Distrito Star Wars

Distrito Star Wars

lunes, 25 de junio de 2012

Ala-X


ALA-X
La historia siempre contará que la Alianza Rebelde se salvó de la aniquilación total gracias a un caza ala-X. El ala-X jugó un papel fundamental en la Batalla de Yavin, permitiendo al joven piloto Luke Skywalker volar por la trinchera de la Estrella de la Muerte y hacer blanco en un pequeño respiradero de dos metros de ancho. Luke estuvo ayudado por la Fuerza, pero la misión no hubiese tenido éxito sin las capacidades superiores del ala-X. De hecho, muchos estudiantes de tecnología afirman que el ala-X es el caza monoplaza más avanzado que nunca se ha producido.
El caza de Ala-X T-65 de Incom ha llegado a ser el símbolo del cuerpo de cazas de la Alianza Rebelde. Entrando en combate una y otra vez, el típico Ala-X de la Alianza muestra las "cicatrices" de encuentros anteriores, aunque el hecho de que aún funcione como una nave avanzada, es señal de su robustez.
El fuselaje liso del Ala-X mide 12,5 metros de largo. Su largo y estrecho armazón está flanqueado en la popa por 4 grandes motores. En cada motor están montados los alerones S que es la junta que conecta cada sección de ala con la opuesta en diagonal.
Las alas no solo sirven para estabilizar la nave en vuelo, si no que también distribuyen la energía del escudo deflector y en ellas se montan las armas. En la superficie de las alas están las marcas de cada escuadrón y de cada piloto.
Diversas prestaciones hacen del Ala-X un caza superior en combare al TIE imperial. A pesar de su gran potencia de fuego y sus escudos, es muy ágil en combate a corta distancia. Además tiene hiperpropulsión de la que carecen los TIE. Su capacidad para actuar independiente de la flota y a mayores distancias que la mayoría de los cazas, permite a la Alianza organizar operaciones relámpago por toda la galaxia.
El Ala-X debe su nombre a la pareja de alas superpuestas, que están desplegadas en forma de X para los combates y los vuelos atmosféricos. Durante los vuelos espaciales normales, a velocidad sub-luz, las alas están cerradas.

UNIVERSO EXPANDIDO
El Ala-X vio la luz como un proyecto de diseño ultra secreto de la corporación Incom y se convirtió en la primera arma de la Alianza cuando el Imperio nacionalizó la Corporación Incom.
Los agentes imperiales estaban informados de que varios altos cargos directivos de Incom y la mayoría del equipo de diseño eran simpatizantes de la rebelión.
La Oficina Imperial de Seguridad (OIS) detuvo e interrogó a trabajadores clave, pero las técnicas usadas en los interrogatorios, provocaron que al ser liberados los diseñadores, se pasaran al lado de los rebeldes. En un intrépido ataque, comandos rebeldes y equipos de vuelo, rescataron al personal de Incom junto con los planos, información y prototipos del Ala-X.

EQUIPAMIENTO

El Ala-X tiene un sólido sistema de soporte de vida con compresores, reguladores de temperatura y filtros de oxígeno. Una serie de compensadores de aceleración mantiene aislado al piloto de las poderosas fuerzas gravitatorias generadas por las maniobras a alta velocidad.
Hay suficiente oxígeno, combustible y energía en el ala-X para resistir durante una semana en operaciones no combativas. En las alas pueden colocarse tanques adicionales, a costa de perder rendimiento. Detrás de la carlinga y accesible tanto desde detrás del asiento del piloto como desde una escotilla en el casco, hay un compartimento de carga de 2 metros cúbicos de capacidad y 110 kilos de peso. Los pilotos normalmente almacenan en este compartimento equipos de supervivencia y reparación.
Cada ala está armada con un cañón láser Taim & Bak KX9 de alto poder. Los cañones pueden dispararse individualmente, simultáneamente, emparejados o con cualquier otro tipo de combinación. Los torpedos de protones, como los que se utilizaron para destruir la Estrella de la Muerte, son disparados desde lanzadores Krupx MG 7 situados cerca de la parte inferior de la nave.
Aunque el ala-X está diseñado para un piloto y ningún pasajero, el piloto nunca está realmente solo gracias al hueco del astromecánico situado en la parte de la cabina. Mientras está volando y durante el combate, el astormecánico del ala-X es el responsable de astrogación, navegación, control de daños y ajustes de vuelo. La unidad también puede pilotar el caza en caso de emergencia. Las unidades astromecánicas R2 asignadas a los ala-X tienen almacenadas las coordenadas de 10 saltos par huidas al hiperespacio.
Una de las grandes ventajas del ala-X es su durabilidad. El casco reforzado de aleación de titanio, la pantalla deflectora, los proyectores de escudo deflector Chempat y la cubierta de traspaciero, aseguran que puede soportar varios golpes sin sufrir daños serios. En el caso de daños que la incapaciten, el piloto puede desplegar el sistema de eyección de la nave. En casos de emergencia el asiento piloto puede ser expulsado alejando al piloto de la nave. Unas cargas explosivas hacen saltar la cubierta de la carlinga y también expulsan al androide astromecánico de su hueco.
Desde la Batalla de Yavin se han producido diferentes variedades del ala-X. El T-65 A3 es una simple puesta al día con escudos mejorados, cañones láser y ordenadores de mira. El T-65 AC4 fue diseñado para incrementar su durabilidad y pude soportar un mayor castigo que otros ala-X. Un ala-X de reconocimiento, el T-65f o “fisgón” carece de armas y en su lugar lleva una multitud de sensores. La versión más moderna del caza, el T-65XJ3 fue introducida poco antes de la caída de Coruscant a manos de los Yuuzhan vong e incluye tres lanzadores de torpedos de protones. La mayor parte de los ala-X XJ3 son utilizados por Jedi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario