Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

domingo, 15 de julio de 2012

Ki-Adi-Mundi


KI-ADI-MUNDI


Era un representante alienígena que pertenecía al Consejo Jedi. La característica física más distinguible del humanoide Ki, era un alargado cráneo cónico que contenía un cerebro binario.
Cuando el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn informó sobre un ataque Sith durante los sucesos que rodearon la Batalla de Naboo, Ki-Adi-Mundi expresó su sorpresa ante la idea.

“Imposible” señaló "los Sith se extinguieron hace un milenio”.Debido al fallo de no detectar la amenaza Sith a tiempo, los Jedi sufrieron la pérdida de uno de sus mejores Maestros, Qui-Gon Jinn. Ki-Adi-Mundi fue a Naboo para presidir el sombrío funeral de Jinn y también estuvo presente en la jubilosa celebración de la liberación de Naboo.
Una década más tarde, el Maestro Jedi Ki-Adi-Mundi seguía sirviendo al Consejo. Estaba en presente en una de las crisis más graves que encaró la Orden Jedi: El movimiento separatista que amenazaba con dividir a la República. Como otros muchos en la orden, Ki se negaba a creer que el arquitecto del movimiento, el antiguo Jedi el Conde Dooku, estuviese detrás de acciones violentas. Como un político idealista formado en la filosofía Jedi, tales actos no eran propios de Dooku, razonó Ki-Adi.
No era el único Jedi que se equivocaba con las limitaciones de Dooku. El antiguo Jedi vigilaba la ejecución programada de Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y la Senadora Padmé Amidala. La repentina llegada de una fuerza de choque Jedi, incluido Ki-Adi, impidió que ello ocurriese. Ki-Adi-Mundi y varios de sus compañeros miembros del Consejo Jedi plantaron batalla a los geonosianos y a los droides de las fuerzas separatistas. Mientras los Jedi se preparaban para encargarse de los geonosianos fueron sorprendidos por el gran tamaño del ejército droide de los separatistas. Muchos Jedi murieron ese día, aunque Ki-Adi fue uno de los supervivientes.

Cuando llegaron los refuerzos de la República, Ki-Adi entró de un salto en una de las cañoneras de la República y más tarde comandó tropas de soldados clon en el núcleo de la batalla. La guerra arrasó las llanuras de Geonosis que se convirtió en el premier campo de batalla de las devastadoras Guerras Clon.
Al igual que sus compañeros Jedi se convirtió en un general durante las Guerras Clon liderando la infantería de las tropas clon en campañas por toda la galaxia. Seguía manteniendo su puesto en el Consejo Jedi y acudía a las sesiones vía holograma.
Durante el asedio del Borde Exterior, cuando las Guerras Clon se acercaban a su final, Ki-Adi estaba destinado en el planeta “caja fuerte” del Clan Bancario Mygeeto. Allí mandaba a los clones de la Marina Galáctica con el comandante Bacara.
Estaba en contacto con Coruscant cuando el Consejo Jedi sufrió los cambios iniciados por el Canciller Palpatine. Él no confiaba en el Canciller y sus decretos para aumentar su poder ejecutivo. Cuando los tres principales miembros del Consejo, Yoda, Mace y él mismo, hablaron de alguna posible acción para separar al Canciller del mando, Ki advirtió que la Orden tendría que tomar el mando en el Senado para asegurar una transición tranquila. Fuera de contexto tales palabras sonaban a traición. Era un signo muy perturbador de la inestabilidad a la que había llegado la democracia en la República.
La transición no se pudo llevar a cabo debido a las maquinaciones del Canciller. Palpatine transmitió en secreto la Orden 66, la última jugada contra los Jedi, a todos los comandantes. Estos identificaron a los Jedi como traidores a la República. El comandante Bacara y sus marines abrieron fuego contra Ki-Adi Mundi. Aunque el Jedi trató de defenderse fue superado por los disparos y murió.

UNIVERSO EXPANDIDO


Un cereano contemplativo, Ki-Adi-Mundi, era el único caballero Jedi que servía al Consejo durante el principio de su mandato, sentado en medio de una reunión de Maestros Jedi. Cuando tenía cuatro años los talentos de Ki en la Fuerza fueron descubiertos por la misteriosa Jedi conocida solo como la Mujer Oscura. La familia de Ki comprendió que la galaxia necesitaba protectores que salvasen a los inocentes de amenazas como la que sufría Cerea por parte del poco escrupuloso ladrón Bin-Garda-Zon, permitiendo que Ki fuese llevado a Coruscant para someterse al entrenamiento Jedi.

Una ve que hubo entrado en el amplio mundo de los Jedi, el Consejo asignó a Ki al Maestro Jedi Yoda.
Décadas más tarde Ki regresó a Cerea para ayudar a liberarlo de los indeseables invasores. Ki se convirtió en un observador del Sistema Cerea viendo como su pacífico mundo sufría las penurias de unirse a una República cada vez más confusa.
A pesar de su aceptación de las filosofías  Jedi, Ki era en el fondo un cereano. Él siguió la tradición cereana del matrimonio polígamo, tomando una mujer y cuatro esposas de honor. Tuvo siete hijas y se convirtió en un fuerte líder de la comunidad. 
En la época de la Batalla de Naboo, Ki se involucró en una contienda política que proponía buscar un cambio en la forma tranquila de Cerea. La propia hija de Ki, Sylvn, se unió a los radicales, poniendo en peligro su vida cuando fue secuestrada por el forajido Ephant Mon. Ki siguiendo la pista de Mon hasta Tatooine descubrió el doble juego de la Federación de Comercio y rescató a su hija.
Después de sus hazañas en Tatooine, Ki-Adi-Mundi fue invitado a unirse de forma permanente al Consejo Jedi, ocupando el puesto que había quedado vacante tras la muerte del Maestro Micah Giett.
Ki-Adi volvió a Tatooine buscando al perdido Maestro Jedi Sharad Hett. Después de aventurarse en las mortales arenas del desierto, Ki encontró a Hett y a su hijo A´Sharad que había estado viviendo con los nativos guerreros Tusken. Hett había sido asesinado por la cazadora de Jedi Aurra Sing y Ki-Adi tomó  A´Sharad como su padawan, continuando el entrenamiento del joven Jedi.
Cuando estallaron las Guerras Clon Ki-Adi mandó fuerzas clon en Lianna e Hypori. El que más tarde se convertiría en el gran enemigo de los Jedi, el General Grievous,  casi acaba con su grupo de Jedi. La llegada de los soldados de élite ARC impidió la masacre.
Un año más tarde, Ki-Adi y Bultar Swan lideraban las tropas en Aardonar. La situación era calamitosa. Con el comandante A´sharad Hett herido,  Ki tuvo que decidir entre rendirse o seguir con la lucha. No queriendo enfrentarse a otra pérdida como la de Jabiim, Ki continúo. Él y sus tropas esperaron a que estallase una tormenta de iones cegadora en el cañón Vonder antes de iniciar la ofensiva.
Con la ayuda de Anakin Skywalker las fuerzas de Ki-Adi pudieron detener la ofensiva. En este momento se pensaba que Obi-Wan estaba muerto y el Consejo había reasignado temporalmente a Anakin a Ki. Los dos volvieron a Coruscant, donde Ki-Adi se  dirigió al Senado para ponerlo al día sobre el progreso de la guerra. Ambos fueron enviados par ocuparse de la actividad pirata en el Sistema Varonat. Allí Anakin sintió a través de la Fuerza que Obi-Wan aún estaba vivo. Desobedeciendo las instrucciones de Ki, Anakin fue a Riflor donde se reunió con Kenobi.
Tras esta fuga del impulsivo padawan, Ki devolvió  con sumo gusto a Kenobi la responsabilidad de entrenar y guiar a Anakin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario