Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 24 de junio de 2013

Transporte rebelde medio

TRANSPORTE REBELDE MEDIO

Estas naves sin adornos son poco más que naves de carga equipadas con hiperpropulsores. La bodega del transporte rebelde medio tiene espacio para un gran número de contenedores de carga. El armamento de estas naves es mínimo y son relativamente lentas. Normalmente forman convoyes para protegerse y van escoltadas por cazas ala-X o naves mayores.
Durante la evacuación de Hoth, estos transportes fueron vitales para alejar al personal y material de gran importancia de la zona de batalla. Debido a la falta de recursos, como era típico en la Alianza, estos transportes apenas si llevaban la escolta mínima de dos ala-X cada uno. El enorme cañón de iones proporcionaba una protección adicional cubriéndoles durante la evacuación.


UNIVERSO EXPANDIDO



Estas naves son transportes medios de los Astilleros Gallofree que la Alianza adquirió a bajo precio. Aunque útiles, estos transportes precisan de un gran mantenimiento.
Una tripulación de siete personas trabaja desde un pequeño módulo de comando situado en la popa de la nave montada sobre el casco. Uno se encargaba de forma permanente de la artillería mientras que el resto se dedicaba a otras actividades como el pilotaje, la navegación, la ingeniería, el control del deflector y las cargas.
La energía de la nave procede de un reactor central empotrado en la popa, al final del casco. Los hiperconductores de la nave aumentan su velocidad subluz estándar y las unidades de retropropulsión le permiten aterrizar directamente sobre un planeta.
Debido a que no son naves de combate tienen como máximo cuatro cañones láser, si bien contaban con la protección de un potente blindaje deflector generado por la unidad de comando de la nave. El resistente blindaje del casco podía recibir unos cuantos disparos de bláster y no ser abatido.
Estas naves estaban provistas a menudo de sensores de largo alcance, equipos que les permitían detectar las naves del Imperio antes de ser descubiertos y así poder escapar de forma subrepticia eludiendo el combate.
Estas naves tienen una capacidad de carga de 19.000 toneladas métricas y permitieron a los rebeldes transportar comida, munición, suministros médicos, armas, tropas e incluso vehículos a todos los rincones de la galaxia.
Este transporte es fácilmente identificable por su casco exterior que está formado por una serie de láminas de duradero colocadas cuidadosamente para crear una gruesa cubierta protectora. Son propensas a funcionar mal y son lentas por lo que los ingenieros rebeldes se vieron forzados a agregar sensores de largo alcance y avanzados sistemas de contramedidas para ayudar a los transportes a huir de las persecuciones imperiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario