Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

jueves, 9 de agosto de 2012

Droide recuperador


DROIDE RECUPERADOR


Aunque una vaina estrellada podía ser del agrado de una audiencia que buscaba diversión, los restos hacían la carrera más peligrosa. Para limpiar la pista, los organizadores de la carrera empleaban a estos flotantes droide recuperadores. Eran llevados a los lugares conflictivos por soportes flotantes que los depositaban en la pista. Luego, los droides recogían los restos con miembros articulados.

UNIVERSO EXPANDIDO


Los droides recuperadores P-100 son normales a la vista para los aficionados a las carreras de vainas, sobre todo para el grupo sediento de sangre que ve sólo las carreras por los accidentes. Como ursais volando en círculos sobre la carroña, los droides recuperadores buscan las carcasas de las vainas estropeadas desmontándolas enseguida.
Serv-O-Droid construye el P-100 pero al igual que ocurre con la popular serie de pit droides, los droides recuperadores son un diseño original de Cyrillian. Los reptiles de Cyrillia aficionados a las carreras  diseñan ambas series de droides para tareas diferentes pero complementarias: los pit droides reparan las vainas y los recuperadores recuperan las vainas demasiado dañadas para volar.
Los droides recuperadores son llevados a las pistas colgados de los brazos de unos repulsores. Estos brazos están equipados con sensores de rastreo omnidireccionales que pueden señalar con precisión, gracias a la señal de desastre de una vaina caída, el lugar del accidente. Los droides recuperadores pueden soportar una carga de hasta quinientos kilos.
Cada P-100 recuperador está rematado con una tapa con forma de campana similar a la que llevan los pit droides. Cuatro brazos-pinza articulados cuelgan de la parte de abajo. El motor repulsor de un P-100 es mucho más potente que los que tienen los droides de tamaño similar, ya que el P-100 también necesita soportar el peso de su carga.
Los droides de salvamento están controlados por los organizadores de las carreras que dan dos horas estándar a los pilotos para reclamar sus bólidos averiados antes de que los repuestos sean subastados o vendidos a los jawas. Multitudes de cazadores de gangas participan en estas  subastas, pero  se
sabe que los menos legales tienen sus propios droides recuperadores a los que sueltan durante las carreras para pillar restos valiosos antes que los autorizados. Los pilotos caídos normalmente son incapaces de distinguir un equipo de P-100 de otro y se ha dado algún caso en que los pilotos permanecen inmóviles observando como sus vehículos son robados justo delante de sus narices.
No todos los P-100 son utilizados para rescate en carreras de vainas. Los droides se emplean en plantas para empacar, enviar o buscar y rescatar. En Coruscant un empresario importó miles de estas unidades como respuesta a una plaga de larvas stratt en los niveles subterráneos de la ciudad. Estos droides recuperadores modificados y equipados con blasters aturdidores demostraron ser completamente inútiles reconociendo y debilitando a los stratts. Cuando comprendió que había creado una amenaza, el vendedor huyó del planeta dejando una flota de P-100 pululando por las calles y cielos que iban borrando indiscriminadamente a los peatones.
El P-100 no es el único modelo de droide recuperador en el circuito de vainas. Otro modelo común es el cargador flotante HL-444 de Arakyd que también sirvió como transporte de armamento republicano durante las Guerras Clon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario