Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Watto


WATTO

Watto es el perspicaz y malhumorado dueño de una chatarrería en Mos Espa. Es un tosco y mal afeitado toydariano amante de los créditos y del juego. Aunque considerada como una de las tiendas más pequeñas de Mos Espa, era sin embargo una auténtica joya en la que se podían encontrar recambios y maquinaria de deshecho.

Entre las posesiones de Watto figuraban los esclavos Anakin y Shmi Skywalker. Se los había ganado a Gardulla la Hutt en una puesta y Watto los puso a trabajar a ambos en su tienda. El joven Anakin mostraba una gran disposición para arreglar cualquier dispositivo mecánico y Watto le dio una oportunidad al chico.
Aunque era lo suficientemente poco escrupuloso como para tener esclavos, Watto era un amo bueno. Es posible que esto tuviese relación con que el chico era la principal fuente de ganancias de Watto no sólo arreglando maquinaría, también compitiendo en las carreras de vainas. 
Anakin era un increíble piloto, el único humano que competía en el peligroso deporte de las carreras de vainas. Pero en las carreras en las que Anakin competía con el tramposo Sebulba, Watto siempre apostaba a favor de este último, pues como Watto decía “siempre gana”.
La codicia y las ansias de juego de Watto alcanzaron su punto más álgido el día que un misterioso forastero se presentó en su tienda buscando piezas para una nave estelar. El toydariano acabó apostando no sólo todo su dinero, también apostó la libertad de Anakin. Pero la vaina de Sebulba no ganó esta carrera, y Anakin llegó el primero. Watto lo perdió todo.
Desesperado por recuperar algunas de sus pérdidas, Watto acabó vendiendo a Shmi Skywalker a un granjero de humedad llamado Cliegg Lars. El desafortunado vendedor le contó esto a un crecido Anakin Skywalker. El joven Jedi había regresado a Tatooine una década más tarde buscando a su madre.
Watto es un toydariano corpulento, de piel azul, con unas rápidas alas que lo mantienen flotando como a un metro del suelo. El comerciante de dientes afilados no sólo es hábil en las discusiones. También es inmune a los trucos Jedi.
  

UNIVERSO EXPANDIDO

Antes de ir a parar a Tatooine, el joven Watto luchó en las guerras estacionales de su planeta natal, Toydaria. Como parte del ejército de la Confederación Ossiki, Watto sufrió heridas que le dejaron un colmillo roto y una pierna lisiada. 

Unos años después, Watto se trasladó a Tatooine. Los primeros tiempos los pasó con los jawas escuchando sus historias y leyendas sobre las mercancías que hallaban en el desierto. Pero también aprendió sus técnicas de compra-venta y los secretos de la economía oculta de Tatooine. Cuando no pudo aprender más de los jawas, los abandonó y se desplazó a Mos Espa donde abrió una chatarrería. Para poder atender la tienda adquirió varios esclavos. Prefería hacer negocios con los forasteros ya que era más fácil conseguir mejores ofertas que las que le podían hacer los habitantes de Tatooine.
El blanco predilecto de sus desaprensivos métodos de venta eran los forasteros, a los que consideraba presas fáciles. Aunque la tienda de Watto era una de las más pequeñas de Mos Espa, él tenía tal surtido de maquinaria que hacía que fuese muy frecuentada. Hubiese dado muy buenos beneficios si Watto no se hubiese gastado los beneficios en el juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario