Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

jueves, 20 de febrero de 2014

Droide demoledor LIN


DROIDE DE DEMOLICIÓN LIN

Los jawas son los carroñeros por excelencia de los desiertos de Tatooine. Durante sus viajes por el desierto recogen todo lo que pueden para repararlo y después venderlo. Entre los droides que ofrecieron a Owen Lars en su última visita, se encontraba un droide demoledor LIN.
UNIVERSO EXPANDIDO

El droide demoledor LIN dispensador de minas es un ejemplo de un gran producto forzado a desaparecer del mercado por una combinación de mala suerte y peor marketing.
Cybot Galáctica construyó el droide de demolición para uso comercial en aplicaciones que van desde la minería hasta la demolición de edificios. El droide se mueve lentamente por el suelo y sus componentes internos están protegidos por una cúpula de duracero. La razón de esta fuerte cubierta es clara. Tras colocar cargas explosivas y debido a su lento movimiento, a menudo es rociado por una lluvia de escombros producidos por la explosión.
Durante los trabajos normales, el LIN se mueve gracias a dos orugas (el mismo tipo de oruga que las del WED) hasta su posición y recoge una carga explosiva de su cinta transportadora interna con su brazo. Los sensores sónicos permiten al droide sondear las estructuras para buscar puntos débiles y colocar las cargas con precisión. La cúpula y el brazo pueden rotar 360º. Un par de antenas telescópicas pueden enviar señales a través de kilómetros de roca sólida aunque el droide demoledor sólo puede comunicarse mediante lenguaje de droides.
Entre los defectos del droide se incluyen el peso de la cubierta de duracero del casco, el cual ralentiza al droide e inutiliza su motor impulsor. Los ambientes húmedos a veces hacen que se agarrote, un problema en los planetas mineros en los que los túneles están a menudo llenos de agua.
Schaumn Asociados, la agencia de publicidad de Cybot Galáctica decidió promocionar la droide basándose solamente en su dureza en un anuncio memorable titulado “a prueba de bomba”. En él se veía a cientos de droides de demolición, volando libres por el espacio, que eran alcanzados por un turboláser. Los rayos de energía golpeaban a los droides como a las bolas en una mesa de mung tee, pero todos sobrevivían sin un arañazo.
Cuando los clientes los demandaron por no ser literalmente a prueba de bombas, Cybot Galáctica les respondió diciendo que era una “exageración claramente cómica”(como experimento muchos sometieron a sus droides a un continuo fuego láser). Cybot Galáctica retiró el anuncio, pero pronto se encontró con reveses más grandes cuando una carga de detonita explotó prematuramente en la pinza de un droide en un puesto minero en Gosfambling. El hundimiento del túnel causó la muerte por asfixia de 10 mineros.
Los investigadores concluyeron que la culpa era de la carga y no del droide, pero el droide LIN ya había conseguido suficiente mala prensa. Cybot Galáctica retiró el droide del mercado.
Después de la retirada el droide tuvo éxito entre los sindicatos criminales y los militares, dos grupos que no se preocupaban por satisfacer a los accionistas. Los cárteles del crimen enviaron enjambres de droides LIN a Ryloth, Socorro y otros planetas ricos en especia para abrir nuevas vetas. El Ejército de la República y más tarde el Imperio usó a los droides para desplegar minas o retirarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario