Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

martes, 10 de julio de 2012

Darth Sidious


DARTH SIDIOUS


Tras una cortina de secretismo se esconde Darth Sidious, un misterioso señor del Sith que manejaba los hilos de los conflictivos sucesos que llevaron al fin de la República. La orden Sith había sido extinguida varios milenios atrás, aunque de alguna manera dos habían conseguido sobrevivir: el Maestro Darth Plagueis y su aprendiz Darth Sidious.
Plagueis el Sabio era un adepto de uno de los arcanos más antiguos y de las aplicaciones antinaturales de la Fuerza. Como Sidious dijo, Plagueis había descubierto el camino a la inmortalidad a través de la manipulación del lado oscuro de la Fuerza. Plagueis incluso podía obligar a los midi-clorianos presentes en todas las células vivas a crear vida a partir de la nada. 
Pero para un Sith la inmortalidad es una persecución fútil. La orden secreta de los Sith se regía por la muerte de un maestro y la ascensión de un aprendiz para seguir viva. De acuerdo con la tradición Sidious mató a Plagueis después de aprender los secretos de su maestro. Fue cuando Sidious tomó un aprendiz, el cual se convertiría finalmente en Darth Maul. Maul sería el instrumento de Sidious, el arma mortal que llevaría a cabo sus planes mientras él permanecía en la sombra, conspirando para tomar la República en sus últimos años.
Sidious se puso de acuerdo con los cobardes Neimoidianos para bloquear e invadir descaradamente al pacífico planeta Naboo como protesta por los altos impuestos establecidos por el Senado. Sidious nunca contactó con los Neimoidianos directamente. En su lugar contaba con comunicación holográfica. La larga distancia de las transmisiones junto con las oscuras capas, mantenían su identidad y localización ocultas para sus cómplices.
Sidious ordenó a los Neimoidianos que matasen a los embajadores Jedi enviados para negociar un acuerdo. Cuando fallaron, Sidious envió a Darth Maul. Durante la invasión Sidious estaba manipulando ambos lados. Por una parte mandando a la lucha a los normalmente pacíficos meimoidianos y de alguna forma atascando los procesos en el Senado para impedir que la República interviniese.
Por fin la joven Reina de Naboo, Amidala, regresó y lideró un movimiento de resistencia que derrotó al ejército mecánico de la Federación de Comercio. Darth Maul murió a manos de Obi-Wan Kenobi.
Aunque en apariencia parecía que los planes de los Sith habían sido desbaratados, la invasión había tenido unas consecuencias imprevisibles para la República. El Canciller Supremo Valorum fue destituido y reemplazado por el ambicioso Senador Palpatine. Y a pesar de la muerte de su apreciado aprendiz, ningún Jedi estaba seguro de la existencia de Sidious o de su auténtica identidad.
Habiendo perdido a su aprendiz, el siguiente paso de Sidious era conseguir un nuevo aprendiz. Su elección fue el legendario, aunque desilusionado, Maestro Jedi el Conde Dooku. Sidious arrastró a Dooku al lado oscuro dándole el título Sith de Darth Tyranus. Al contrario que Maul, Tyranus tenía mayor poder y más medios para alcanzar los propósitos de Sidious.
Darth Tyranus lideraba un movimiento separatista que dividiría a la República y crearía una era de tensión política. También vio como se creaba un ejército clon en secreto, el cual era parte de los planes de Sidious para destruir la República. Cuando llegase el momento el Conde Dooku emergería como el líder de la Confederación de Sistemas Independientes, una fuerza militarizada de disidentes que exigía autonomía a la República. La República respondió con su recién descubierto ejército y las Guerras Clon estallaron. Durante las Guerras Clon, el canciller Supremo Palpatine adquirió más poder político con el pretexto de garantizar la seguridad galáctica. Sidious estaba contento, de hecho, él era Palpatine, un secreto oculto para toda la galaxia hacía décadas.
Su identidad se desveló cuando trataba de conquistar al último aprendiz Sith. Durante años había vigilado de cerca de Anakin Skywalker y Sidious sentía que era el Sith ideal para hacer realidad su visión de una nueva sociedad construida bajo los principios Sith. Como Palpatine se hizo amigo de Skywalker llegando a convertirse en un amigo íntimo y una autoridad paternal para un joven guerrero que a menudo estaba confuso con el aparente poder sin límites y habilidades de las que disfrutaba. El buen hablar de Sidious apartó a Anakin de las líneas maestras del código Jedi. La confianza de Anakin en Palpatine creció al pensar que el amigable político buscaba lo mejor para él de corazón.

Sidious tejió cuidadosamente la caída de Anakin. Para probar a Anakin la trama de Sidious incluyó el secuestro del canciller Palpatine por la Federación de Comercio. Durante la misión de rescate del canciller, Anakin se enfrentó a Darth Tyranus. Ambos se batieron en duelo y Palpatine animó a Anakin a matar al Señor del Sith. Anakin tenía el poder y estaba listo para utilizarlo. Y Anakin lo hizo.
Mientras los Maestros Jedi se concentraban en seguir la pista del comandante de la Confederación de Comercio, Sidious enredó más a Anakin. Él estaba perturbado por las visiones proféticas de su mujer muriendo mientras daba a luz. Conociendo estas premoniciones, Palpatine reveló a Anakin que tenía acceso a un secreto conocimiento Sith que incluía la habilidad de evitar la muerte a otros.
Los Jedi finalmente descubrieron la naturaleza Sith de Palpatine y se enfrentaron al Canciller. Sidious desenvainó con una velocidad sorprendente un sable láser que tenía escondido y en un repentino ataque mató a los maestros Jedi que acompañaban a Mace Windu. Con la ayuda de Skywalker Sidious pudo vencer a Mace aunque quedó lleno de cicatrices por los efectos de sus rayos del lado oscuro. Para ocultar su rostro desfigurado, Sidious retomó su simple capa Sith.
Con Anakin convertido al lado oscuro, Sidious lo tomó como aprendiz, le impuso el nombre Sith de Darth Vader y le envió a destruir el Templo Jedi. Después, utilizando su autoridad como canciller Palpatine, conectó con los comandantes clon repartidos por toda la galaxia para activar la Orden 66, una orden secreta ejecutiva que identificaba a todos los Jedi como enemigos de la República. Las leales tropas ejecutaron a sus traidores generales Jedi a sangre fría.
Después Sidious inventó una historia para justificar su desfiguración a manos de los rebeldes Jedi y se presentó ante el Senado. Al final de su ardoroso discurso, apoyado por el atronador aplauso de los fervientes patriotas, la República murió. Sidious había declarado su nuevo orden como el primer Imperio Galáctico. Ahora era conocido como el Emperador Palpatine, gobernador supremo de la galaxia.

UNIVERSO EXPANDIDO


Los planes de Darth Sidious de extender a los Sith por la galaxia y eliminar a los Jedi habían sido desarrollados desde varias décadas antes. A pesar del aparente revés por la muerte de su aprendiz, Sidious continuó con sus oscuros planes. Dada su inagotable paciencia y predilección por los planes complejos llevados en secreto, es lógico que los
resultados de sus maquinaciones no se vean hasta pasados varios años.
Tan complejos eran los planes de Sidious, que no podía permitir que agentes inconscientes los echaran abajo o interfiriesen. Ahí era donde Maul prestaba sus mejores servicios: un sigiloso asesino enviado e misiones para deshacerse de algún estorbo para el plan maestro de Sidious. Para ello Sidious incluso infiltró a Maul en el mayor imperio criminal que la galaxia haya conocido, el Sol Negro, para asegurar que el sindicato no arruinaría lo que él había planeado tan cuidadosamente.
Sidious operaba desde un escondite secreto en Coruscant. Parecía tener acceso a la tecnología como el equipo de Maul con un arsenal de alta tecnología: Una nave de correos transformada era su transporte, una moto-speeder modificada para asaltos de alta velocidad y una colección de sofisticados droides sonda para ayudarlo en sus cacerías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario