Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 2 de julio de 2012

Snowspeeder


SNOWSPEEDER

Cuando la Alianza Rebelde estaba estacionada en Hoth, modificó los airspeeders T-47 convirtiéndolos en snowspeeders, rápidos transportes aéreos para patrulla y defensa de su base oculta.
Parecía que el intenso frío reinante iba a tener en tierra permanentemente a sus fuerzas aéreas, pero el ingenio de los Rebeldes venció a los implacables elementos de Hoth.  
El airspeeder T-47 es una pequeña nave en forma de cuña con dos cañones láser en su parte frontal. En el arco trasero hay un lanza-arpones dotado de un cable para remolcar grandes pesos.
El snowspeeder es una nave para dos tripulantes, un piloto y un artillero en la parte trasera.
La unidad principal de snowspeeders de la Alianza en la Base Eco era el Grupo Pícaro comandado por Luke Skywalker. Esta unidad fue la encargada de retrasar a la atronadora fuerza imperial de invasión el tiempo suficiente para que los mandos de la Base Eco pudiesen evacuarla.
La fuerza de ataque imperial estaba formada por AT-AT. Los cañones láser de los snowspeeders eran poco eficaces contra semejante blindaje y Luke empleó una táctica desesperada. Ordenó a sus pilotos que emplearan sus arpones y cables de remolque para sujetar las patas de los caminantes imperiales. Wedge Antilles y su artillero Janson fueron los primeros en enredar con éxito las patas de un andador. Con las patas sujetas, el caminante trastabilló y se estrelló contra el suelo. Solo entonces los snowspeeders pudieron tener un blanco claro en su débil cuello.

UNIVERSO EXPANDIDO

Cuando el ejército rebelde se trasladó a Hoth, los técnicos de la Alianza pasaron muchos meses modificando los motores para utilizarlos en el planeta helado. Entre los vehículos que finalmente se adaptaron al clima de Hoth estaba el airspeeder T-47, el cual los rebeldes habían utilizado previamente en Dantooine y otros planetas para reconocimientos.

Tras intensas modificaciones, el T-47 demostró ser extremadamente útil en Hoth y se ha conocido desde entonces de una forma más genérica como el “snowspeeder” rebelde.
Los técnicos de la Alianza Rebelde rebuscaron en su propio arsenal para poder convertir una nave civil, como el T-47, en una nave de combate.
El Ala-Y se convirtió en el primer donante del programa T-47 proporcionando cabinas readaptadas, controles y blindajes al snowspeeder.
Esto aminoró los tiempos de entrenamiento requeridos para convertir a los ases de los cazas de la Alianza en ases de los snowspeeders de la Alianza.
Para compensar el peso adicional del blindaje y del armamento, la Alianza dotó al T-47 de una avanzada planta de energía y motores de elevación vertical.
El T-47 es justamente un airspeeder básico, con un motor repulsor normal y unos dispositivos de precombustión de alta energía. Las unidades de impulso son de fácil acceso permitiendo a los rebeldes instalar fácilmente radiadores sobre las bobinas para evitar la congelación de los motores. Los mecánicos también añaden toberas anticongelantes para los frenos y alerones giratorios para evitar que se forme hielo en estos delicados componentes.
La Corporación Incom diseñó inicialmente el T-47 para uso industrial como un transporte de carga atmosférico. En el diseño original, la cabina del airspeeder estaba configurada para un piloto mirando al frente y un “encargado de carga” mirando hacia atrás. El encargado de carga era el responsable de asegurar los módulos repulsores de carga utilizando el cañón de arpón magnético y el cable de remolque de duracero.

La Alianza adoptó el T-47 en los inicios de la Guerra Civil Galáctica. Para preparar el vehículo para combate, los rebeldes armaron el airspeeder con cañones láser dobles y transformaron al encargado de carga en un artillero. Éste utiliza un sistema informatizado de mira y pantallas de proyección holográfica para controlar los cañones láser y el cañón del arpón, aunque el piloto puede responsabilizarse de las armas si es necesario. Para asegurar la supervivencia del T-47, los rebeldes añadieron un blindaje al casco. 
El T-47 carece de escudos, pero su chasis pequeño y excepcional maniobrabilidad le permiten esquivar el fuego enemigo. Los pilotos también confían en la gran velocidad del vehículo: el T-47 tiene una velocidad máxima que supera los 1000 kilómetros por hora con una velocidad ideal de combate de 600 kilómetros por hora.
Apoyándose en el éxito del snowspeeder, los rebeldes siguieron modificando el T-47 para utilizarlo en otros planetas. Los speeders de los pantanos incorporaban dispositivos de flotación, toberas de propulsión impermeables y cabinas resistentes al agua. Los speeders del desierto están equipados con avanzados filtros que evitan que la arena se cuele en los motores y los alerones de dirección; los sistemas de refrigeración del motor y la cabina evitan el sobrecalentamiento y un sistema de radar de corto alcance para volar en las tormentas de arena. Finalmente, los speeders celestes tienen unos motores repulsores mucho más fuertes y cabinas presurizadas para vuelos de gran altura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario