Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

jueves, 16 de agosto de 2012

Saltador celeste T-16



SALTADOR CELESTE T-16

Pregúntale a un joven granjero de Tatooine que hace más difícil la vida en un planeta del Borde Exterior, y seguramente te nombrará, a parte del calor, la aridez y ferocidad de las criaturas del desierto, el aburrimiento.
Para un grupo de jóvenes que crecieron en las cercanías de Anchorhead, la huida del aburrimiento venía en la forma triedral del saltador celeste T-16 de Incom.    
La nave troposférica de placer tenía los mandos y controles dispuestos de forma semejante a los de un ala-X. Como resultado, los pilotos que se han entrenado con un T-16, no tienen ningún problema cuando se encuentran ante los mandos de un ala-X. La cabina y el motor están localizados en el centro de las alas triedrales.
Luke arrancó el estabilizador de su saltador celeste de dos plazas cuando intentaba maniobrar a través de la Aguja de Piedra en el Cañón del Mendigo. Después aunque no podía volar con su querida nave, jugaba con una pequeña maqueta de saltador celeste para pasar el rato.
                  
UNIVERSO EXPANDIDO

El T-16 es una nave transorbital de ocio, de gran velocidad, que constituye el sueño de todos los jóvenes pilotos de carreras. Fue diseñado para ser rápido y fácil de manejar.
La clave de su buen funcionamiento y rendimiento, es la unión de unos eficientes motores propulsores DCJ-45 para su elevación y un motor de iones Incom E-16/x  para el empuje. Esto proporciona al T-16 impresionantes velocidades de hasta 1200 kilómetros por hora y un techo de vuelo de 300 kilómetros. Su cabina interna está presurizada para resistir los viajes suborbitales y tiene dos secciones con espacio para un piloto y un pasajero.
Su diseño distintivo de tres alas, visto en muchos transportes imperiales, ayuda a la estabilización del saltador celeste a altas velocidades, aunque la aleta estabilizadora delantera bloquea el campo de visión del piloto. Unos estabilizadores giroscópicos avanzados, ayudan al piloto a mantener el control, incluso en las maniobras y giros de alto riesgo. La nave tiene una asombrosa capacidad de maniobra ya que puede realizar giros muy ajustados y elevaciones verticales sorprendentes. La Alianza Rebelde reclutó algunos intrépidos pilotos en los mundos del Borde Exterior que tenían experiencia volando con T-16. Entre estos jóvenes se encontraban Jek Porkins, Biggs Darklighter y el propio Luke Skywalker.
Luke Skywalker tenía un T-16 y a menudo corría en carreras contra sus amigos por el Cañón del Mendigo de Tatooine, demostraba su excelente puntería practicando el tiro al blanco en las madrigueras de las ratas womp, con su artillería de choque. Las carreras improvisadas a lo largo de los serpenteantes cañones del desierto ponían a prueba las habilidades naturales de Luke. La experiencia que obtuvo en esas carreras de alto riesgo le sirvieron de ayuda cuando se encontraba maniobrando con su ala-X a lo largo de la estrecha trinchera de la Estrella de la Muerte.
Mientras que los T–16 civiles rara vez llevan armas, salvo unos cañones aturdidores usados para defenderse de los depredadores y rapaces naturales de algunos mundos, los accesorios opcionales ofrecen 4 cañones de choque con disparo delantero o un par de cañones neumáticos, más baratos, con lasers de objetivo.
Los T-16 armados son fundamentales en las milicias planetarias, fuerzas policiales y de seguridad y funciones de escolta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario