Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

sábado, 7 de julio de 2012

Qui-Gon Jinn


QUI-GON JINN


Un venerable aunque inconformista Maestro Jedi, Qui-Gon Jinn era un estudioso de la Fuerza viviente. Al contrario que los otros Maestros Jedi que solían sumirse en la meditación de la Fuerza unificadora, Qui-Gon vivía el momento adhiriéndose a la filosofía de “siente, no pienses, usa tus instintos”. Si no fuese por sus puntos de vista, Qui-Gon hubiese sido sin duda miembro del Consejo Jedi.
A petición del Canciller Supremo Valorum, Qui-Gon y su aprendiz padawan Obi-Wan Kenobi, viajaron a Naboo para resolver la disputa comercial que amenazaba al pacífico planeta.
Al llegar a Naboo se encontraron con más problemas de los que habían previsto. Pronto descubrieron que existía una trama cuyo objetivo era la invasión del planeta por un inmenso ejército de droides.
Qui-Gon ya se había encontrado con los neimoidianos en el pasado y no confiaba en ellos. Enseguida se dio cuenta de que estaba ocurriendo algo mucho más serio, cuando intentaron matarlos con una mortífera toxina. Los dos Jedi descubrieron que se estaban cargando en naves un gran ejército de droides de desembarco, con el fin de conquistar el planeta.
Qui-Gon y Obi-Wan se introdujeron en dos de las naves de invasión y consiguieron huir a la superficie de Naboo.
En los pantanos de Naboo, Qui-Gon rescató al torpe gungano Jar Jar Binks, que contrajo una deuda de vida con el Jedi. La naturaleza compasiva de Qui-Gon hizo que tomara al extraño alienígena bajo su protección.
Jar Jar les ofreció refugio en la ciudad sumergida de Otho Gunga. Qui-Gon se presentó ante el Consejo Gungano e intentó advertir al jefe Nass de la inminente invasión.
Al darse cuenta de que no le hacían ningún caso, Qui-Gon los convenció para que le proporcionasen un medio de transporte para llegar a Theed. Para evitar que Jar Jar fuese ejecutado, Qui-Gon solicitó al Consejo que le permitiesen llevarse a Jar Jar como piloto del bongo.
Los tres consiguieron atravesar el núcleo del planeta y salieron a la superficie en Theed.
En las calles de Theed se encontraron con la Reina Amidala y su séquito, que eran conducidos a un campo de prisioneros de la Federación de Comercio. Qui-Gon y Obi-Wan intervinieron y los liberaron y persuadieron a Amidala de que fuese con ellos a Coruscant par exponer su situación ante el Senado.

Durante el viaje a la capital, el daño recibido por la Nave Real, les obligó a hacer una parada no programada en Tatooine, un planeta del Borde Exterior.
El sistema de hiperpropulsión de la Nave Real necesitaba reparaciones, así que Qui-Gon se dirigió a la ciudad de Mos Espa para adquirir las piezas necesarias. Le acompañaron Padmé, Jar Jar y R2. Allí conocieron a un singular niño esclavo llamado Anakin Skywalker que trabajaba para el más infame chatarrero de la ciudad, Watto.

Al no disponer del dinero suficiente para adquirir las piezas necesarias y comprobar que Watto era inmune a la Fuerza, Qui-Gon y sus compañeros abandonaron la chatarrería de Watto. Poco más tarde se encontraron de nuevo con Anakin, el cual ofreció su casa como refugio a los viajeros al iniciarse una de las fuertes tormentas de arena que asolaban Mos Espa. Qui-Gon se dio cuenta de que el chico era excepcionalmente poderoso en la Fuerza. Anakin se ofreció voluntario para conseguir los recambios, inscribiéndose para correr con la vaina que el mismo había construido, en la Clásica del Boonta Eve. A pesar de las objeciones iniciales, convenció a todo el mundo de que no había otro remedio.
Tras una segunda conversación con el chatarrero se cerró el trato. Si Anakin ganaba la carrera, a Watto le correspondería es dinero del premio salvo el coste de las piezas y además tendría que liberar a Anakin. Caso contrario, Watto se quedaría con la nave de los forasteros, la Nave Real.
Tras ganar la carrera, Qui-Gon informó a Anakin de que había quedado libre y que sería llevado a la capital de la República para ser entrenado como un Jedi.
Cuando regresaban a la nave Real, Qui-Gon fue atacado por un misterioso guerrero entrenado en las artes Jedi.

El Maestro Jedi entonces fue a Coruscant para presentar a Anakin ante el Consejo Jedi. El Consejo sin embargo, sintió que el futuro de Anakin estaba nublado y era incierto, y consideraban que el chico era demasiado mayor para iniciar el entrenamiento y que estaba peligrosamente lleno de miedo e ira. No permitieron, en principio que Qui-Gon entrenará a Anakin.
Qui-Gon también explicó al Consejo es ataque del misterioso asesino de Tatooine. Afirmó que se trataba de un Sith, pero los miembros del Consejo no estuvieron de acuerdo  con él.
Mace Windu pensaba que no era posible que los Sith hubiesen vuelto a atacar sin que el Consejo se hubiese apercibido de ello, aunque Yoda le advirtió de la sutileza con la que podía actuar el lado oscuro.
Preocupados por las noticias de Qui-Gon, el Consejo ordenó a Qui-Gon y Obi-Wan que permaneciesen junto a la reina Amidala y regresar con ella a Naboo. Mientras, el Consejo debatiría sobre el futuro de Anakin. El Maestro Jedi mantuvo al chico bajo su protección cuando regresaron a Naboo.
En Naboo Qui-Gon y Obi-Wan se enfrentaron al lord del Sith Darth Maul, el atacante de Qui-Gon  en el desierto. Maul probó ser un mortal y terrorífico contrincante. Juntos Obi-Wan y Qui-Gon detuvieron los ataques del Sith, pero en el transcurso de la batalla maestro y aprendiz quedaron separados. Maul aprovecho la ventaja superando las defensas de Qui-Gon hiriendo mortalmente al Jedi. Obi-Wan entonces venció al Maul pero ya nada pudo hacer por salvar a Qui-Gon. Con su último aliento el Maestro Jedi le pidió a Obi-Wan que entrenase a Anakin, petición que Kenobi aceptó.
Poco más tarde el cuerpo del Maestro Jedi fue incinerado en un funeral al que asistieron gran cantidad de personas incluidos Anakin, Obi-Wan, Jar Jar y varios miembros del Consejo Jedi.

UNIVERSO EXPANDIDO


Qui-Gon tuvo bastantes dudas para tomar un nuevo aprendiz padawan debido a su error con su segundo estudiante. Xanatos era el hijo de Crion, el hombre más rico del planeta Telos. Él tenía un elevado nivel de midi-clorianos en su sangre, por lo cual Qui-Gon lo cogió como aprendiz. Crion de mala gana estuvo de acuerdo en dejar a su hijo que recibiese el entrenamiento Jedi.

Aunque el talento de Xanatos era innegable, su elevada posición y actitud, con frecuencia chocaban con sus compañeros. Como examen final de Xanatos, el maestro Jedi Yoda los envió a él y a Qui-Gon de vuelta a Telos donde se estaba germinando una guerra civil. El padre de Xanatos le rogó a su hijo que se uniese a sus fuerzas para tomar el control del planeta. Xanatos aceptó y Qui-Gon se encontró en guerra con su propio estudiante. Jinn se vio forzado a matar a Crion en la batalla y un iracundo Xanatos peleó con su mentor. Aunque Qui-Gon venció a Xanatos, el no podía soportar la idea de matar a su propio padawan.
El estudiante vencido huyó y Qui-Gon estuvo obsesionado durante años con su fallo, olvidándose de sus anteriores éxitos como profesor y normalmente se refería a Xanatos como su primer aprendiz.
Aunque se juró no volver a entrenar a ningún padawan, Qui-Gon conoció a un adolescente Obi-Wan en una misión a Bandomeer. Yoda deseaba que Obi-Wan fuese el tercer padawan de Qui-Gon. Finalmente Jinn superó su pena y tomó a Kenobi como padawan. El camino no fue tranquilo, y su relación sufrió un revés cuando Obi-Wan abandonó temporalmente la orden Jedi para ayudar en la guerra civil de Melida/Daan. Por fin y no sin dificultades ambos volvieron a unirse. Ambos se convertirían en un formidable equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario