Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

viernes, 14 de septiembre de 2012

Givin



GIVIN


Esta extraña especie alienígena tiene la perturbadora apariencia de un esqueleto animado. Los afilados ángulos de sus rasgos faciales y la combinación de su piel ósea y color blanco como la tiza, le proporcionan una angustiosa apariencia fantasmagórica.


UNIVERSO EXPANDIDO


Los givin son una especie humanoide de apariencia esquelética, en realidad sus esqueletos están fuera de sus cuerpos. Sus apéndices son finos y tubulares y tiene unas grandes cuencas oculares triangulares y bocas ceñudas que dan la impresión de que están sufriendo. Sus esqueletos no funcionan como los de los humanoides normales, de tal forma que llevan sus brazos fuera de sus cuerpos de un modo que recuerda a una marioneta. Caminan hacia el frente apoyándose en unos extraños pies dados la vuelta.
La extraña configuración del exoesqueleto permite que los givin sobrevivan en el vacío. Las placas exteriores impermeables de hueso de su esqueleto forman una especie de traje orgánico de vacío conectado por membranas flexibles que sellan todos los orificios y aperturas. Para utilizar esta peculiaridad evolutiva, los givin deben de entrar en un estado de hibernación, lo que les obliga a atiborrarse de grandes cantidades de alimentos nutritivos. Mientras están sellados en sus esqueletos, los givin no respiran, en su lugar producen energía a partir de la grasa acumulada. Además los givin han desarrollado un medio psicológico de sensibilidad de la presión atmosférica permitiéndoles anticiparse con precisión a ciertos cambios de marea que precisan de una hibernación.
Todos estos rasgos de defensa natural están adaptados a la impredecible naturaleza de su entorno en el cual fueron engendrados. Situado en la intersección de la Ruta de Comercio Rimma y la Dorsal comercial corelliana, el planeta Yag’Dhul tiene tres lunas que orbitan el planeta en menos horas de las que tarda el planeta en girar, haciendo que los meses sean bien cien horas estándar más cortos que los días. Además el planeta gira en dirección contraria a sus lunas y como resultado los océanos y la atmósfera oscilan de un extremo a otro del planeta dejando partes de Yag’Dhul sin atmósfera en períodos aparentemente impredecibles.

Los científicos se maravillan de que una especie racional fuese capaz de desarrollarse en semejante planeta, pero los givin se las apañaron de alguna forma para conquistar estos retos ecológicos. El primer método de evolución de sus ancestros para sobrevivir en tal hábitat fue permanecer en movimiento, así cuando las mareas y el aire se desplazaban al otro extremo del planeta, ellos se iban con ellos. Sin embargo, debido a que las mareas eran tan impredecibles era difícil crear un ciclo de la vida, para la reproducción, cría y cosas por el estilo.
También las variaciones de temperatura causan dificultades ya que un individuo puede encontrarse en el helado polo y amanecer en el ecuador al siguiente. Así que le siguiente paso en la evolución de sus progenitores fue un sellado gradual de sus cuerpos en un vacío esquelético. A través de estos cambios y gracias a que finalmente aprendieron a predecir las alteraciones de su volátil planeta. Con un complejo sistema de matemáticas, los givin crecieron y progresaron contra toda probabilidad.
Todo el idioma, cultura y religión se centran en las matemáticas que tienen el crédito de su salvación definitiva. Como beneficio de una teocracia matemática, a aritmética es la principal materia de estudio de los jóvenes que compiten para entrar en los monasterios esperando resolver numéricamente el significado y sentido de la vida. El gobernante planetario se elige mediante concursos que tratan del cálculo diferencial multidimensional. Todas las decisiones políticas se toman de acuerdo a líneas de probabilidad no modales elaboradas por cuerpos dirigentes conocidos como el Cuerpo del Cálculo y la Coalición de los Factores, aunque las respectivas responsabilidades de estos cuerpos no han sido revelados a los extranjeros. Los practicantes religiosos givin están encabezados por matemáticos extraordinariamente dotados que actúan como sacerdotes y guardianes de la tradición. El estudio avanzado de ecuaciones es una devoción muy perseguida, un intento para revelar respuestas a las cuestiones de la vida. Con este propósito los givin escriben en un lenguaje compuesto con miles de símbolos matemáticos especialmente definidos. La aritmética se extiende incluso a las artes decorativas y es característico en decoración de paredes y adornos del cuerpo. 
Los givin también son muy buenos constructores de naves y su habilidad para sobrevivir en el vacío es muy útil para dicho negocio. Consideraban “blandas” e inferiores a aquellas especies que no pueden permanecer vivos en el vacío y sólo se encuentran a gusto asociándose con duros y verpines, otras dos especies constructoras de naves. No soportan a los mon calamari, aunque son unos de los mejores constructores de la galaxia ya que la técnica de diseño mon cal es demasiado orgánica e ilógica para el rígido sentido matemático de los givin.

Las naves que construyen los givin se encuentran entre las más eficientes y rápidas de la galaxia. En sus naves, hechas especialmente para su propia psicología, sólo los camarotes están presurizados y los ordenadores sólo se utilizan para almacenamiento de datos. No instalan software de navegación en sus ordenadores ya que los givin calculan de cabeza los vectores de navegación.

Los givin viven en ciudades selladas herméticamente que pueden soportar los violentos y caprichosos ciclos del tiempo de su planeta. Los sacerdotes givin profundizando en los misterios matemáticos de la rotación de su planeta pueden predecir estos modelos con una precisión tal que ahora hacen sus hogares seguros y pacíficos. Esto también les permite explotar los recursos mineros naturales de su planeta, convirtiéndolos en una especie generalmente rica, con una economía estable.
Los givin llevan uno de los negocios de envío y transporte más grandes y eficientes de la galaxia con sus rápidas y grandes naves de carga.
Los givin se saludan normalmente entre sí con una sencilla ecuación de segundo grado. Sin embargo reciben a los forasteros con diferentes problemas para evaluar sus capacidades matemáticas. Hacen esto debido a que en general no confían en los extranjeros, pero aquellos que superan el reto de su saludo son elevados al grado de sus iguales, aquellos con los que su discurso inteligente puede ser compartido. Los givin están incómodos rodeados por seres que exhiben mucha carne, en principio porque no pueden ayudarlos y se preguntan porqué tales individuos no se aíslan de los posibles peligros del entorno, tal como las mareas que sacuden su planeta o el vacío del espacio.
Pese sus tendencias xenófobas, los givin son miembros de la Alianza Galáctica y ven tal participación como una ventaja estadística para la economía de su pueblo y bienestar político. El deseo de maximizar las ventajas ha llevado a los givin a establecer alianzas tal y como cambian las variables, como cuando se aliaron con los separatistas durante la época de las Guerras Clon y después con la nueva República. El planeta Yag’Dhul fue el escenario de una de las mayores batallas durante la Guerra Yuuzhan Vong. En la actualidad cualquier embajador que trabaja con los givin debe someterse a una intensiva educación matemática para poder negociar con ellos y no encontrarse en considerable desventaja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario