Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 29 de junio de 2012

Besalisko


BESALISKO
Los besaliskos son una especie aviar procedente del planeta Ojom. Aunque existen unas pocas colonias fuera del escasamente poblado planeta. Por ello nunca han tenido representación en el Senado Galáctico.
Un miembro notable de esta especie fue Dexter Jettster, un ser brusco y honesto que era propietario de una cafetería en el distrito Coco Town de Coruscant. Debido a su amplia experiencia era tenido por un buen informador. Obi-Wan Kenobi acudía a él cuando necesitaba información. Él fue quien informó a Kenobi de la posible procedencia del dardo envenenado que mató a Zam Wesell.

UNIVERSO EXPANDIDO
Los besaliskos tienen cuerpos fuertes con múltiples brazos musculosos, una cresta huesuda en la cabeza rodeada de plumas y una enorme boca de la que cuelga un gran saco flexible.
Los machos besalisko tienen, cuatro brazos, mientras que las hembras pueden tener hasta ocho como mucho. Pero a pesar de tener tantos apéndices, cada besalisko tiene una mano primaria y como los humanos pueden ser zurdos o diestros. Sus cerebros no son lo suficientemente complejos como para dar una gran coordinación a los miembros. Una besalisko puede agarrar objetos en todas sus otras manos, pero no puede utilizar más de cuatro para hacer una tarea específica al tiempo. Por ejemplo, una hembra utilizando sus ocho brazos puede tener cuatro brazos trabajando independientemente, pero los otros cuatro deben de trabajar de acuerdo con el primario. Esta característica entra en juego cuando los besaliskos están enzarzados en un combate cuerpo a cuerpo ya que no son capaces de utilizar armas de forma independiente en cada uno de sus brazos. Muchos besaliskos simplemente llevan una o dos (algunas hembras hasta pueden llevar tres) de sus armas más efectivas empuñadas en los brazos emparejados con su mano primaria.

Tristemente, los besaliskos son sujeto de muchas ideas falsas. Para empezar, aunque descienden de aves, a menudo son confundidos con una especie reptil. Tienen una bolsa de piel colgando de la barbilla que es similar a las que a menudo se ven tanto en pájaros como en reptiles, pero su piel escamosa es la fuente de la idea de que son miembros del último grupo, ya que tiene bocas con dientes y manos con afiladas uñas.

También, como tienen normalmente una gran corpulencia las otras razas ven a los besaliskos como unos glotones, pero en realidad almacenan comida y agua en sus cuerpos durante semanas permitiéndoles pasar largos períodos de tiempo sin comer o beber. También es habitual ver a los besaliskos sudando mucho, lo que da la impresión de que están, nerviosos o enfermos. Sin embargo, sus cuerpos simplemente están acostumbrados al clima glacial de Ojom y no reaccionan bien a los climas más cálidos.
Como muchas aves, los pollitos besalisko salen de un huevo que las hembras ponen durante la estación cálida. Una hembra suele poner dos huevos de cada vez y a partir de este momento es el macho el que la releva en su tarea, manteniéndolos en su marsupio, una zona de piel abdominal del macho, que cae sobre los huevos y los mantiene cerca de su cuerpo para calentarlos.
Los besaliskos son monógamos y se emparejan de por vida tras un largo cortejo en el cual la hembra escoge, y a veces lucha por el macho de su preferencia. Tales competiciones pueden volverse violentas al alargarse la búsqueda de una pareja. La búsqueda de machos puede tener lugar en cualquier momento del año solar de Ojom, pero cada comuna tiene actos específicos para reunir y elegir pareja durante los meses más cálidos.
Ojom es un planeta terriblemente frío, cubierto de enormes glaciares que recorren la superficie de los océanos del planeta. Los besaliskos viven en grupos en cada uno de esos glaciares. Estas comunas están compuestas por al menos un millar de familias nucleares y están gobernadas por un líder electo que actúa como árbitro en cualquier disputa. Cuando la población supera un número específico, el líder pide voluntarios de las familias para iniciar una nueva comuna, en un intento de que todos los grupos tengan el mismo tamaño.

Otros que no sean sus árbitros comunales no pueden gobernar al pueblo y por esa razón nunca tuvieron representación en el Senado de la Antigua República. Parece que prefieren su autonomía permitiendo a otras especies que se ocupen de los asuntos galácticos. Y así su independencia se ha cobrado un precio. Durante el período de la dominación imperial, los besaliskos estuvieron amenazados con la esclavitud.
Para evitar este destino, muchas comunas individuales hicieron tratos con criminales de los bajos fondos, y desde entonces están en deuda con ellos, en particular con los hutts.
En Ojom todo el tráfico interestelar es conducido a través de estaciones espaciales orbitando el planeta, que son mejor bienvenidas por los visitantes de fuera del planeta que por los propios habitantes del planeta. Muchos tratos de negocios besalisko se realizan en esas estaciones espaciales, en especial aquellos de naturaleza turbia. La mayoría de los crímenes violentos que se cometen en estas estaciones son cometidos por otras especies que no son besaliskos. Incluso cuando están envueltos en asuntos de los bajos fondos los besaliskos siguen siendo pacíficos, prefiriendo encontrar emociones mediante la autorrealización antes que dañando o robando a los demás.
En general, los besaliskos son una gente de rápida inteligencia, generosa y sociable. Crean amistades fuertes y duraderas con miembros de todas las especies y pueden ser extremadamente leales cuando le otorgan a un individuo su confianza. Su gran atención por los detalles les permite adaptarse fácilmente a otras culturas y utilizar su tecnología ya que ellos no crean una propia. No obstante tienen una tendencia a ser soñadores poco fiables y a menudo pueden ser volubles, en busca de diversión y aventura. No tienen miedo al peligro y no se dan cuenta del mismo hasta que se encuentran en medio de él. Ciertamente existen excepciones a esta regla, aunque no son muchas y esas pocas son tan atípicas que a menudo pasan por no miedosos. Como resultado de esta naturaleza, muchos de los besaliskos que residen fuera de su planeta están implicados en operaciones de los bajos fondos como contrabando, juego y crimen organizado, generalmente sin comprender la gravedad de lo que están haciendo.

Los besaliskos también pueden ser gregarios y locuaces, deleitándose en hablar de otros, chismorreando y cotorreando por el mero placer de conversar. Como son muy observadores, ven los detalles rápidamente y sin pensarlo. Esto, combinado con su buena voluntad para entablar conversaciones, los convierte en fuentes excelentes para informaciones valiosas.
Además, para la completa frustración de sus jefes de los bajos fondos, parecen tener el hábito de dejar ocasionalmente el trabajo en un intento de tratar de encontrar otros caminos para distraerse y enriquecerse. Como consecuencia, muchos besaliskos han acabado en las listas negras de los bajos fondos, poniéndolos en repetidas ocasiones entre las especies más buscadas de la galaxia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario