Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

miércoles, 27 de junio de 2012

Arcona


ARCONA


Las tabernas de los espacio-puertos como Mos Eisley son escaparate de una amplia colección de especies alienígenas. Esta especie de serpiente de suave piel destaca por su atractivo, sus brillantes ojos y su distintiva cabeza en forma de yunque.

UNIVERSO EXPANDIDO


Los arcona son unos altos humanoides reptilianos de sangre fría parecidos a serpientes, con cabezas triangulares y unos bulbosos órganos sensoriales situados entre dos grandes y brillantes ojos. Proceden del planeta Cona, un caliente y desértico planeta del círculo interior con una atmósfera compuesta de nitrógeno, hidrógeno y amoníaco. Su piel que varía entre el negro grisáceo del ébano y un profundo marrón rojizo, tiene la densidad y textura del árbol bark.

Su desértico planeta está desprovisto de agua libre, pero posee densas concentraciones de amoníaco. Los arcona han desarrollado garras para poder obtener el agua escondida en cápsulas escondidas en el rocoso suelo de su planeta, y el amoníaco es usado como un sistema circulatorio complementario para eliminar los desperdicios de su cuerpo. Cuando salen de su planeta toman suplementos de amoníaco para mantener los niveles correctos de esta enzima natural en su sistema.
A pesar de tener unos grandes ojos saltones, la vista de los arcona es pobre. Como los insectos, sus ojos contienen miles de diminutos fotorreceptores cada uno de los cuales ve un color específico. Estos fotorreceptores también detectan el movimiento pero no delinean la forma. Así, todo el campo de visión de un arcona es un conglomerado de color.
Para ayudar a su pobre vista, los arcona poseen un bulboso órgano sensorial en forma de diamante situado entre sus ojos. Muchos creen que es una nariz, pero en realidad el órgano detecta patrones de calor emitidas por otras criaturas, permitiéndoles enfocar este borroso mundo multicolor. Pueden distinguir la mayoría de las especies galácticas por su firma de calor.

Como la mayoría de los reptiles, los arcona tienen órganos olfativos localizados en sus lenguas que chasquean constantemente. Cuando los arcona tienen dificultades para distinguir un objeto en su entorno, chasquean sus lenguas para capturar las moléculas y analizarlas. Su sentido del olfato es bastante agudo y lo utilizan junto con su órgano sensitivo del calor para determinar la disposición de aquellos con los que se encuentra.

La sociedad arcona es fuertemente comunal desde hace mucho, valorando las necesidades del grupo por encima de las de un individuo. Así, carecen de un sentido de individualidad y raramente hablan de ellos en primera persona, utilizando el pronombre nosotros. Aunque en general poseen fuertes lazos familiares, los machos suelen criar a los hijos, mientras que las hembras se consideran más imprudentes e irresponsables. Aun más, los machos de la especie emplean mucho tiempo y cuidado para seleccionar a sus parejas, a menudo toman la decisión de cortejar a una hembra después de meses o años de buscar posibles candidatas. Los arcona consideran el casarse y ser padres un compromiso. Las pequeñas comunidades o nidos se  centran en la paternidad y seguridad de los jóvenes, lo que es fundamenta en un planeta peligroso.
Muchas comunidades familiares construyen sus nidos a unos veinte kilómetros del “Gran Nido” donde los representantes adultos de las comunidades circundantes se reúnen cada veinte días. Un Líder del Nido elegido, dirige las reuniones y maneja el comercio como haría un alcalde de una ciudad, resolviendo disputas y proponiendo trabajos comunitarios.

El planeta es rico en metales preciosos. Antes de las Guerras Clon, los exploradores llegaron a Cona y compraron los derechos mineros del agua, construyendo impresionantes espacio-puertos y creando imponentes ciudades en torno a sus operaciones. Sin embargo, pronto, las corporaciones mineras se dieron cuenta de que los arcona nativos eran adictos al cloruro sódico (sal). Como la sal es fácil de transportar, las corporaciones empezaron a cambiar sal por los derechos de prospección. En los cuerpos de los arcona la sal actúa como un alucinógeno interfiriendo con los nervios ópticos creando una alucinación adictiva que consiste en la aparición de una serie de colores en su percepción visual. Su efecto es mortal ya que destruye su páncreas que transforma el amoníaco en agua. El efecto más visible es que el color de sus ojos cambia de verde a dorado. Los arcona adictos tienen que consumir unos veinticinco gramos de sal al día para que no comience el síndrome de abstinencia. Como las hembras arcona son más liberales y están menos ligadas al hogar, constituyen el grueso de los adictos -que necesitan alimentar su necesidad a toda costa.

Como la adicción es una plaga que destruye la familia –y la comunidad, los no adictos no dudarán en matar a cualquiera a quien descubran vendiendo sal en Cona. La República dicto leyes estrictas para restringir el transporte de sal al sistema y los arcona también tienen sus propias leyes prohibiendo la venta o importación de sal en su planeta. Aunque ésta ha hecho poco para reducir su venta en el mercado negro.
A pesar de la tendencia de los arcona a seguir estrictamente la tradición, cuando los exploradores de la antigua República hicieron contacto con la especie, muchos miembros fueron extremadamente entusiastas en explorar la galaxia. Comunidades enteras buscaron empleo en las corporaciones que vinieron a extraer minerales y a construir en Cona, esperando tener la oportunidad de salir del planeta. Como consecuencia en las zonas civilizadas de la galaxia, las colonias de arcona son comunes. En la actualidad viajan mucho por la galaxia, utilizando tecnología desarrollada por otras especies. Ahora se pueden encontrar en todos los grandes espacio-puertos, tanto como turistas como empleados de grandes corporaciones multiplanetarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario