Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 27 de julio de 2012

Eopie


EOPIE


Un eopie es una testaruda bestia de carga que podemos encontrar en el planeta Tatooine. Este cuadrúpedo del desierto es reconocido por su resistencia y a menudo es llevado hasta sus límites por los habitantes de este planeta con dos soles. Este mamífero de píe firme tiene una piel muy pálida, un hocico flexible y es un gruñón.

UNIVERSO EXPANDIDO


Aunque no es utilizado tan frecuentemente como los más veloces banthas, rontos o dewbacks (todos animales capaces de transportar cargamentos pesados) el pie firme del eopie y su incansable constancia, lo han convertido en el animal de carga popular en Tatooine, en particular en la región de Mos Espa. Son una montura cómoda y de confianza. Pueden viajar durante largos periodos de tiempo sin cansarse y andan casi sin parar. Algunos viajeros se atan fuertemente a la silla del eopie y cuando ellos se duermen, el eopie sigue caminando incluso de noche. Se podría decir que es el animal nativo de Tatooine más útil.
Los eopies tienen varias características físicas que contribuyen a su excelencia como animales de trabajo en los áridos yermos de Tatooine. En primer lugar, sus pies con tres dedos los hacen extremadamente fuertes y las almohadillas de su pie se expanden para absorber los impactos. Raramente se caen en los terrenos arenosos o rocosos y están tan bien equilibrados que es casi imposible que vuelquen aún cuando transportan cargas pesadas. Sus rodillas están muy encallecidas para proteger sus articulaciones de las arenas de desierto. También precisan muy poca agua pasando semanas sin ella si es necesario. Son herbívoros, sus hocicos son ideales para escarbar en busca de líquenes en la arena, su fuente principal de alimentación y para eliminar potenciales malas hierbas en las tierras de las granjas de humedad, ya que tales hierbas absorberán la humedad tan necesaria y disminuirían los beneficios. La pile del eopie es muy dura, resistente al sol y calor, cubierta con una fina y escasa pelusa, el cuero bronceado de su piel tiene una larga duración y a los nativos les gusta para hacer sillas de montar ropajes que resistan los rayos de los soles gemelos, ya que refleja la luz en vez de absorberla.
Aunque frecuentemente tiene mal genio, estas criaturas suele ser bastante tranquilas. Al contrario que los rontos, los eopies raramente o casi nunca se asustan y estudiarán las situaciones extrañas con interés o curiosidad. Sólo huirán si se ven amenazados personalmente; en otro caso tienden a permanecer tranquilos y en paz, incluso durante situaciones ruidosas y perjudiciales.
Sin embargo, el las raras ocasiones en que un eopie se sorprende, vaciará el contenido no digerido de su estómago sobre los que están cerca.
Afortunadamente esto no pasa con frecuencia y así la confianza y estabilidad de la criatura es altamente apreciada, aunque pueden ser lentos, uno puede estar seguro del valor de los eopies en situaciones de miedo. Las tormentas de arena les importan poco, por ejemplo, y mantiene el paso constante en lo más fuerte y cortante de los vientos del desierto.
Los eopies son animales muy sociables y se juntan en grandes manadas de veinte o más individuos. Se unen en manadas con el fin de proteger a los más jóvenes, los cuales son especialmente vulnerables a la dureza del desierto. Aunque son capaces de andar a los pocos minutos de nacer, los pequeños eopies no pueden soportar las pesadas cargas que llevan sus padres y por ellos son menos valiosos para sus propietarios. Además las crías de eopie precisan comer con más frecuencia que los adultos y presentan mayor riesgo ante los depredadores, así que necesitan mucha atención y algunas medidas de protección. Si se cuidan bien los eopies alcanzan la madurez en aproximadamente seis años estándar y pueden vivir hasta los noventa. Las yeguas eopie tienen una cría por estación y son capaces de mantener relación con sus crías durante décadas, aunque no conciban en las siguientes estaciones. La compra de una o dos yeguas de cría es suficiente para que la mayoría de las granjas empiecen sus propias mandas. Hacia el final de sus vidas, cuando ya no son capaces de llevar cargas pesadas, los eopies siguen sirviendo a los granjeros de Tatooine comiéndose las malas hierbas del desierto que roban la humedad a sus cosechas y también son unas mascotas populares. Muchos colonos les regalan un eopie de su manada a sus hijos para enseñarles responsabilidad y prepararlos para su futura vida de granjeros.
Aun con la necesidad de que un propietario debe tener más de un eopie para progresar, los eopies son los animales de carga menos caros de mantener de Tatooine. Los adultos comen poco y precisan poca atención para estar sanos y producen más beneficios que lo que puedan transportar. Por ejemplo, además de su servicio como animales de carga, los eopies a veces son criados por su carne. Su carne es extremadamente tierna y sabrosa y así es de primera necesidad para los residentes en Tatooine.
Las hembras eopies también dan una nutritiva leche que es reconocida por sus beneficios nutricionales para los bebés humanoides y los niños pequeños. La leche se estropea rápidamente si no se conserva en frío por ello, los granjeros que tiene eopies tiene que invertir en máquinas de refrigeración apropiadas.
La utilidad de los eopies ha llevado a algunos empresarios a intentar exportarlos a otros planetas. Desafortunadamente estos intentos se han encontrado con éxitos y fracasos. Los eopies pueden progresar en planetas desérticos o cálidos, pero se ha hecho patente que han evolucionado de forma que biológicamente necesitan calor. En planetas templados precisan más cuidados; deben guarecerse en establos calientes durante la noche y en los cambios de temperatura estacionales, por ejemplo. Los eopies no son capaces de vivir a la intemperie en planetas fríos, aunque se les proporcione el alimento y cuidado adecuados. Estos eopies desfallecen hasta morir, lo que sugiere que sus cuerpos no pueden metabolizar adecuadamente la comida a bajas temperaturas, aunque oficialmente esto no ha sido probado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario