Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 3 de junio de 2013

Fang Zar


FANG ZAR


El franco Senador Fang Zar se oponía a las radicales proclamaciones ejecutivas y decretos que llenaban la Constitución Galáctica con enmiendas y más enmiendas. Por su idealismo fue escogido por los Senadores Mon Mothma y Bail Organa para formar un grupo de políticos preocupados que buscasen una forma de detener al Canciller.
En estos oscuros tiempos que veían el fin de la República, Zar estaba consternado por ver como el Senado había llegado a una situación tan calamitosa. Él firmó la “Petición de los 2000”, una declaración formal de queja contra las políticas de Palpatine y una petición para que renunciase a sus poderes de emergencia devolviéndoselos al Senado y que disolviese el nuevo sistema de gobernadores regionales. También fue uno de los delegados que presentó la petición a Palpatine.
UNIVERSO EXPANDIDO


Fang Zar era nativo de  Sern Prime, un planeta del Sector Sern en la región de las Colonias. Zar tenía propiedades en su planeta natal, al igual que en Ghorman y Coruscant, las cuales visitaba con frecuencia. Fue elegido representante del Sector Sern durante los últimos años de la Antigua República. Mientras estuvo en el puesto, obtuvo la reputación de firme defensor de las libertades civiles y de ser un duro crítico a las enmiendas radicales hechas a la Constitución Galáctica durante el mandato del Canciller Supremo Palpatine. Los ayudantes de Palpatine rápidamente lo identificaron como un obstáculo que tenía que ser eliminado; sin embargo, sus colegas del Senado lo tenían en alta estima por su tenacidad y su deseo de expresar sus preocupaciones sin adornar sus palabras con la innecesaria retórica de la política. Esto le dio un aspecto malhumorado que combinado con sus rizos, su moño Sern y su barba le convertían en una de las caras inolvidables del Senado. En algún momento de su carrera, el senador pasó a formar parte del clandestino Grupo República que pretendía limitar el creciente control de Palpatine sobre la República.
Durante las Guerras Clon Zar se convirtió en un aliado muy próximo a los senadores que pensaban como él, incluidos Bail Organa de Alderaan y Mon Mothma de Chandrila. Zar también era un buen amigo del senador Corelliano Garm Bel Iblis, que había estado ausente del Senado durante los primeros tiempos de las Guerras Clon debido a la promulgación de Contemplanys Hermi, una cláusula añadida a la Constitución Galáctica durante los primeros tiempos de la República, la cual permitía cerrar al Sistema Corelliano sus fronteras y retirar su delegación del Senado Galáctico. Poco después de la Batalla de Duro, el gobierno Corelliano decidió retirarse de la vanguardia de la República y defender sus propias fronteras, una decisión que Zar apoyó debido a su amistad con Iblis. En el 19 ABY el senador del Sector Sern se había unido al Comité Legitimista, un consejo supervisor de senadores formado por Palpatine algunos años atrás. En el momento del conflicto el Comité estaba formado principalmente por senadores que se oponían a los métodos del Canciller para manejar la guerra mientras el Senado seguía complaciendo sus deseos.
Durante los Sitios del Borde Exterior Zar y varios de estos senadores organizaron una reunión con el Canciller Supremo para presentar sus preocupaciones. Sate Pestage, un consejero cercano al Canciller intentó retrasar y desencauzar la reunión; sin embargo, los senadores fueron persistentes y rechazaron abandonar la oficina de Palpatine hasta que se les garantizase una audiencia con el Canciller. Reunidos con Palpatine, Zar y sus aliados presionaron a Palpatine para que rescindiese varias medidas perfiladas en el Acta de Mejora y Ejecución de la Seguridad que habían sido aprobadas al comienzo de la guerra. Pedían la eliminación de las fuerzas confederadas de los planetas del Núcleo y del Borde Interior negando la necesidad de dichos decretos.
La discusión exponía el deseo de los senadores de ver un pacífico fin a la guerra y llegados a ese punto Zar sugirió que la República cediese los planetas en combate del Borde Exterior a la Confederación puesto que se había reestablecido el comercio entre el Núcleo y el Borde Interior. Palpatine rechazó las propuestas pues quería que la guerra continuase hasta que se consiguiese una redición incondicional.
Más tarde, ese mismo año, Zar y sus confidentes del Grupo República, incluidos el senador Largetto, Des´sein y el maestro Jedi J´oopi Shé, se dieron cuenta que la República estaba yendo por un camino oscuro debido al creciente poder de Palpatine. Una década antes, el Grupo República había robado la Insignia de la Unidad, el símbolo de la República, de la Rotonda del Senado mientras ésta estaba siendo sometida a reformas. El grupo esperaba revelar la Insignia de la Unidad al Senado esperando que les sirviese de recordatorio a aquellos que habían caído bajo el dominio de Palpatine, de que su deber era para con la Constitución y el pueblo de la República y no para con su líder. Mientras Zar y otros miembros del grupo esperaban la llegada de información del paradero de la Insignia, el Comandante Supremo Confederado, el General Grievous lanzó una incursión sorpresa sobre Coruscant. Durante la lucha, Grievous secuestró a Palpatine y trató de huir de la capital de la República con su rehén. Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi organizaron un rescate que tuvo éxito y en el cual el Conde Dooku resultó muerto.
Cuando Palpatine regresó al Senado, los mensajeros del Grupo República Tobb Jadak y Reeze Duurmun pudieron llegar a la superficie de Coruscant y reunirse con Zar, Largetto, Des´sein y Shé en el Edificio Administrativo del Senado. Jadak y Duurmun llegaron en el Emisario Estelar, un carguero ligero YT-1300 propiedad del Grupo República y entregaron un maletín conteniendo información grabada sobre la Insignia. Mientras el maestro Shé instalaba un transpondedor en el Emisario Estelar que daría a la nave acceso a la Insignia, que estaba escondida en Tandun III, Zar explicó a Jadak y Duurmun que su siguiente misión era entregar el Emisario a una ranger antariana llamada Folee en Toprawa. Folee recuperaría entonces la Insignia de la Unidad y se la devolvería al Grupo República en Coruscant.
Sin embargo, el plan de Zar y el Grupo República nunca se llevaron a cabo. Armand Isard, el director del Servicio de Inteligencia del Senado y aliado de Palpatine, fue informado por un miembro de su equipo de la reunión del grupo y envió un pelotón de agentes para disolver la reunión. Zar y los otros senadores fueron puestos a seguro por el maestro Shé antes de que los soldados llegasen, pero Jadak y Duurmun fueron alcanzados fuera del planeta por las fuerzas clon. Ambos hicieron un salto hiperespacial desesperado a Nar Shadda donde colisionaron con un carguero pesado y se creyó que habían muerto.
Inmediatamente después de la incursión de Coruscant, la infraestructura gubernamental de la República sufrió cambios radicales. Al día siguiente de la incursión el Senado votó una enmienda al Acta de Seguridad, que se aprobó por un amplio margen. La enmienda transfería el mando del Senado sobre el Alto Consejo Jedi a la Oficina del Canciller Supremo y suprimió la supervisión del ejército de la República por parte del congreso. Al día siguiente Palpatine proclamó el Decreto de Gobierno de Sectores, una proclama que colocaba Gobernadores Regionales para supervisar los territorios de la República. Para Zar y sus aliados estos cambios significaban el fin del Senado y la democracia en la República.
Esperando crear una oposición cohesionada contra Palpatine, los senadores Organa y Mothma organizaron una reunión entre ellos y otros senadores en los que creían poder confiar. Zar fue invitado a la reunión en la oficina de Organa junto con el senador Giddean Danu de Kuat, la senadora Teer Taneel de Neelanon y la senadora Padmé Amidala de Naboo. Organa y Mothma expresaron sus preocupaciones por el camino por el que el Canciller Supremo estaba conduciendo a la República y empezaron a insinuar las acciones que ellos estaban preparados para tomar.
Zar y Amidala eran cautos con estas “acciones” pero sin embargo estuvieron de acuerdo en que la reunión quedase en secreto. Tras la discusión Organa y Mothma redactaron una petición en la que se le pedía a Palpatine que renunciase a sus poderes extraordinarios, ya que el fin de la guerra parecía próximo por la muerte de Dooku. Zar firmó la petición junto con otros 2000 senadores y delegados senatoriales, que se conocerían como la Delegación de los Dos Mil. Algunos de los signatarios de la petición se reunieron en el apartamento de Padmé para discutir como presentar la petición ante Palpatine. Durante la reunión Zar expresó su creencia de que la existencia de la petición por sí sola podría presionar a Palpatine para que moderase su política y que involucrar a la Orden Jedi con la Delegación era prematuro, en contra de lo que Padmé decía.
La Delegación decidió presentar la petición al Canciller Supremo y expresar sus preocupaciones sobre el Decreto de Gobierno de Sectores. Zar acompañó a Amidala, Malé-Dee, Nee Alavar y Meena Tills a una reunión con Palpatine en su despacho, donde el Canciller rechazó de nuevo sus preocupaciones.
Sin embargo ahora Palpatine estaba flanqueado por Anakin Skywalker, cuya presencia ensombrecía el propósito original de la conferencia. Skywalker se dio cuenta de que Zar parecía estar escondiendo algo y que era el único senador presente que podía convertirse en una amenaza para el régimen de Palpatine. Zar intentó presionar al Canciller para buscar una solución diplomática de la guerra, pero el Canciller lo cortó inmediatamente e hizo que el grupo abandonase su oficina.
Unos días después de la reunión, el Canciller convocó una sesión extraordinaria del Senado a la que todo delegado estaba obligado a acudir. Durante la sesión Palpatine declaró que las Guerras Clon habían finalizado y decretó la Declaración de un Nuevo Orden, proclamándose a sí mismo Emperador Galáctico y transformado la República en el Imperio Galáctico. Palpatine presentó a los Jedi como los planificadores de una rebelión para derrocar el Senado y acusó a los miembros de la Delegación de los Dos Mil de conspirar con la Orden. Poco después del nacimiento del Imperio, Zar fue uno de los sesenta senadores de la Delegación que fue arrestado por la recién creada Agencia de Inteligencia Imperial. Fue puesto bajo custodia e interrogado por la Oficina Imperial de Seguridad acerca de los miembros y actividades de la Delegación.
Zar no volvió a ser senador y finalmente fue liberado pero se le ordenó permanecer en Coruscant. Él huyó de la capital imperial y buscó refugio en Alderaan. Bail Organa, sin saber que Zar había venido ilegalmente desde Coruscant, permitió al antiguo senador quedarse en el Palacio Aldera durante varias semanas. En Sern Prime había finalizado un conflicto que no permitía a Zar volver a su planeta natal, lo que le hizo ponerse en contacto con Cash Garrulan, un señor del crimen en Murkhana. Zar quería seguir ocultándole a Organa su condición de fugitivo, por ello Garrulan contactó con la tripulación del Bailarín Borracho para que lo sacasen discretamente de Alderaan. Mientras los contrabandistas planeaban como llevarse a Zar, Palpatine fue informado por Mas Amedda del viaje del antiguo senador desde Coruscant a Alderaan. El Emperador ordenó a Sate Pestage y a su segundo en el mando, Darth Vader, que fuesen al palacio de Organa y recuperasen al fugitivo.
Zar pensaba embarcar en el Bailarín el día que una gran protesta anti-imperial tenía lugar fuera del palacio. Mientras los miembros de la tripulación buscaban el palacio para recoger al pasajero, Darth Vader llegó y fue recibido por Bail Organa. Éste último hizo llamar a Zar para que hablase personalmente con Vader y esto le dio tiempo a Fang Zar para llegar a la puerta sur del palacio donde lo recogería el Bailarín. Pero las protestas en la puerta sur se volvieron violentas, lo que lo forzó a dirigirse a la puerta este. El cambio de planes le hizo perder tiempo y confundió a la tripulación del Bailarín. Cuando los tripulantes se tropezaron con la Reina Breha, las alarmas de palacio saltaron alertando a Vader de la presencia de los contrabandistas y el intento de fuga de Zar.
Mientras Zar y los contrabandistas estaban intentando subir al Bailarín Borracho estacionado en la plataforma de los corresponsales de HoloRed, Vader los localizó. Zar y los contrabandistas alcanzaron la rampa de embarque donde fueron recibidos por la capitana Jula Shryne. Vader sabía que no podría alcanzar la nave antes de que Zar y los tripulantes la abordasen y lanzó su sable láser hacia ellos con la Fuerza. La hoja le abrió una profunda herida en el pecho a Zar y golpeo a Jula en la espalda. Roan Shryne ayudó a entrar a Zar, herido de muerte, en el Bailarín que rápidamente huyó de Alderaan. En ruta a Sern Prime un droide médico 2-1B empezó a operarlo para intentar salvarle la vida, pero el daño infligido por el sable de Darth Vader era demasiado grande para ser curado y el antiguo senador murió en la mesa de operaciones.

En el 43 DBY los planes de Zar y el Grupo República para desacreditar a Palpatine fueron descubiertos por Han, Leia y Allana Solo durante la investigación sobre la historia de su nave, el Emisario Estelar, ahora conocida como el Halcón Milenario. Los Solo finalmente se unieron a Tobb Jadak para buscar la Insignia de la Unidad y juntos los cuatro fueron llevados por el Halcón Milenario a Tandun III. Allí descubrieron que la Insignia que Zar creía verdadera era en realidad una falsificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario