Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

jueves, 12 de julio de 2012

Clawdita



CLAWDITAS

Los cambiaformas, o cambiantes, son por lo general considerados como tipos peligrosos, y los de los clawditas todavía más. Son una especie reptil humanoide, y aunque pueden cambiar su aspecto y hasta cierto límite su configuración corporal, no pueden alterar su masa.
Mantener la forma adoptada requiere concentración, y distraídos o muertos los clawditas vuelven a su estado original.

UNIVERSO EXPANDIDO

Los clawditas son nativos del planeta Zolan del Borde Medio. Son conocidos por sus habilidades para cambiar de forma, aunque en su estado natural la piel de los clawditas varía típicamente desde el amarillo al verde.
Sus grandes ojos amarillos tienen pupilas negras con forma de raja, y están en una cara con características casi humanas. Con sus habilidades cambiantes, los clawditas pueden alterar drásticamente su apariencia para imitar a otros humanoides hasta el punto de incluir la vestimenta y ornamentos que llevan puestos, al igual que aquellos artículos que llevan cerca del cuerpo. Tratan su piel con aceites especiales para mantenerla flexible en los cambios de forma y reducir así la posibilidad de rupturas o desgarros. Son específicamente reptomamíferos y al contrario que los auténticos reptiles no se reproducen poniendo e incubando huevos, en su lugar dan a luz a sus retoños tras embarazos.
Al contrario que otras especies cambiantes, como los shi´ido, las habilidades para cambiar el cuerpo de los clawditas les provocan un gran desagrado. Aún con la práctica pasan dolor y les cuesta trabajo mantener algunos disfraces exagerados. Sus capacidades se basan sobre todo en su concentración y sólo los clawditas con mucha práctica son los que pueden permanecer con su forma alterada. Además, los clawditas pasan una gran parte de su tiempo aprendiendo técnicas de meditación y concentración que les permiten maximizar sus talentos de transformación. Al contrario que los shi´ido, los clawditas no pueden alterar o añadir masa, sólo pueden cambiar a especies humanoides y de un tamaño aproximado al suyo. Tampoco pueden conseguir las características de un individuo concreto, ni pueden cambiar para parecerse a seres con configuraciones y posturas de cuerpo con grandes diferencias, tales como mon calamari o dugs. Muchos clawditas pierden la forma y vuelve a su estado natural si están distraídos; si mueren mientras están disfrazados, volverán a su apariencia real.
Sin embargo ha habido informes de que la cazarrecompensas Zam Wesell, al contrario que otros clawditas cambiantes era capaz de copiar la forma de otras especies de masa muy diferente (tan notable como un dug). No hay evidencias que sugieran que este hecho se ha repetido, así que se piensa que Wesell había desarrollado su propia técnica de transformación. Por otra parte, no hay nada que sugiera que otros clawditas no puedan aprender de forma similar como obtener nuevas formas. Aunque el mecanismo psicológico por el cual los clawditas toman la forma de otros seres todavía no se entiende y como el agua constituye la mayor parte de los cuerpos de los seres vivos, los xenobiólogos especulan que Wesell podría haber sido capaz de alterar el contenido de agua de su cuerpo con un grado de control más fino que los otros clawditas.  
Tal vez a través del uso de un dispositivo médico o una sustancia inyectable, Wesell podría haber sido capaz de eliminar agua para reducir su masa e inversamente absorberla para aumentar su masa. Este proceso podría estar limitado por la cantidad de agua que las células de su cuerpo podían absorber, expulsar o contener, tal vez con límites superiores e inferiores. Además también habría sido necesario para ella manipular cualquier agua absorbida para crear un sistema esquelético que aguantase el peso. No se sabe si la hija de Wesell, Sone, compartía esta habilidad con su madre, cuando desapareció tras la muerte de Zam en Coruscant poco antes del inicio de las Guerras Clon. Recientes intentos para probar estas teorías han mostrado que los clawditas no están muy entusiasmados  por estudiar su habilidad de cambiantes con gran detalle, ya que temen repercusiones negativas y un tratamiento perjudicial.
La capacidad para cambiar aumenta con la edad. Los niños clawditas como mucho pueden cambiar de color, habilidad que empieza en su más tierna infancia, cuando los bebés cambian de color par expresar hambre o incomodidad a sus padres. Cualquier alteración simple como esta son inofensivas para la mayoría de los clawditas, en realidad es sólo cuando cambian de masa cuando el proceso se vuelve doloroso. Bajo el nuevo gobierno clawdita, los escolares van a clases en las que se les enseña como manejar sus destrezas, lo que ha hecho que un mayor número de clawditas tengan más práctica y sean más eficientes con sus talentos en los últimos años.
En general los clawditas son individuos solitarios que a menudo esquivan la compañía a no ser que sea beneficiosa para sus metas. A menudo tienen dificultad para entablar amistades y el concepto de lealtad se les escapa ya que tienen un fuerte sentido de la sospecha y desconfianza con todos aquellos con los que se encuentran,
Son una subespecie de los nativos zolandeses que guardan crueles prejuicios contra sus primos genéticos. Los zolandeses son una gente profundamente religiosa de fuertes convicciones que ven a los clawditas impuros y pecadores. La especie clawdita se separó de sus ancestros hace cientos de generaciones cuando los científicos, tratando de encontrar una forma de proteger a su gente de la perjudicial radiación solar que bombardea su planeta, activaron en el código genético de algunos voluntarios, los genes durmientes de cambio de la piel. Este rasgo genético alterado se pasó de generación en generación, creando una especie completamente nueva que sería sometida y vilipendiada por sus congéneres. Esto hizo que el ser reacios a que se estudiasen sus habilidades cambiantes fue una respuesta bastante racional. Tras años de persecución y destierro en guetos vigilados, los clawditas decidieron darse un nombre que los distinguiese de sus parientes genéticos.
Un grupo muy selecto de clawditas fue aceptado para entrenar con los Mabari, una antigua orden de caballeros guerreros de Zolan. Aprender las tradiciones marciales de los Mabari es una tarea extenuante y sólo los reclutas más prometedores son aceptados. Durante las Guerras Clon, sin embargo, la orden limitó el número de miembros clawditas aceptados debido a prejuicios religiosos y sociales. Además los Mabari también regularon su número entre sus filas debido a la genuina y bien fundada preocupación de que entrenar clawditas en gran número podría dar lugar a un poderoso grupo capaz de derrocar al gobierno. Como resultado los miembros clawditas eran vigilados de cerca y si alguno abandonaba la orden, era fuertemente presionado para abandonar el planeta.
Durante la crisis separatista, las especies cambiantes se agruparon para crear un contingente político y buscar ayuda fuera del planeta para resistir la persecución. Su contacto primario era el Conde Dooku cuyo poder se desvaneció cuando murió a manos de Anakin Skywalker.
resultado los clawditas siguieron sometidos mientras el Imperio estuvo en el poder y las fuerzas imperiales bloquearon el planeta Zolan para asegurarse de que ningún clawdita pudiese abandonar el planeta. Tras la caída del Imperio estalló una guerra civil en Zolan y los clawditas se hicieron con el control de al menos un 75% de su planeta. Acababan de asentarse en el poder cuando la fuerza de invasión Yuuzhan vong atacó. Los clawditas rápidamente unieron sus fuerzas a las de la República para infiltrarse entre los Yuuzhan vong con una unidad compuesta sólo por cambiantes. Esta unidad, de más de cien miembros fuertes, sirvió valientemente sufriendo un número inusual de bajas en las misiones que los llevaban repetidamente tras las líneas enemigas. Conocida como la Compañía Guile, no faltaban voluntarios, y la competición para ser aceptados en la unidad era feroz. Sólo aquellos clawditas que demostraban un alto grado de control de sus habilidades cambiantes eran aceptados. Por otra parte, los clawditas no son una especie muy numerosa, por esta razón aquellos que tenían hijos no eran aceptados en la unidad, ya que pensaban que proteger y criar las generaciones futuras era más importante para la continuidad de la especies. Más tarde se descubrió que por este motivo muchos aspirantes y miembros de la Compañía Guile ocultaban a sus retoños.
La Compañía Guile ha seguido siendo una unidad activa en el ejército de la Alianza Galáctica. Además, han superado este papel convirtiéndose en miembros indispensables de las unidades de infiltración de la Inteligencia de la Alianza. Aunque los clawditas son acogidos con frialdad por las otras especies, sienten un gran orgullo por su servicio militar, ya que los pocos clawditas que han trabajado fuera de su planeta lo han hecho normalmente como cazarrecompensas y asesinos. El servicio militar proporciona una oportunidad para hacer una contribución a la galaxia de forma positiva, protegiendo la libertad de otras especies que han sido perseguidas como lo habían sido ellos en Zolan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario