Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 9 de septiembre de 2013

Fragata escolta (Nebulón-B)

FRAGATA ESCOLTA


Al contrario que el Imperio que disponía de una gran cantidad de recursos, la Rebelión tenía que esforzarse mucho para equipar a sus soldados y a su flota. La  Alianza trabajaba con unos pocos cruceros que no tenían descanso, muchas veces modificándolos para adecuarlos a propósitos que iban mucho más allá de sus especificaciones originales. 
El también llamado Crucero rebelde es, en realidad, una fragata de escolta Nebulón-B modificada que la Alianza usó para diversas misiones. 
Tras su enfrentamiento con Darth Vader en la Ciudad de las Nubes, Luke Skywalker se recuperó de sus heridas a bordo del Redención, una Nebulón-B modificada para servir como fragata médica.

UNIVERSO EXPANDIDO


La mayoría de las fragatas Nebulón-B fueron en principio puestas en marcha por el Imperio. Los Astilleros de Impulsores de Kuat diseñaron la Nebulón-B para proteger naves imperiales más grandes durante ataque. La fragata incluye doce cañones láser con servos de seguimiento de precisión y avanzados ordenadores de objetivo capaces de capturar cazas moviéndose a gran velocidad. Las fragatas Nebulón-B tienen doce baterías de turbolasers que se utilizaban contra naves capitales. Las naves pequeñas se pueden acoplar al tubo central de atraque. La bahía puede albergar más de 24 cazas. Fuertes escudos y un casco con blindaje reforzado completan las capacidades de combate de la nave.
Para proporcionar alguna versatibilidad a la nave a menudo se equipa a la fragata Nebulón-B con dos proyectores de haz tractor que pueden utilizarse para rescatar naves amigas averiadas o capturar naves enemigas inoperativas. El Imperio solía utilizar las fragatas Nebulón-B como exploradores de largo alcance por los sofisticados sensores y los transceptores de largo alcance de la nave. Algunos oficiales imperiales despreciaban la Nebulón-B por su lentitud a velocidades subluz, pero otros tácticos comprendían el beneficio de utilizar la fragata para lanzar ataques de corto alcance contra enemigos insospechados.
Irónicamente, los agentes rebeldes adquirieron varias de las fragatas Nebulón-B mediante deserciones o robos. Al principio de la Guerra Civil Galáctica las fragatas Nebulón-B fueron las principales naves de ataque de la rebelión. Por ser las naves más modernas y poderosas de la flota rebelde, muchas de las fragatas Nebulón-B fueron convertidas en naves de búsqueda y rescate, naves comandante y vehículos de reconocimiento de largo alcance.
La fragata de escolta Nebulón-B estaba diseñada como una competente nave capital capaz de representar una amenaza para los cazas imperiales. Era la responsable de los repetidos ataques a convoyes imperiales.
Muchas de las fragatas de escolta fueron readecuadas para otros usos como fragatas médicas. En estas naves los técnicos de la Alianza reemplazaron los hangares por salas hospitalarias. Las fragatas médicas tienen instalaciones para más de 700 soldados heridos e incluían un personal completo de droides médicos y especialistas de la Alianza. Dieciseis tanques de bacta y otros equipos ocupaban la mayor parte de la superficie de la cubierta de la fragata médica obligando a la nave a confiar en naves de apoyo cuando era atacada. Además, casi la mitad del armamento de la fragata médica fue eliminado o reemplazado con sistemas redundantes tales como generadores de energía de refuerzo, proyectores de escudo y sistemas de soporte de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario