Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

domingo, 11 de junio de 2017

K-2SO

K-2SO

K-2SO era un droide imperial de seguridad reprogramado  leal a la Alianza. Formaba parte del Equipo de Extracción Bravo que rescató a Jyn Erso del campo de trabajo Wobani. Cuando Erso trató de huir, K2 la agarró y la arrojó al suelo pidiéndole que no se resistiese a su rescate.
Poco después K2 acompañó a su dueño Cassian Andor y a Jyn en una misión para buscar al padre de Jyn, Galen Erso, y así reunir información sobre la nueva superarma del Imperio que estaba siendo construida. Cassian recibió en secreto la orden de matar a Galen para impedir que el arma llegase a ser acabada. La Alianza supo de la existencia de la Estrella de la Muerte a través del desertor imperial Bodhi Rook quien había sido capturado por el líder disidente Saw Gerrera.
K2 y sus compañeros dirigieron a Jedha para localizar a Saw Gerrera y conseguir el mensaje enviado por Galen que les permitiría encontrarlo. Bajo las órdenes de Cassian, K2 permaneció a bordo de su ala-U mientras sus compañeros humanos se infiltraban en la Ciudad Santa de Jedha. Pero a pesar de sus instrucciones, K2 se aventuró en la Ciudad Santa e hizo su aparición durante una batalla entre las fuerzas imperiales y los partisanos de Saw. K2 se libró por los pelos de que Jyn le disparase cuando ella disparó a otro droide de seguridad que era exactamente igual a él. K2 interceptó en el aire una granada lanzada por un soldado imperial y la lanzó contra un grupo de soldados que avanzaban hacia ellos. K2 consiguió escapar de la refriega que hubo a continuación  y regresó a su ala-U. Mientras, sus compañeros eran capturados por los partisanos de Saw y llevados a la base del Líder rebelde que estaba en las catacumbas de Cadera.
Durante una prueba de tiro la Estrella de la Muerte destruyó la Ciudad de Jedha. K2 se dirigió a la base de Gerrera y recogió a Cassian, Jyn, Bodhi y sus nuevos compañeros Chirrut Înwe y Baze Malbus con su ala-U antes de que la base fuese alcanzada por la onda expansiva de la explosión. En el transcurso de la misión los rebeldes se enteraron de que Galen había incorporado un fallo en el diseño de la Estrella de la Muerte y de que los planos estaban guardados en unas instalaciones Imperiales de alta seguridad en Scariff. Saw también le dijo a Jyn que su padre estaba en el planeta Eadu.
K2 condujo al equipo hasta el planeta. Pese a la fuerte tormenta y lo complicado del terreno, los rebeldes pudieron aterrizar su nave en las inmediaciones de la Estación de Vuelo Imperial donde estaban alojados Galen y otros científicos.
La nave sufrió múltiples desperfectos durante el aterrizaje, pero Andor decidió continuar con la misión. Acompañado por Bodhi se dirigió hacia los laboratorios de investigación donde trabajaba Erso, con la intención de matar a Galen. K2 quedó con el resto del equipo en la nave averiada para intentar arreglar las comunicaciones. Mientras veían como Andor y Rook se dirigían a su destino, unos comentarios de Chirrut y K-2SO hicieron sospechar a Jyn que Cassian iba a matarlo por lo que decidió encontrarlo antes de que lo hiciese Cassian.
Durante el viaje a Eadu Andor había enviado un mensaje a la base de Yavin 4 comunicándoles que Erso estaba en Eadu. El general Davits Draven ordenó lanzar un ataque sobre Eadu para acabar, mientras hubiese la oportunidad, con Erso. En el transcurso del ataque rebelde un torpedo de protones perdido mató a Galen y el ala-U quedó destruido. K2 acompañado por Rook consiguió hacerse con una lanzadera de carga imperial con la que rescató a Jyn, Cassian, Baze y Chirrut tras lo cual emprendieron camino a la base de Yavin 4.
Los dirigentes de  la Alianza fueron convocados a una reunión en la que Mon Mothma les informó de la existencia de la Estrella de la Muerte y de su potencia de fuego, y Jyn les indicó que existía una posibilidad de destruir el arma. Pero la Alianza Rebelde fue incapaz de llegar a un consenso sobre la Estrella de la Muerte por lo que Jyn y su grupo decidieron ir por su cuenta, en una misión no autorizada, a Scariff para robar los planos. Este ataque rebelde se conocería como Rogue One.
Junto con un grupo de soldados rebeldes que quisieron ayudarlos, tomaron la lanzadera imperial que habían cogido en Eadu y K2 y Rook los llevaron hasta su destino. Tras salir del hiperespacio, la lanzadera consiguió cruzar la puerta del escudo y aterrizar en el complejo de seguridad imperial planetario.
Mientras el resto de la unidad organizaba un ataque des distracción a la base, K2 acompañó a Jyn y a Cassian, que iban disfrazados de imperiales, al interior del complejo de seguridad. Durante el transcurso de la misión K2 se acercó a otra unidad KX y accedió a su base de datos para obtener un mapa del complejo. Los tres rebeldes se dirigieron entonces hacia la cámara acorazada de datos donde se guardaban los planos de la Estrella de la Muerte. K-2SO incapacitó al técnico, se hizo con el control del ordenador y abrió la puerta de la cámara. En ese momento K2 recibió la noticia de que la flota rebelde había llegado a Scariff y que el Imperio había cerrado la puerta del escudo.
Como estaban atrapados, K2 sugirió que se transmitiesen los datos, pero el tamaño del archivo precisaba que el escudo estuviese abierto durante la transmisión para que pudiese llegar hasta la flota que estaba orbitando el planeta. Jyn y K2 se habían ganado el respeto mutuo por lo que ella le dio un bláster para que se defendiese, lo cual sorprendió a K2.
Mientras Jyn y Cassian estaban registrando los archivos en busca de los planos, varios soldados de asalto se acercaron a K2 que trató de entretenerlos pero se descubrió su tapadera cuando Cassian habló a través del interfono. K2 entabló batalla con los soldados de asalto mientras retransmitía la localización de la cinta de archivo llamado “estrellita” que era el nombre en código de los planos. Antes de que Cassian pudiese coger el archivo, la puerta de control fue derribada y la energía del dispositivo se apagó. K2 le rogó que trepasen por la cámara antes de caer bajo el fuego de un soldado de asalto. Pese a su desintegración Jyn y Cassian consiguieron obtener los planos y retransmitirlos a la flota rebelde.

UNIVERSO EXPANDIDO

Aunque era leal a la Alianza, el droide podía ser una visión alarmante en el interior de una base secreta rebelde. El pragmático droide era el perfecto agente infiltrado ya que se podía camuflar perfectamente en instalaciones y puestos imperiales.
Cuando el Senado promulgó la orden que prohibía la fabricación de droides de combate, Industrias Aratek la evitó clasificando la serie KX como droides de seguridad. Su programación incluía diversos códigos para reconocer y obedecer al personal militar de rango superior o igual al de teniente.
Cassian Andor fue el encargado de reprogramar a K-2SO. Aunque muchos de los droides de la serie KX carecen de emociones, pequeños errores y fallos técnicos en la reprogramación de K2, llevaron al completo desarrollo de una completa personalidad. Era cínico, tendente al sarcasmo y al estoicismo. A menudo comentaba que él había calculado las pocas posibilidades de éxito en cualquier situación dada (lo que Cassian se negaba a oír). Su sarcasmo llegaba al punto de desobedecer órdenes de poca importancia y probar su habilidad en misiones dadas, como se vio en Jedha. Era bastante independiente y a menudo desobedecía órdenes que le parecían contraproducentes riñendo a sus compañeros por ignorar su aviso.
Las proporciones de K2 eran exageradas con respecto a un humano, pero su cuerpo y extremidades fueron diseñados con precisión y le daban una movilidad perfecta. Sus complejos sistemas giroscópicos le permitían mantener un buen equilibrio.
Disponía de un sistema de mejora de comunicaciones integrado que le permitía acceder a frecuencias imperiales estándar.
K-2SO podía operar una amplia gama de herramientas y equipamiento y transportarlos. Su módulo cognitivo estaba programado con las especificaciones de más de 40 naves de transporte imperiales, lo que lo convertía en un piloto muy capaz.
Él respetaba a Andor sinceramente, como amigo, y por ello no tuvo dudas en sacrificarse para protegerlos a él y a Jyn Erso durante su misión para robar los planos de la Estrella de la Muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario