Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 13 de julio de 2012

Droide centinela Mark IV


DROIDE CENTINELA IMPERIAL MARK IV


A lo largo de los polvorientos callejones de Mos Eisley, Junto a las patrullas de tropas imperiales del desierto se podía ver flotando a estos pequeños y brillantes droides sonda. Tenían unos retropropulsores en miniatura y sus bulbosos cuerpos estaban equipados con alta tecnología de sensores.

UNIVERSO EXPANDIDO


El droide imperial centinela Mark IV contradice el estereotipo de equipamiento imperial. No es intimidante en absoluto, y su pequeño tamaño y curioso comportamiento hace que incluso algunos lo etiqueten como “adorable”. 
Pero el IM4  era un diminuto espía traidor al servicio del Imperio de Palpatine. Durante el punto álgido de la Guerra Civil Galáctica, los droides fueron responsables de descubrir múltiples células rebeldes encubiertas –una estadística que incluso los Grandes Inquisidores del Imperio no pudieron alcanzar.
El droide Mark IV es poco más que un motor repulsor y una dispersión de sensores empaquetados en un armazón ligero. El repulsor puede alcanzar un techo de vuelo de 15 metros y puede conseguir estallidos repentinos de velocidad.
Toberas de dirección en la parte de atrás del chasis controlan la dirección mientras dos aletas estabilizadoras aseguran un vuelo suave. Los Mark IV no pueden moverse si no están volando y en el único momento que descansan es cuando han sido apagados.
Comprar un IM4 a un vendedor local de droides es imposible. Los droides están construidos en exclusiva para el ejército imperial o los gobiernos simpatizantes del Imperio. Sin embargo unos pocos IM4 han sido cogidos por criminales y reacondicionados para la venta en el mercado negro. Esta es una línea de trabajo arriesgada. El Mark IV transmite una señal de baja frecuencia de traspondedor que devuelve a su base de operaciones, e intentar forzar uno de los droides es un delito punible.
El Mark IV es capaz de ver en todas las direcciones al tiempo gracias a una colección de sensores en la parte delantera, trasera y superior. Su conjunto delantero incluye sensores receptores de espectro electromagnético, infrarrojo y visible. Sus macrobinoculares pueden tomar una fotografía clara a distancias superiores a 50 metros y tiene incorporada una función de holograbación. Una antena receptora de banda ancha se comunica únicamente en frecuencias de alerta codificadas.
El droide centinela imperial Mark IV tenía el programa de personalidad justo, con instinto de auto protección que se podía anular fácilmente con ciertos comandos y podían desarrollar peculiaridades de personalidad si no eran sometidos a borrados periódicos de memoria. Esto hacía útil al droide en misiones peligrosas, en las que podía ir a la cabeza de la tropa cuando  se   esperaba   una   emboscada
o ser enviado para cartografiar áreas de terreno peligroso. No eran particularmente inteligentes pero sí leales a sus propietarios. Sus bases de datos contenían el texto íntegro del Código Legal Imperial; los droides pueden ser cargados con información adicional sobre estatutos locales y callejeros de la ciudad. Las tropas de asalto imperiales a menudo utilizaban los Mark IV como señuelos, enviándolos a doblar esquinas para atraer el fuego de los enemigos ocultos. De vez en cuando los Mark IV han sido equipados con blasters de baja energía.
Poco antes de la Batalla de Yavin la guarnición del Imperio en Tatooine –al igual que las fuerzas imperiales del destructor imperial Devastador- lanzaron cientos de Mark IV para buscar a dos droides fugados. Una unidad Mark IV, IM4-099 apodado “rostro” por la milicia de Mos Eisley, apoyaba un retén de tropas de asalto a lo largo de las calles principales de la ciudad. El engreído droide desarrolló una personalidad introvertida y patrullaba cuidadosamente la ciudad portuaria buscando infractores de las leyes locales. Cuando el droide detectaba señales ilegales de algún comunicador nuevo, Rostro empezaba a acosar a algún trabajador ASP para instalarle el equipo de emisión y repetidores de comunicación. Los ASP lo espantaban con su puño revestido de acero.
A pesar de su continuo monitoreo, Rostro falló en la identificación de C-3PO y R2-D2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario