdos de su hijo Anakin le daban fuerzas para seguir viviendo. De algún modo ella sabía que Anakin venía a buscarla. Una vez cuando abrió sus ojos cubiertos por la sangre, vio a su querido hijo, que ya había crecido, entrar en la tienda y romper sus ataduras. Ella le dijo lo mucho que lo quería y lo orgullosa que estaba de él con su último soplo de vida, muriendo en los brazos de su querido hijo.
Anakin, rabioso por la muerte de su madre aniquiló a los Tusken. Destruyó todo el poblado matando a los guerreros, mujeres y niños. Abatido y aterrorizado por lo que había hecho, regresó a la granja Lars con el cuerpo de su madre.
Shmi fue enterrada en la granja Lars en un silencioso funeral. Cliegg habló de su amor por su esposa. Anakin se sentía culpable por su fallo en protegerla y prometió que nunca le volvería a fallar. Tristemente esta sería otra de las muchas promesas que Anakin iba a romper.
        
UNIVERSO EXPANDIDO

Shmi nació en un planeta desconocido. Cuando tenía nueve años ella y su familia se embarcaron en un viaje hacia los territorios del Borde Exterior, pero fueron capturados por piratas que los vendieron como esclavos.

Su infancia no fue fácil, pues fue llevada de un sistema a otro por varios amos sirviendo como una asistenta. Al llegar a la edad adulta fue relegada a trabajos de limpieza. Algunos de esos amos fueron crueles, otros, sin embargo fueron amables, sobre todo Pi-Lippa que enseñó a Shmi valiosas destrezas técnicas. Aunque pensaba liberar a Shmi, Pi-Lippa murió antes de poder hacerlo. Shmi pasó a ser propiedad de uno de los parientes de Pi-Lippa antes de ser vendida a Gardulla la Hutt.
Durante los años que vivió con la familia Lars, hizo un diario en el que grababa algo casi todos los días. Este diario fue a parar finalmente a manos de su nieta Leia Organa. Leyendo el diario, Leia se dio cuenta de la persona que había sido su padre antes de convertirse en Darth Vader, lo que la ayudó a perdonarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario